Nachrichten - News - Noticias
 published: 2009-06-19

¿Y por qué no llevamos la Virgen Peregrina a la Parroquia de Santa Teresita de Samborondón

Recordando los comienzos de la aventura de Schoenstatt en Samborondón, Ecuador

 

Ecuador: Missionare der Kampagne mit Sr. M. Consuelo am Heiligtum

Ecuador: Misioneros de la Campaña con la Hna M. Consuelo en el Santuario

Ecuador : Missionaries of the Campaign with Sr. M. Consuelo at the Shrine

Ecuador: Missionare der Kampagne mit Sr. M. Consuelo am Heiligtum

 

Alte Erinnerungen...

Intercambiando

Sharing

Alte Erinnerungen...

 
Schw. Consuelo mit ihren ersten Mitarbeiterinnen  

La Hna Consuelo con sus primeras colaboradores

Sr. Consuelo with her first co-workers

Schw. Consuelo mit ihren ersten Mitarbeiterinnen

Fotos: Angie Santos © 2009

 
   

ECUADOR, Angie Santos. Dos días después de la bendición del Santuario Ciudad Celeste, un grupo de fieles colaboradoras de la Campaña de la Virgen Peregrina, se reunieron con su ex-asesora la Hna. M. Consuelo aprovechando su venida a la bendición del Santuario. Durante el desayuno en la casa de retiros de las Hermanas, fueron rememorando sus vivencias y experiencias de cómo comenzaron a llevar a la MTA y a Schoenstatt a la parroquia Santa Teresita de Samborondón y sobre las primeras peregrinaciones al terreno del Santuario.

La casa de Retiros de las Hermanas es famosa por dar atención de lujo, y así fue que en una mesa en forma de U, elegantemente arreglada, se gestó un verdadero ambiente familiar, donde las protagonistas de una historia sencilla pero audaz, se fueron turnando para recordar y reconstruir la historia de esos primeros pasos, que dieron como fruto un nuevo Santuario el 31 de Mayo del 2009 en Ciudad Celeste, Samborondón.

Comienza la aventura

La Mater comenzó a gestar una hermosa aventura de amor alrededor del año 1999 y 2000. La Hna. Consuelo, que entonces era sacristana del Santuario, tenía también a su cargo la naciente Campaña de la Virgen Peregrina. Antes de esos años se habían llevado algunas iniciativas para darla a conocer, como la misión de Octubre, que llegó a muchas parroquias de Guayaquil durante tres años como preparación al año Santo 2000, y la Hna. María Dolores y el Padre José Luis habían estado trabajando varios años ya con los peregrinos.

Cuenta la Hermana que apenas tenían un mueble que hacía de oficina. Una fiel ayudante, María Isabel Álava, le ayudaba en todo. Algunas misioneras comenzaron a hacer un censo de las imágenes, organizaron un curso de Alianza, que para la Hna. Consuelo era la clave.

El año 2000 fue un hito en la Campaña. La Hna. Consuelo y cuatro de sus misioneras (María Elena de Viteri, María Isabel Alava, Lupe de Arce, y Sonia de Baquerizo) pudieron participar en el Encuentro de la Campaña en Santa María Brasil, el lugar donde Don Joao Pozzobon inició la Campaña.

Cuenta María Elena que al ver la magnitud de la Campaña, se sentían muy pequeñas. En Ecuador acaso si se conocían a los peregrinos. Allá en Brasil, en ese entonces, había provincias enteras donde había sólo peregrinos y no Movimiento. Pudieron ver el testimonio de los Párrocos, la importancia que le daban a la Campaña en sus parroquias, lo efectivo que era como medio de evangelización. "Con la Virgen Peregrina uno puede de verdad cumplir la misión del apostolado, de la manera más sencilla, porque llevo la Imagen y ni siquiera tengo que hablar, Ella sola abre caminos", dice María Elena. De ese encuentro trajeron la primera Auxiliar para Ecuador, y cuatro imágenes para otros países que fueron enviadas desde Ecuador.

Al regreso, cuenta la Hna. Consuelo que quedó impactada cuando esta señora que había llevado a Santa María (María Elena) que recién conocía algo de la campaña, le dice: "Hermana, ¿y por qué no llevamos la Virgen Peregrina a la Parroquia de Santa Teresita de Samborondón?"

El párroco de Santa Teresita, el Padre Alfonso, las apoyó, y consiguieron los nombres de todas las 2,000 familias e hicieron la invitación. Al inicio unas 100 familias se apuntaron, esto fue en Mayo del 2001.

Schoenstatt desarrolla dirigentes

Luego siguió la misión en los Colegios y en las Universidades del Sector a la cual llevaban la imagen Auxiliar. La Hermana Consuelo contó cómo ella lanzaba a las Señoras a que hablen en público, para que canten, para que difundan el mensaje de Schoenstatt. "Para el mes de Mayo, yo no podía ir a todos los colegios, pero iban Lupita de Arce, María Elena de Viteri, Tere Bourne, Martha de Roca, Sonia de Baquerizo, María Isabel Álava. Yo a veces no podía cantar, y entonces le decía a María que Elena tenía que cantar los cantos, y ella me decía , ‘no hermana, no puedo’, pero lo hacía muy bien, o la presentaba a la Tere para que dé los discursos y ella casi se desmayaba, pero lo hacían muy bien. Así es Schoenstatt, desarrolla dirigentes. La tarea de la Hermana, es llevar al corazón de la Mater y al Santuario. Y el dirigente por ese amor a la Mater, hace lo que tiene que hacer. María Elena comentó, "Ya después no nos daba tanta vergüenza, hasta en la televisión salíamos hablando."

