Nachrichten - News - Noticias
 published: 2009-06-05

Un año para celebrar ampliamente en todo el mundo

El Año Sacerdotal y el centenario del la ordenación del Padre Kentenich – más que una coincidencia temporal

 

„Das Jahr des Priesters, das Papst Benedikt XVI. ausgerufen hat, um den 150. Todestag des heiligen Pfarrers von Ars, Johannes Maria Vianney, zu feiern, steht vor der Tür.“ (Symbolfoto: Schönstattpatres in Indien)

“El año sacerdotal, promulgado por nuestro amado Papa Benedicto XVI, para celebrar el 150º aniversario de la muerte de san Juan María Bautista Vianney, el Santo Cura de Ars, está a punto de comenzar…”. (Foto símbolico: Padres de Schoenstatt en India)

“The Year for Priests, announced by our beloved Pope Benedict XVI to celebrate the 150th anniversary of the death of the saintly Curé of Ars, St. John Mary Vianney, is drawing near.” (Symbolic photo: Schoenstatt Fathers in India)

„Das Jahr des Priesters, das Papst Benedikt XVI. ausgerufen hat, um den 150. Todestag des heiligen Pfarrers von Ars, Johannes Maria Vianney, zu feiern, steht vor der Tür.“ (Symbolfoto: Schönstattpatres in Indien)

Foto: Fr. Andrew Pastore © 2009

 

P. José Luis Correa

P. José Luis Correa

Fr. José Luis Correa

P. José Luis Correa

Foto: MK. Fischer © 2009

 
Kardinal Hummes mit der “Königin der Priester”  

El Cardenal Hummes com la “Reina del Clero”

Cardinal Hummes with the “Queen of the priests”

Kardinal Hummes mit der “Königin der Priester”

Foto: Ir. M. Nilza © 2009

 
Kardinal Hummes bei der Lektüre der Beiträge aus Schönstatt  

El Cardenal Hummes estudiando los aportes de Schoenstatt

Cardinal Hummes studying the contribution from Schoenstatt

Kardinal Hummes bei der Lektüre der Beiträge aus Schönstatt

Foto: Zillekens © 2009

 
Das neue Buch von Msgr. Dr. Peter Wolf mit Texten Pater Kentenichs zum Priestertum  

El nuevo libro de Mons. Peter Wolf con textos del Padre Kentenich sobre el sacerdocio

The new book from Msgr. Peter Wolf with texts by Fr. Kentenich on priesthood

Das neue Buch von Msgr. Dr. Peter Wolf mit Texten Pater Kentenichs zum Priestertum

Fotos: M.K. Fischer © 2009

 
   

ROMA, mkf. "El año sacerdotal, promulgado por nuestro amado Papa Benedicto XVI, para celebrar el 150º aniversario de la muerte de san Juan María Bautista Vianney, el Santo Cura de Ars, está a punto de comenzar…". Así dice la carta enviada por el Cardenal Claudio Hummes, prefecto de la Congregación Vaticana para el Clero, con motivo del año sacerdotal, convocado por Benedicto XVI que comienza el 19 de junio y cierra un año después con una gran peregrinación de los sacerdotes a Roma.

"Deberá ser un año positivo y propositivo en el que la Iglesia quiere decir, sobre todo a los sacerdotes, pero también a todos los cristianos, a la sociedad mundial, mediante los mass media globales, que está orgullosa de sus sacerdotes, que los ama y que los venera, que los admira y que reconoce con gratitud su trabajo pastoral y su testimonio de vida", destaca el Cardenal Hummes en su carta.

Jesús, que no vino para condenar al mundo sino para salvarlo

En una entrevista con Zenit el 3 de junio, el Cardenal Hummes explica lo que para él es un momento decisivo a comunicar en este Año Sacerdotal: "El reto es entender cómo ser sacerdote en este nuevo tiempo, no para condenar al mundo sino para salvar el mundo, como Jesús, que no vino para condenarlo sino para salvarlo. El sacerdote debe hacer esto de corazón, con mucha apertura, sin demonizar a la sociedad. Debe estar integrado en ella con la alegría misionera de querer llevar a la gente de esta sociedad a Jesucristo".

