Nachrichten - News - Noticias
 published: 2009-06-02

"Esperé el año entero para este momento! Estoy llegando"

Diez mil peregrinos se acercaban al Santuario de Schoenstatt, Tabor da Liberdade, en Confins

 

Über 10.000 Pilger kamen zur Feier des 6. Weihetags des Tabor-Heiligtums der Freiheit in Confins, Belo Horizonte, Brasilien

Aproximadamente dez mil peregrinos se acercavam do Santuário de Schoenstatt, Tabor da Liberdade, em Confins, Belo Horizonte, Brasil

Unos 10.000 Peregrinos celebraron el 6° aniversario del Santuario Tabor de la Libertad en Confins, Belo Horizonte, Brasil

Some 10,000 pilgrims participated in the 6th anniversary of the Tabor Shrine of Freedom in Confins, Belo Horizonte, Brazil

Über 10.000 Pilger kamen zur Feier des 6. Weihetags des Tabor-Heiligtums der Freiheit in Confins, Belo Horizonte, Brasilien

 

Kreuzwegstation

Entrega del Vía Crucis

Presentation of the Stations of the Cross

Kreuzwegstation

 
Vorbei am Bildstock…  

Pasando por la ermita

By the wayside shrine

Vorbei am Bildstock…

 
Ein “Ja” zu dem Kreuz, das der Vatergott mir reicht…  

Um sim à lasquinha de cruz que o Pai me oferece

Un „Si“ a la cruz que el Padre me pide...

A “Yes” to the Cross the Father offers to me...

Ein “Ja” zu dem Kreuz, das der Vatergott mir reicht…

 
Über 10.000 Pilger im Haus der Gottesmutter  

Mais de dez mil filhos na casa da Mãe

Más de 10 mil peregrinos en la casa de la Mater

More than 10,000 pilgrims in the House of the Mother

Über 10.000 Pilger im Haus der Gottesmutter

 
Weihbischof Joaquim Mol, Belo Horizonte  

Dom Joaquim Mol,  bispo auxiliar de Belo Horizonte

Mons. Joaquim Mol, obispo auxiliar de Belo Horizonte

Auxiliary Bishop Joaquim Mol,Belo Horizonte

Weihbischof Joaquim Mol, Belo Horizonte

 
Trotz (oder wegen?) des langen Wartens kommt meine Stunde…

Após longa espera, está chegando a minha vez

A pesar de la larga espera, voy a llegar ...

Despite the long waiting, I will be there...

Trotz (oder wegen?) des langen Wartens kommt meine Stunde…

Fotos: Ir. M. Nilza © 2009-06-02

Álbum de fotos – photo album – Fotoalbum

 

 

 

BRASIL, Hna. M. Nilza. "Formamos una linda Família en este Tabor da Liberdade."Eso es lo que confiesa Dom Joaquim Giovanni Mol Guimarães, obispo auxiliar en la arquidiocesis de Belo Horizonte/MG, al ver los aproximadamente diez mil peregrinos que se acercaban al Santuário de Schoenstatt, Tabor da Liberdade, en Confins, para la conmemoración del 6º aniversario de su inauguración.

Esa gran família comenzó a llegar bien temprano a la casa de la Mater. A las seis de la mañana se anunciaba por el interfono: "Llegó el primer omnibus, venido de Montes Claros!" Enseguida, el equipo de acogida ya está en el estacionamiento: sonrisa en los labios y mucha disponibilidad para recibir a cada uno de los que llegan! Así el número de omnibus y automóviles va aumentando a cada minuto: 50, 100, 120, al final son 175 omnibus y centenares de automóviles particulares.

Una larga espera para el momento de gracias

La fila para entrar al santuario comienza a formarse, son horas de espera para pasar delante de la Madre y Reina y dejar allí lo que se vivió durante todo el año! Ya en la entrada, una peregrina se emociona y dice: "Esperé el año entero para este momento! Estoy llegando!" Su emoción refleja lo que llena el corazón de cada hijo de la Madre y Reina que aquí se encuentra y se refleja en el corazón de los organizadores del evento. Los matrimonios de la Liga de Famílias están organizando esta parte. "Cómo es difícil decirles que no se detengan mucho tiempo delante de la Mater!", confiesa emocionada una señora. Pero, al mirar el gran número de los que todavía se encuentran en la fila, no hay manera de ser diferente!

Atrás del Santuario, al lado del gran palco, hay una capilla del Santísimo, en la cual un grupo de misioneros durante todo el día está en adoración a Jesús sacramentado, pidiendo por las intenciones de cada uno de los que trabajan en este evento y para que cada peregrino reciba en el santuario las gracias que más necesita.

Un trocito de la cruz

A la llegada, cada peregrino recibe um pedacito de madera. Mira sin entender ese trocito y espera. En la vivencia, de mañana, la maderita adquiere un significado muy especial: es un trocito de la cruz que el Padre colocó sobre los hombros de cada uno.