La Hermana dijo que las dos claves de la Campaña eran la Alianza de Amor y el Servicio. Hicieron más de 20 cursos de Alianza de amor, y también comentó viendo todas las caras de las personas presentes, recordaba escenas de cómo se entregaron servicialmente por la Mater.

Nace la posibilidad de un terreno en Samborondón

La Misión de Mayo en la parroquia fue un éxito. Una de las misioneras era Verónica Carbo de Baquerizo, quien misionó con la Virgen Peregrina en su edificio. Ella y su esposo, Iván Baquerizo, en conjunto con la familia Burbano, estaban deseando regalar un terreno en Samborondón para construir un Santuario.

Cuenta la Hermana Consuelo: "Una vez fui con la Hna María Auxiliadora a Misa, a Santa Teresita, y ahí me encontré con Vero de Baquerizo, y me dice, ‘Hermana, supe que no quieren el terreno’. Y yo le digo, ¿de qué estás hablando Verónica? Me dice ella, ‘Es que supimos que todavía no, que no lo querían’. Uy sí, le digo, sí lo queremos! Es que a Iván alguien le dijo que no, dijo ella. La Hna. María Auxiliadora que estaba ahí, dijo sí, sí lo queremos. Tuvimos un almuerzo, con la Hna. María Auxiliadora, la Hna. Ma. Marcela, Iván y Vero. Nos dijeron que en ese momento el terreno estaba hipotecado, pero que en el futuro sí querían hacerlo. Iván, le dijimos, ¿cuál es el terreno?, nos fueron a buscar para conocerlo. Luego vino la Hna Yolanda, Superiora Provincial, vinieron cosas interesantes, y nos dijeron que no lo hagamos tan público, hasta que no se tuvieran las escrituras."

Comienzan las peregrinaciones al terreno del futuro Santuario

Ya para entonces las Hermanas M. Consuelo y M. Sandra se habían mudado para Samborondón, la primera para seguir con la Campaña y la Hna. Sandra para trabajar en un colegio del sector, el IPAC. Al principio recibieron la hospitalidad de Martha de Galvis y su familia, y luego las misioneras le ayudaron a arrendar un departamentito. Cada una aportó algo, las camas, los colchones. Lupe de Arce, le mandaba cada día a la Hermana su almuerzo. Hasta árbol de navidad le regalaron.

Cuando supieron del terreno, en la cuaresma del año 2002, comenzaron inmediatamente las peregrinaciones a pie los días viernes hacia el terreno del Santuario. Primero rezaban el rosario y luego en el terreno el Vía Crucis. No sabían bien dónde exactamente sería el terreno, pero enterraban medallas por todas partes. (Finalmente el Santuario se construyó en otro terreno cercano, y mucho más hermoso). Luego de la peregrinación, se iban todas a desayunar a la casa de la Hna. Consuelo. En la reunión recalcaron que hasta el final hicieron esas peregrinaciones, siendo las más fieles Myriam de Buendía y Mariquita de Alava, que lo siguieron haciendo a pesar de la lluvia, mosquitos o lodo.

Las misioneras en ese tiempo también coronaron a la Mater como Reina de todo la vida que iba a haber en Samborondón. Cuentan que fue después de una Misa en Santa Teresita y que invitaron a todos. Fue mucha gente y obviamente no cabían en el pequeño departamento, así que se asomaban por las rejas y por las ventanas para poder ver y participar.

Aventuras por amor

Hubo muchos más comentarios y recuerdos, como por ejemplo cuando necesitaban fondos y comenzaron a editar la Agenda de la Virgen Peregrina, por iniciativa de Tere Bourne. Ella las había visto en las librerías de Schoenstatt y sin saber nada se lanzaron con la Hna. y fueron a una imprenta donde la Hermana conocía a un señor llamado "Luchito". Esa persona resutó ser Luis Jimenez el jefe de la imprenta y él las apoyó. Consiguieron auspiciadores y la agenda ayudó mucho a recaudar fondos y hasta dieron un importante aporte a la Casa de María. También comentaron como por iniciativa de María Isabel Alava llevaron desde Samborondón a la Virgen Peregrina a la provincia de Manabí.

Luego de este desayuno, fueron a cantar y rezar al Santuario. Más tarde se reunieron en el nuevo Santuario de Ciudad Celeste, donde juntas leyeron el Acta de Fundación de Schoenstatt. Y la historia de ese Santuario se seguirá gestando cada día, con Alianzas, Misas, visitas, iniciativas. El Santuario de Guayaquil siempre será el Santuario Nacional, el primero, la cuna, pero la vida se irá gestando en ambos Santuarios, en el corazón de la Mater se fusiona todo, no es que serán unos de aquí o unos de allá. Y la familia de Schoenstatt de Samborondón deberá tener siempre conciencia que la historia comenzó en una parroquia del sector, y que la misión de Schoenstatt es estar al servicio de la Iglesia.

 


 

Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]
Impressum © 2009 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, all rights reserved, Mail: Editor /Webmaster
Last Update: 19.06.2009