Nachrichten - News - Noticias
 published: 2009-03-20

Fue la mujer del Sí

Recordando a Carmen Rinaudo de la Obra Familiar de Rosario, Argentina

 

Ernesto und Carmen Rinaudo mit P. Javier Arteaga letztes Jahr in Rosario

Ernesto y Carmen Rinaudo con el P. Javier Arteaga, el a ño pasado en Rosario

Ernesto and Carmen Rinaudo with Fr. Javier Arteaga, last year in Rosario

Ernesto und Carmen Rinaudo mit P. Javier Arteaga letztes Jahr in Rosario

 

Bei Tisch mit Mitgliedern der Schönstattbewegung

Almuerzo con miembros de la familia de Schoenstatt

Meal with Schoenstatt members

Bei Tisch mit Mitgliedern der Schönstattbewegung

Fotos: Lopez © 2009

 
   

ARGENTINA, Sandra y Rubén Lopez/mkf. Sobre finales del pasado febrero, la familia de Schoenstatt de Rosario recibió uno de sus golpes más duros: la noticia del fallecimiento de Carmen Rinaudo quien, junto a su esposo Ernesto, habían asumido en diciembre de 2008 la coordinación diocesana de la Familia de Schoenstatt de Rosario. Su inesperado regreso a la casa del Padre conmocionó profundamente a todos, más aún a quienes integran la Obra de Familias, a la que durante tantos años Carmencita y Ernesto dieron sobradas pruebas de entrega, afecto y fidelidad. 

Seguramente cada uno guardará en su memoria muchos y muy gratos recuerdos de Carmen. Esta amiga de todos que el pasado 21 de febrero a los 59 años dejaba a su tan querida familia rosarina. "El celo por Schoenstatt la consumía", comenta Joaquin Lavini. "A pesar de estar conmovida por su diagnóstico (que ya conocía), se preocupaba más por lo que pasaría en Schoenstatt. Estaba tranquila, serena, confiaba en que el Padre haría lo mejor para ella y los suyos. Pero una sola cosa la inquietaba: No poder llevar adelante su tarea recién asumida de coordinadores dioscesanos de la Familia de Rosario."

"Personalmente quedarán  grabados en nuestro corazón su " tierna sonrisa" y el enorme cariño y cobijamiento que siempre nos prodigó", comentan Sandra y Rubén Lopez. "Los planes de Dios son un misterio. Para todos nosotros será muy difícil llenar el vacío que nos provoca la ausencia física de Carmen, pero no dudamos que ella ya está muy cerquita de Nuestra Madre y de nuestro Padre Fundador, intercediendo por todas nuestras necesidades y velando por todos y cada uno de los hijos de Schoenstatt."

"Santuario de la Común Unión"

Carmen había nacido en Salto, Provincia de Buenos Aires, el 19 de enero de 1950. A comienzos de 1968, mientras cursaba sus estudios de Licenciatura en Ciencias de la Educación, conoce el Movimiento y se enamora de la Mater y de la pedagogía del padre Kentenich, que por entonces vivía en Alemania. El 15 de agosto de 1970 selló su Alianza de Amor con la Mater en la juventud femenina. El 27 de marzo de 1976 se casó con Ernesto Bartolomé Rinaudo, y juntos fueron formando una hermosa familia con 4 hijos (Mariángel, Agustín, Andrés y Esteban). El 18 de agosto de 1978 sellaron su Alianza de Amor como matrimonio. El 19 de diciembre de 1986 sellaron su Alianza de Amor como Miembros de la Obra de Familias. El 20 de enero de 2002 sellaron, como matrimonio, su Alianza Filial con el P. Kentenich. Juntos se entregaron con enorme dedicación a las tareas apostólicas que el Movimiento necesitó en cada etapa, ya sea como jefes de rama, ya sea portando grupos, coordinando jefes y encargados de grupos, y representando a Schoenstatt en el Secretariado Arquidiocesano para la Familia... Su partida a la Casa de Padre la sorprende en momentos en que junto a Ernesto fueron designados Coordinadores Diocesanos de la Familia de Schoenstatt en Rosario.

Su carisma conciliador y maternal hizo vida el ideal de su Santuario Hogar: "Santuario de la Común Unión". Llevó su especialidad profesional, "Formador de Formadores", a los integrantes de la familia schoenstattiana de Rosario, instando y acompañando a los que asumían compromisos comunitarios...

"Estemos completamente seguros que Carmen, desde su lugar junto a la Mater y al padre Kentenich, intercederá por todas nuestras necesidades...", dice su esposo Ernesto.

"Hay personas muy queridas que ya han partido a la casa del Padre y a las que uno siente tan cerca que es como si estuvieran aún con nosotros. Con Carmencita pasa esto", dicen Marta y Joaquin Lavini. "Una profesora, compañera de Carmen, dijo de ella: " Era una santa. Siempre tenía a la Mater en sus labios y con sus palabras, siempre de aliento y alegría, nos levantaba el ánimo aún en los momentos más difíciles. Daba testimonio de ser una excelente madre y esposa… Si tuviera que definirla diría que fue la mujer del Si, de la fidelidad confiada, filial y muy piadosa y, sobre todo, una amante esposa…"

 


 

Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]
Impressum © 2009 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, all rights reserved, Mail: Editor /Webmaster
Last Update: 20.03.2009