Zum Weiterdenken - Considerations - Para reflexionar
 published: 2009-04-03

¿Qué papel jugamos nosotros?

Inspiraciones del Padre Nicolás Schwizer para el tiempo de Cuaresma

 

Jesus begleiten...

Acompañar a Jesús...

Accompanying Jesus...

Jesus begleiten...

Foto: K. Fischer © 2009

 

Todos conocemos las dramáticas lecturas de la Pasión y Muerte del Señor. Ahora, el Evangelio no es sólo una historia del pasado. Es una revelación viva, actual. Nos descubre lo que hoy está pasando entre Jesús y nosotros. Nos explica como nos trata Él y como lo tratamos nosotros a Él. El Evangelio es como un espejo: no hay más que abrirlo para poder reconocerse en él.

En la pasión de cada año se mueven los mismos actores que en aquel tiempo de Cristo.

Los indirefentes, los cobardes, los verdugos...

En primer lugar, los indiferentes: son los cansados, los meros espectadores, que no les gusta meterse en líos, que dejan hacer a los demás - pero sin los cuales nunca se harían estas cosas.

¿Ante cuántas injusticias y dramas hemos demostrado nosotros esa indiferencia?

A continuación van los cobardes: son las personas que en los momentos difíciles dicen, como San Pedro, que "no conocen a este hombre". Son cristianos que a lo mejor oyen muchos sermones, participan en la misa todos los domingos.

Pero cuando las cosas se ponen feas, cuando hay cruz y se derrama sangre - entonces dicen que no tienen nada que ver con Él, que no conocen a este hombre.

¿Quién de nosotros no es también cobarde, en determinados momentos?

Están también los verdugos. No podrán faltar, son los mismos de siempre - con sus métodos brutales y sádicos, con sus corazones de piedra.

Y nosotros, ¿cuántas veces hemos sentenciado a otros con nuestros juicios injustos y nuestras calumnias arbitrarias?

Entonces, ¿quién va a hacer de Verónica? ¿Quién quiere ser Simón de Cirene?

Y no falta la misma víctima, inocente, dolorida, paciente. Hoy hay más víctimas que nunca: justos que sufren, inocentes perseguidos, viejos inútiles, huérfanos, encarcelados en todo el mundo.

Pero no hay que ir tan lejos. A nuestro lado hay quienes sufren, lloran, pasan hambre, están enfermos, no tienen trabajo, se sienten solos... Y así Jesús, con mil rostros distintos, sigue estando en medio de nosotros y vuelve a iniciar cada día el camino hacia el Calvario.

Y nosotros, ¿qué papel jugamos? Podemos escoger el rol que nos guste, podemos hacer con Jesús lo que queramos.

También podemos hacer que haya algunos servidores fieles, algunos corazones atentos, algunos rostros amigos. Podemos regalarle a Jesús presente en los hermanos, gestos de piedad, de compasión, de solidaridad y unidad.

Entonces, ¿quién va a hacer de Verónica? ¿Quién quiere ser Simón de Cirene?

Simón de Cirene, al principio, se sintió indignado y sin ganas de llevar la cruz. Pero poco a poco su atención se dirigió hacia el hombre que caminaba por delante: aquel compañero suyo tan paciente, digno y silencioso, tan valiente y fuerte en el sufrimiento.

Al principio vio sólo la carga de la cruz, pero al final ya no vio más que a Jesús. Y se alegró de poder ayudarle y acompañarlo en su camino.

Queridos hermanos, ese es el verdadero cristiano: el que sabe que nunca puede tener tanta alegría como cuando comparte el dolor con el hermano, y cuando acepta la cruz por amor al Señor. Por eso les invito a vivir con ese mismo espíritu la Semana Santa que se aproxima.

Fuente: Reflexiones del Padre Nicolás, N° 56, 1 de abril de 2009

 


 

Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]
Impressum © 2009 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, all rights reserved, Mail: Editor /Webmaster
Last Update: 03.04.2009