Hace unos años, el Padre Alberto Eronti, Argentina, en un artículo escrito para "schoenstatt.de" relata un encuentro con el Padre Kentenich en octubre de 1966 que espontáneamente vuelve a la memoria al leer estas frases en la entrevista: "Fue el día anterior a las Jornadas de Octubre. El Padre vino a saludarnos tras nuestras primeras vacaciones europeas y nos preguntó cómo nos había ido, qué experiencias habíamos tenido. Le contamos vivencias positivas y negativas, estas últimas se referían al deterioro de la sociedad europea. Le preguntamos al Padre si él creía que la descomposición de la sociedad iba a acentuarse mucho aún. Él hizo una pausa y dijo: "Yo creo que falta mucho para llegar al ‘chiquero’ (haciendo referencia a la experiencia del hijo pródigo); pero cuando el hombre llegue ahí, querrá volver a ‘casa’ y ustedes deberán estar atentos para mostrarle el camino".

He aquí lo que me impresiona: el Padre Fundador veía en el pecado y la miseria humana, una misión para nosotros. No se quedaba en el lamento, era capaz de leer en el pecado la tarea. Que esto fue siempre así en el Padre lo confirman sus palabras a los jóvenes del seminario menor cuando fue nombrado Director espiritual del mismo: (Quería) "dedicar todo mi tiempo libre y mis fuerzas a los laicos, especialmente a la conversión de los viejos y empedernidos pecadores. Quería dar caza a los llamados ‘corderos pascuales’ y mi mayor alegría de sacerdote la sentía cuando venía uno de ellos agobiado por el peso de una vieja carga, que se había juntado con el correr de los años, de modo que el confesionario llegaba a crujir" (Pre-acta de fundación, 1912, n° 2). Que los días difíciles y las circunstancias oscuras nos recuerden que no hay tiempos malos para Dios, Él quiere hacerlos tiempos propicios de salvación. Así lo entendió nuestro Padre."

Cuando el P. José Luis Correa, Padre de Schoenstatt que trabaja en Chile y Perú, después de volver de un intercambio con el Cardenal Hummes en Roma, contó sobre lo mismo, no se mencionaba este tema. La coincidencia entre la visión del Cardenal Hummes y la del Padre Kentenich – misericordia misionera - es sólo la de dos almas grandes ante el desafío del mundo de hoy. Pero lo que sí contó es que, con gran apertura, el Cardenal Hummes volvió a aceptar la oferta de los sacerdotes de Schoenstatt de ofrecer a la Iglesia su colaboración activa con el anhelo de que el Año Sacerdotal toque los corazones de muchos sacerdotes y laicos a la vez.

El libro del P. José Luis Correa sobre Paternidad Sacerdotal, como también los textos del Padre Kentenich sobre el sacerdocio, editado por Mons. Peter Wolf, hablan de esta visión del sacerdocio. Con ocasión del 99º aniversario de ordenación sacerdotal del PJK, el símbolo del Padre regalado por el mismo a la familia de Schoenstatt, será enviado a visitar a todos los países del mundo donde está presente Schoenstatt.

Para que nazca una corriente…

El P. José Luis Correa entregó en este encuentro con el Cardenal la carta donde el P. Heinrich Walter, en nombre de las comunidades sacerdotales de Schoenstatt, presentó unas propuestas para el Año Sacerdotal.

Una idea nacida en Schoenstatt ya fue aceptada directamente: la de hacer peregrinar reliquias del Santo Cura de Ars por el mundo en este Año Sacerdotal, "pensando - dice el P. José Luis Correa- en las experiencias con el peregrinar de las reliquias de Santa Teresita y lo que vivimos en todo el mundo con la Campaña de la Virgen Peregrina". "Para que nazca una corriente, hace falte despertar y cultivar la vida. Para ello hay que tener un mensaje, un lema, un himno, una oración…". En general se mostró muy contento con las iniciativas.

Sacerdotes ejemplares

En la entrevista con Zenit, el Cardenal Hummes destacó otro tema: "Queremos también estimular a varias naciones y conferencias episcopales o iglesias locales para que escojan algún sacerdote ejemplar de su área, y presentarlo al mundo y a los jóvenes. Hombres que sean verdaderamente modelos, que puedan inspirar y puedan renovar la convicción del gran valor y de la importancia del ministerio sacerdotal."