Como presente para el 6º aniversario del Santuario, todos conquistaron las estaciones del via crucis, que ayuda a volver todavía más bello el ambiente para la oración, en torno al santuário. Hoy, la reflexión del día es en torno de ese regalo! Los peregrinos reflexionan sobre el trocito de cruz que cargan unidos a Cristo, sobre la bendición que ésta representa para sí mismo, para su família y para toda la sociedad. Cada uno es invitado a dar un sí a esa elección de amor del Padre, a unir su pequeño trozo de cruz a Maria y dejar en su corazón la disposición para aceptar con amor la participación en la redención que Jesús nos trajo.

Es emocionante mirar las expresiones de los rostros y las manos extendidas mientras el mensaje es transmitido por medio de la lectura y de la dramatización.

Verdaderamente acampados junto al santuario, ninguno retira el pié del lugar. La incomodidad al sol no molesta, al contrario une a todos más cerca de la Madre de Dios, en busca de la sombra bajo los árboles en el local. En la mano el banquito traído de casa, en el corazón, la gratitud por todas los regalos recibidos de este santuario de gracias.

No se desanimen misioneros, sino tengan coraje!

La parte de la tarde es configurada con un bello via crucis y a continuación la santa misa. Dom Joaquim viene por primera vez para presidir la eucaristia de la fiesta de aniversario del santuario. Su alegría es visíble! En pocos minutos consigue una sintonia total com la multitud de peregrinos. Concelebran con él, el P. João de Deus Dantas, P. Lourival Felipe Soares, P. Geraldo da Cruz Viana y P. Giovanne.

En su homilia, Dom Joaquim abre el corazón delante de la imagen de la Madre y Reina y confiesa: "Vine para agradecer lo que la Madre y Reina hace en nuestra vida." Transmite los mensajes de el evangelio aplicado a la vida y dice: "Formamos una linda família en este Tabor da Liberdade! Somos gente que trabaja de todas las formas, una família de servidores, pues en esa família encontramos una Madre que es Reina, la primera servidora del Reino. Una família cuyo Padre es Dios y cuya Madre, que es Reina, camina con nosotros y nos indica el camino a Jesús..."

Pido a cada uno que se deje contaminar por el amor de María.

No desistan! Sé que en los grupos de 30 famílias, a veces, una única família recibe a la Madre y Reina con devoción. Pero, no desistan! De a poco, las personas van percibiendo la bendición que significa recibir una vez por mes a la Madre y Reina en su casa. Ella tiene el poder de abrir caminos. No se desanimen misioneros, sino tengan coraje! Muchos otros ya hicieron el camino que ustedes están haciendo y otros en el futuro todavía lo harán. No dejen de participar en su comunidad para que cada grupo de la Madre y Reina de testimonio de unidad y asi enriquecemos la Iglesia y ayudamos al mundo a ser mejor."

El todavía pide a los presentes que participen de la campaña arquidiocesana "participo" cuyo objetivo es ayudar a mantener y desenvolver los medios de comunicación y que participen también con sus firmas de la gran campaña "Ficha limpia", que busca impedir que los políticos en situación irregular con la justicia se candidaten nuevamente. El Obispo corona ese momento solicitando a los presentes un gran viva a la Madre y Reina. Fué difícil dar un viva tan alto como él pedía! En sintonía con los peregrinos, el bromeaba que la fuerza no era suficiente, pues Dom Walmor, el arzobispo, todavía no conseguia oir allá en Divinópolis, donde fuera para la consagración del nuevo obispo. Entonces, con la ayuda de todos los instrumentos musicales presentes, el grito de viva retumbó por toda la ciudad de Confins, y la Madre de Dios, desde dentro de su Santuario, ciertamente se reía junto con todos sus hijos.

Al final de la celebración, Dom Joaquim recebió como presente una Cruz de la Unidad y un pequeño ladrillo de contribuyente con las obras del Santuario, también fue convidado a plantar en el local un árbo de jequitibá, cuya vida se calcula en 800 años. Entonces, él dijo a los presentes que hacía ahí una promesa: en esos 800 años de vida del jequitibá, al menos una vez al año, el vendría a visitar a la Madre y Reina en su santuario, en el Tabor da Liberdade.

Terminada la celebración, él pasa nuevamente por el camino del via crucis bendiciendo cada estación y el grupo que la conquista.

Cada uno no regresa como llegó

Los millares de peregrinos comienzan a regresar a sus lares. Ya no son los mismos que llegaran hoy de mañana, ellos están diferentes, están más bendecidos, más alegres y más livianos. Retornan recargados de gracias especiales del santuario y dejan aquí el trocito de cruz que Dios les confía. Parten con nuevas fuerzas a la vida diaria y con la certeza que sea cual fuera la situación que enfrentaran, la Madre y Reina está a su lado. Y con ella, cada uno es misionero, en su família y su comunidad, para que el Brasil llegue a ser aquella tierra de liberdad tan ardientemente deseada, donde los más leves deseos de Dios se convierten en alegre decisión.

Fuente: www.maeperegrina.com.br

Traducción: Kikito Vazquez - Asunción, Paraguay

 


 

Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]
Impressum © 2009 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, all rights reserved, Mail: Editor /Webmaster
Last Update: 05.06.2009