Nachrichten - News - Noticias
 published: 2009-01-21

La Reina de la Paz visita a los mártires de la hermanadad en Buta

La última peregrinación con la Auxiliar Internacional en Burundi - El 30 de enero vuelve a Schoenstatt

 

Heilige Messe in der Kapelle der Märtyrer der Brüderlichkeit; im Hintergrund die Auxiliar

Santa Misa en la Capilla de los martíres de la fraternidad en Buta. En el fondo la Auxiliar.

Holy Mass in the Chapel of the martyrs of fraternity; in the background the Auxiliary

Heilige Messe in der Kapelle der Märtyrer der Brüderlichkeit; im Hintergrund die Auxiliar

 

Wallfahrt mit der Auxiliar

Peregrinación con la Auxiliar

Pilgrimage with the Auxiliary

Wallfahrt mit der Auxiliar

 
Willkommen  

Recepción

Welcome

Willkommen

 
Ein bewegender Augenblick  

Un momento emotivo

A moving moment

Ein bewegender Augenblick

 
Heilige Messe  

Santa Misa

Holy Mass

Heilige Messe

 
Die Kapelle  

La Capilla

The Chapel

Die Kapelle

Fotos: Maruhukiro © 2009

 
 

BURUNDI, P. Déogratias Maruhukiro. El domingo 17 de enero de 2009, un gran número de cristianos, contando unas 160 personas de Monte Sión y otras parroquias vecinas, fueron en una peregrinación por la paz en Buta. Buta es un área pequeña situada al sur del país en la diócesis de Burundi. El área es conocida principalmente por dos cosas: un pequeño seminario que fue construido ahí hace mucho tiempo, donde se han educado muchos sacerdotes y personas muy respetables de Burundi. Más importante aún, también es conocida por los mártires de la hermandad.

Durante la guerra civil en Burundi. Los rebeldes fueron al pequeño seminario y quisieron matar a los miembros de uno de los grupos étnicos. Ordenaron a los estudiantes que se separen según sus grupos, pero algunos se rehusaron a hacerlo y los rebeldes dispararon contra aquellos que se quedaron en el dormitorio. Cuarenta seminaristas murieron y mientras los mataban rezaban que sus asesinos sean perdonados. Se los conoce como mártires de la hermandad. En ese lugar se construyó un santuario bajo la protección de la Virgen María, Reina de la Paz, en honor de los mártires.

Perdón por los pecados cometidos en nuestro país

¿Por qué esta peregrinación cuando oficialmente habíamos concluido la cadena de peregrinaciones? Inicialmente pensamos que la Madre de Dios quería esta peregrinación y ella tenía algunas sorpresas guardadas para nosotros.

Por lo tanto decidimos tener esta peregrinación porque este es el año de la nación. Los tres primeros meses serán dedicados al perdón, pedimos perdón para nosotros mismos, ofrecemos el perdón y pedimos perdón por los pecados cometidos en nuestro país. Buta era el lugar ideal para pedir perdón específicamente por esto pues es uno de esos lugares donde se derramó sangre de la gente de Burundi a gran escala. Sin duda, la sangre de esta gente inocente, derramada después de que Burundi ganó su independencia, atrajo una maldición a todo el país. Era necesario ir a ese lugar a pedir perdón en nombre de toda la gente de Burundi, para que el Dios de Misericordia nos perdone y para pedir una vez más que derrame sobre el país sus bendiciones. Este fue uno de los temas de nuestra peregrinación.

También era necesario visitar a los mártires de la hermandad, para junto con ellos pedir por la paz en Burundi. Su testimonio es un signo de que Dios dio su gracia y bendición a Burundi, a la región y al mundo entero. Queríamos muchas personas, pero especialmente a aquellos que aún tenían dudas para que se den cuenta de la verdad. Así, en Buta se hizo realidad la palabra de Dios: "Cuando abundó el pecado, sobreabundó la gracia" (Rom. 5, 20). Por su testimonio, los mártires de la hermandad nos demostraron que la vida conquista a la muerte, el amor conquista el odio y la paz conquista la guerra!

Cuando uno va a Buta…

Cuando uno va a Buta, es imposible no ser tocado en lo más profundo si se tiene corazón. Cuando uno va a Buta es imposible no entrar en oración cuando se llega al santuario de los mártires. Pasamos toda una noche en oración y durante ella, sentimos el poder del Señor.

La Misa peregrine fue el domingo 18, día de alianza para los hijos de Schoenstatt. La celebración comenzó con una procesión de 2 Kms. De largo. Los varios movimientos de acción católica, entre ellos Schoenstatt, estuvieron presentes. Por supuesto, la procesión incluyó a la Mater Peregrina, quien peregrinó por última vez por la paz en Burundi. La Santa Misa fue celebrada por Mons. Bacinoni Venant, obispo de Bururi. Él dio la bienvenida a los peregrinos que habían llegado con la Mater y les pidió que continuaran rezando por la paz. Sin embargo dijo, que la paz no vendría tan fácil como la lluvia, que era necesario trabajar por ella, adoptar una nueva actitud, rezar y andar por el camino de perdón y reconciliación.

Alegría sin límites

Al final de la Misa todos nos dirigíamos alegres hacia el bus que nos llevaría de regreso a nuestros hogares. En el camino de regreso tuvimos nuevamente la oportunidad de admirar la belleza de la naturaleza. Cuando llegamos a la orilla del Lago Tanganyika recibimos un maravilloso regalo del cielo. Era una puesta de sol extraordinaria. Era como si, por un extraño fenómeno, el sol estuviera bailando y cambiando de color. Curiosamente, era posible contemplar el sol así por varios minutos. El lago estaba tan calmado que parecía contemplar el cielo en silencio. Los rayos del sol que pasaban a través de las nubes se reflejaban en las pacíficas aguas del lago. Todos nos bajamos del bus para admirar esta maravilla y nos inundaba la alegría de haber recibido este regalo de Dios. Después de esta larga peregrinación, justo antes de llegar a la casa parecía que Dios y nuestra querida Madre querían sonreírnos desde el cielo y decirnos que estaban felices. Sí, el sol bailó de alegría como un preludio a la gran alegría que vendrá cuando el velo de dolor y muerte sea levantado de los países en la región de los Grandes Lagos, cuando el miedo por el mañana de paso a la alegría sin límites, cuando la guerra sea por sin enterrada. Este tiempo no está tan lejos. Ya ha comenzado porque la Madre de Dios, Reina de la Paz, está a nuestro lado e intercede por nosotros poderosamente.

No puedo concluir sin antes agradecer a todas las personas que estuvieron de acuerdo en acompañarnos en esta peregrinación, todas las personas que rezaron para que esta peregrinación sea exitosa. ¡Dios los bendiga a todos!

Traducción: mev, Ecuador

 


 

Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]
Impressum © 2008 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, all rights reserved, Mail: Editor /Webmaster
Last Update: 27.01.2009