Nachrichten - News - Noticias
 published: 2009-06-26

Reina de Africa

La pequeña familia Schoenstattiana de Zimbabue sostiene en alto la bandera de la Alianza de Amor

 

Das Gesicht Afrikas verändern durch das Liebesbündnis

Para una  nueva esperanza en Africa – a través de la Alianza de Amor

Changing the face of Africa ...

Das Gesicht Afrikas verändern durch das Liebesbündnis

Fotos: StockXchnge © 2009

 

Zimbabue, Marlene Peter. Zimbabue… Pobreza, violencia, disminución, gente sin hogar, gente hambrienta, esperanza- y Schoenstatt. El 1ro. de junio, la familia Schoenstattiana de Zimbabue se reúne una vez más para coronar a Reina María de África.

El lunes 1ro. de junio el Padre Michael Hagan vino desde la Cuidad del Cabo a celebrar la misa anual de la coronación en la iglesia católica de San Francisco Javier. Esta promesa de coronar a la Madre Tres Veces Admirable Reina de África cada año en o cerca del 31 de Mayo era el regalo de cumpleaños al Padre Kentenich por su cumpleaños número 100 en 1985. Y cada año desde 1981 su pequeña parvada ha hecho eso en tiempos buenos y malos. ’’Ella ha estado ahí para nosotros como una buena madre siempre está para sus hijos’’, una miembro de la Federación de Madres dijo. El Padre Michael fue por primera vez el único celebrante desde que el párroco, el Padre Dieter Thiel, estaba en el hospital por una operación. Ellos fueron bendecidos con electricidad (hay muchos cortes eléctricos) asi que no hubo necesidad de prender el generador con gasolina.

Recibe el poder

El Padre Michael ha venido desde la Ciudad del Cabo en Sudáfrica, desde hace varios años hace esto y todos están muy agradecidos con él por tener fe en esta pequeña familia Schoenstattiana. Él ha ayudado a mantener sus esperanzas vivas.

Las lecturas fueron las de Pentecostés y el padre dijo que estábamos haciendo lo que los discípulos hacían desde hace mucho tiempo. Fueron a María en persona y juntos en el Cuarto Superior, el Cenáculo, le rezaron al Espíritu Santo. Ellos iban a María como personas llenas de miedo, y luego, como nos han dicho en los Actos de los Apóstoles ellos experimentaron el flujo del Espíritu Santo. Y sabemos lo que siguió después. Ahora cuando coronamos de nuevo a Nuestra Señora como la Reina de África, nosotros también, vamos al santuario como personas temerosas con la esperanza de ser tocados por el Espíritu Santo para sobreponernos de todo nuestro miedo. Padre dijo que nosotros debemos dejar nuestra coronación nos ayude para ser personas llenas de espíritu, Personas de Pentecostés que viven en medio del las dificultas pero sin miedo, personas que quieres renovar la cara de África, especialmente Zimbabue y Sudáfrica. El Espíritu es un TESORO qe nos ha dado la fortaleza para SOPORTAR los pasados nueve años. Cuando el P. Michael habló se refirió a la Secuencia que se encuentra en la Misa de Pentecostés que describe las cualidades del Espíritu Santo y dibujó de éstos para demostrar como la Familia de Schoenstatt ha sido ayudada a través de las adversidades del país. Al final, el P. Michael dijo, el Espíritu nos da ALEGRÍA. Este tema de alegría es el más retador. Gente alrededor del mundo ha empezado a experimentar algo como Zimbabue durante nueve años- problemas de desempleo, pagar el depósito de la hipoteca, pagar gastos médicos, falta de vivienda, hambre, malestar político, etc. Nuestro mundo hoy es un lugar de inseguridad y a menudo de falta de esperanza y por esto está el reto de experimentar ALEGRÍA entre todos estos desafíos.

Construir una nueva sociedad

Mientras todos coronaban de nuevo a Nuestra Señora Reina de África, agradeciéndola por todo lo que ya ha pasado en el país, y hacer el compromiso ellos mismos de ser personas llenas de espíritu, cansadas y a menudo frustradas, pero PORTADORES DE ALEGRÍA que están construyendo una nueva sociedad renovando la cara de África.

En una noche como esta aprendimos de la experiencia del P. Kentenich en Dachau, encontraron su tenacidad y su experiencia de libertad interna en medio de tanto sufrimiento. Hemos sido llamados para vivir en África para ayudar a construir el Reino de Dios en África. El cristianismo no tendrá raíces significativas hasta que haya gente que este listas para estar ahí hasta el final, como la Iglesia en sus primeros años. Mientras coronaban a Nuestra Señora ellos también la coronaron como la Reina de la Esperanza. Zimbabue está cambiando de desesperación a esperanza. Los miembros de la familia de Schoenstatt y los peregrinos le dan las gracias a la Madre, y Reina, y mientras que el camino a seguir no será fácil, ellos se esforzarán para ser portadores de alegría, faros de esperanza.

El santuario altar en la casa de Sheila Coleman es el gran tesoro de Schoenstatt en Zimbabue: es el altar de un futuro santuario, que desde tiempo se ha convertido en el ‘’Santuario Altar’’. Todos han deseado por tantos años por un santuario en Zimbabue, desde que Scheonstatt comenzó en 1977. Así que mucha gente se ha contactado con Schoenstatt desde esos años. Muchos se han ido del país y los miembros fundadores están envejeciendo. Pero aún hay esperanza para más vida Schoenstattiana en Zimbabue.

Traducción: Aleida Montalvo, México

 


 

Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]
Impressum © 2009 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, all rights reserved, Mail: Editor /Webmaster
Last Update: 07.07.2009