Nachrichten - News - Noticias
 published: 2009-05-29

Su profecía fue audaz

MAYO 1949 – 2009

 

Bellavista, 1949

Bellavista, 1949

Bellavista, 1949

Bellavista, 1949

 

So ein kleines Heiligtum...

El pequeño Santuario...

The small Shrine...

So ein kleines Heiligtum...

 
Tür des Heiligtums  

Portada

Door

Tür des Heiligtums

 
Pater Kentenich sah weiter…  

El Paere vió más...

Father Kentenich saw more...

Pater Kentenich sah weiter…

 
P. Kentenich im Heiligtum von Bellavista, 1949  

El Padre en Bellavista, 1949

Fr. Kentenich in Bellavista, 1949

P. Kentenich im Heiligtum von Bellavista, 1949

Fotos: Schoenstatt Chile/Vinculo © 2009

 
   

CHILE, Hna. Jimena Alliende. Cuando nos enfrentamos a fechas claves, inmediatamente viene a la memoria lo que sabemos de tales acontecimientos, agradecemos los años transcurridos y se verifican las profecías. Más aún si se trata de algo referido a la historia de Schoenstatt donde los comienzos son siempre tan nimios y los resultados tan sorprendentes.

Por eso hoy es conveniente entresacar lo que guarda la crónica como sueños y certezas del Fundador y profeta en relación a lo que celebramos: 60 años del Santuario de Bellavista, de la misión del 31 de Mayo y de la coronación que selló la promesa de victoria.

Con el tiempo y después de repasar tantas veces los acontecimientos y palabras del Fundador, se genera en la mente una imagen muy clara de lo que pudo suceder antaño: se ve al profeta sobre una colina elevada y dirige su mirada hacia una ciudad ya construida y también por construir.

Sí, el Padre soñó, vislumbró, atisbó ya antes de los 60 años lo que pasaría con el santuario que claramente consideró como santuario nacional y por ello le daría una fisonomía a cada santuario construido en Chile. En fidelidad al Fundador es imposible soslayar esta realidad.

Llegará el día que necesitemos ampliarnos

Por eso ahora va un muestreo sencillo y las conclusiones resultarán evidentes.

  • Apenas arribó a Chile, ayudó a buscar un terreno. Había claras posibilidades en La Florida en el eje de Vicuña Mackena, también una oferta el barrio El Golf apenas urbanizado. Su opción fue clara: aquí debía estar el santuario porque podrían llegar personas de todos los sectores sociales y se sentirán bien. Se inclinó por las ofertas en la calle Walker Martínez. Aconsejó rechazar el terreno lindante con la parroquia y dijo: no, es mejor el de más arriba porque llegará el día que necesitemos ampliarnos y aquí estamos limitados, además debemos cuidar nuestra autonomía.
  • Pocas semanas después estaba en Temuco, en la sede central de las Hermanas y dijo: ¡debemos trasladar la casa provincial a Santiago! Se dio cuenta que una Obra que quiere influir a largo plazo y expandirse, debía tener su centro en la capital.
  • En el marco de esos días, las Hermanas descubrieron su ideal de Provincia: la escena del Cenáculo. En seguida y hasta el final de su estadía en esa ciudad, de los labios del Padre brotaron profecías esenciales para el Schoenstatt chileno. Por ejemplo dijo:
  • El santuario que se construya será un Cenáculo para todo Chile, para todos los hijos de Schoenstatt, consagrado al misterio del ‘unanimiter’: un corazón y un alma en torno a María implorando al Espíritu Santo.
  • Vio un Schoenstatt misionero, ‘desde el Cenáculo, la Familia se expandirá en todas las direcciones’. Llamó ‘a echar las redes’, a abrirse a la amplitud, porque desde aquí nuestra Familia saldrá al mar abierto. ‘El navío tiene que hacerse a la mar’.
  • Su profecía fue audaz, dijo que si actualizamos el Cenáculo, ‘brotará y se extenderá una fuerza forjadora que será de gran significado para el Estado y la Iglesia’.
  • Existía un Schoenstatt incipiente en Valparaíso más una presencia tímida en otros lugares, no eran más que comienzos, tanteos, sin embargo el Padre dijo: aquí se forjará Schoenstatt con sus diferentes ramas y gremios.

El Padre vio lo que aún no había, soñó lo que podía parecer imposible

Si repasamos las pláticas de ese triduo santo: santuario - misión - corona, podemos entresacar otra retahíla de profecías que hoy, a los 60 años nos sorprenden y ¿por qué no decirlo? ¡emocionan! Es el caso de esa frase: "…. desde este lugar saldrán, crecerán y trabajarán fecundamente hombres santos…". Nos apropiamos de esas palabras con una buena dosis de humildad, pero a la vez somos testigos ‘de lo que hemos visto y oído’, pues sabemos de Mario Hiriart, sabemos de padres, de Hermanas, de jóvenes, de señoras, hombres maduros y familias que llevan o llevaron rasgos de santidad. Realmente en este año, en este tiempo ‘de testigos misioneros’ no es mala idea desempolvar fotos de los miembros de nuestras comunidades que ya han muerto y ponerlas en un fichero y señalar: ¡en ella, en él, se ha cumplido la profecía del Padre y lo hemos visto en tal y tal rasgo de su vida, en su camino de santidad!

Después de 60 años, vemos que el 31 de Mayo vivido en el Cenáculo de Bellavista, es mucho más que una proclama, es una escuela de piedras vivas de la Iglesia a la sombra y como fruto de la irrupción que allí ocurrió.

Sí, el Padre vio lo que aún no había, soñó lo que podía parecer imposible por la pequeñez de los instrumentos a partir del Santuario Nacional, sede del tercer hito de la historia de Schoenstatt. Por eso es de una gran coherencia el Ideal Nacional al que llegamos –hace 10 años– poco antes del jubileo de oro del Santuario: Cenáculo del Padre, para un nuevo Pentecostés.

Fuente: Vinculo, Chile, mayo de 2009

 


 

Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]
Impressum © 2009 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, all rights reserved, Mail: Editor /Webmaster
Last Update: 29.05.2009