Otra idea, presentada por los Padres de Schoenstatt, es promover el testimonio de vida, que es lo que convence más. "Podemos mostrar el Padre Kentenich, en el centenario de su ordenación, como tal sacerdote ejemplar", dice el P. José Luis Correa.

También se publicarán en "schoenstatt.de" – con el apoyo de los que se sienten inspirados ahora a hacerlo – biografías sobre sacerdotes de la familia de Schoenstatt. "El P. Hernán Alessandri, el P. Horacio Sosa, el seminarista Sebastián en Burundi", nombra el P. José Luis, pero también sobre los "héroes de la vida diaria" que talvez sólo algunos conocen. "Sería también un regalo al Padre Kentenich para los 100 años de su sacerdocio - dice el P. José Luis- mostrar una nube de testigos de sacerdotes santos que crecieron en torno al PJK".

Apadrinar un sacerdote

En el contexto surgió en torno del 18 de mayo otra idea que se podría transformar en un regalo al Padre para los 100 años de su ordenación. Recordando que en este año sacerdotal, se celebra también el centenario de la ordenación sacerdotal del PJK, queremos hacerle un regalo al Padre por medio de una actividad dirigida a servir a los sacerdotes. Los sacerdotes son un elemento clave en la Iglesia y en la Familia. Hoy están siendo muy criticados, también por fallas objetivas de ellos mismos. Pero surge la pregunta: ¿nos preocupamos suficientemente de nuestros sacerdotes? ¿Alguna vez hemos invitado a nuestro párroco a nuestra casa? ¿Rezamos por ellos, los alentamos y acompañamos, especialmente si son ancianos o están enfermos?

La proposición es muy sencilla:

  • Que cada schoenstattiano apadrine a un sacerdote de su diócesis durante este año (8 julio 2009 – 8 julio 2010).
  • Apadrinar significa, en primer lugar, rezar por ese sacerdote y ofrecer Capital de Gracias por él. También, de acuerdo a las posibilidades de cada familia o de cada persona, tomar otras iniciativas para con él, como por ejemplo: escribirle, llamarlo por teléfono, conocerlo, invitarlo, ayudarlo en lo que pueda necesitar.

En Perú ya hace rato que está viva la corriente de apadrinar a un sacerdote; también algunos grupos de madres y profesionales en Alemania lo hacen desde hace años. Un grupo de profesionales mayores que estuvieron en Schoenstatt estos días, se comprometieron no sólo de seguir con nuevo fuego en su padrinazgo, sino de apadrinar a nuevos sacerdotes, "a quienes más lo necesiten", los que abandonaron su oficio.

"Vamos a rezar mucho por nuestros sacerdotes", escribe Marco Antonio Gonzales, de Paraguay. - "Quiero decirle que ya apadrine a un sacerdote diocesano de mi ciudad. Es un sacerdote recién ordenado y quiero que el Señor lo guíe en su tarea porque trabaja en el corazón de mi ciudad". "Cada día a las 20:14 rezo por la gran peregrinación, por las misiones en Alemania y por mi querido sacerdote diocesano", escribe Manuela Mañanes, una joven de Argentina.

Reina del Clero

"Y la Virgen María, Reina del Clero, intercederá por todos vosotros, queridos sacerdotes.", así termina la carta del Cardenal Hummes. Cuando salió de Sao Paulo para asumir su tarea en Roma, la familia de Schoenstatt coronó a la Mater como "Reina del Clero" y le regaló un cuadro de la Mater al Cardenal. Que la Reina del Clero lo acompañe a él y a todos los que, desde el corazón, contribuyan a celebrar este Año Sacerdotal.

Nota: En Schoenstatt, la gran celebración del centenario de la ordenación del Padre Kentenich se lleve a cabo el 3 de julio de 2010; el 8 de julio de 2010, los sacerdotes celebran el centenario en Limburgo, donde fue ordenado.

 


 

Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]
Impressum © 2009 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, all rights reserved, Mail: Editor /Webmaster
Last Update: 05.06.2009