Nachrichten - News - Noticias
 published: 2008-09-16

Gratitud por todas las experiencias de gracias en el paso de la Auxiliar por Burundi

Recuerdos de un día especial en Bujumbura

 

Spalier für die dritte Internationale Auxiliar der Kampagne in Burundi

Formando calle para la Tercera Auxiliar Internacional, en Burundi

Honor guard for the Third International Auxiliary in Burundi

Spalier für die dritte Internationale Auxiliar der Kampagne in Burundi

 

Zum Klang der Trommeln…

Al son del tambor...

Sound of drums...

Zum Klang der Trommeln…

 
“Wir lieben die Gottesmutter ”  

“Queremos a María“

„We love Mary“

“Wir lieben die Gottesmutter ”

 
Der Erzbischof von Bujumbura und ein Bischof aus dem Tschad  

El arzobispo de Bujumbura y un Obispo de Chad

The arhcbishop of Bujumbura and a bishop from Chad

Der Erzbischof von Bujumbura und ein Bischof aus dem Tschad

 
Die Krone für die Auxiliar  

La corona para la Auxiliar

The crown for the Auxiliary

Die Krone für die Auxiliar

 
Gabengang  

Ofrendas

Offering

Gabengang

 
Krönung

Coronación

Crowning

Krönung

Fotos: Seitzer © 2008

 

 

 

BURUNDI, Hna. M. Lisette Seitzer. Ya ha pasado un mes desde que la tercera Imagen Auxiliar internacional de la Campaña del Rosario fue coronada por el Arzobispo de Bujumbura. Recibió una corona de flores, una corona que expresaba la gratitud por todas las experiencias de gracias en su paso por Burundi y países vecinos. Los videos de esta peregrinación están disponibles en Internet desde hace unos días y provocan una gran emoción.

Escribe Diana Zunini, de la Argentina: "¡qué alegría muestran estos corazones junto a la Mater! Seguramente la Reina de la Paz reinará en ese pueblo. Seguimos rezando por la maravillosa acción y obrar de la Mater en Burundi, desde el Santuario de la Madre y Reina del Pueblo". Y agrega María Isabel Herreros Herrera: "¡Qué lindo poder compartir la alegría de nuestros hermanos en Burundi a través de Internet! En todas partes donde va nuestra querida Peregrina despierta entusiasmo y devoción… somos un sólo corazón . Y no por eso estamos obligados a expresarnos de igual forma: tenemos una gran diversidad de carismas y misiones diferentes. Con nuestra Reina oramos cantando, bailando, marchando… o simplemente escuchando a quienes cantan, uniéndonos a ellos en la oración del corazón, la mente y la voluntad. Quien canta reza dos veces ... y quien lo hace con entusiasmo, transmite vida".

Transmitir vida: esto es algo que se puede ver en cada fiesta que se hace en Burundi. Así lo fue también hace un mes. "¡Queremos a la Mater!". Esto fue muy visible el 14 y 15 de agosto en el Santuario del Monte Sión, en Bujumbura. Una gran procesión de peregrinos llegó allí a pie desde cerca y desde muy lejos, especialmente participaron las familias que reciben a la Virgen Peregrina, para celebrar en el Santuario la fiesta de la Asunción de la Sma. Virgen. Habían traído las Peregrinas bellamente adornadas en forma muy original, para ser bendecidas de nuevo y enviadas.

Una noche con María

Muchos llegaron ya en la víspera y a las 18 hs comenzaron la vigilia con una Santa Misa. Luego hubo adoración y pasaron toda la noche cantando, rezando, bailando y presentando breves testimonios de la experiencia de la ayuda de la Mater. Muchos aprovecharon también la oportunidad para confesarse. Esa noche, reunidos en torno a la MTA, fue una vivencia profunda, inolvidable.

El día de la fiesta, 15 de agosto, el arzobispo de Bujumbura concelebró la Santa Misa con un obispo del Chad y muchos sacerdotes en la gran Iglesia de la Santísima Trinidad. Participaron unas diez mil personas. "Mi familia, tu corona", este lema anual fue también el tema de la fiesta. En el momento del pedido de perdón, lo pidieron por todo lo que en las familias no anda bien, y que impide que ellas sean la corona de la Mater. En la homilía, el arzobispo los animó a llevar a María a sus familias, como modelo y educadora, pues ella, que durante toda su vida estuvo fielmente al lado de Jesús, nos ayudará también a nosotros a seguirlo a Él. El ofertorio fue una vivencia muy especial: las familias presentaron regalos simbólicos que expresaban sus tareas en la propia familia, en la vida social y en la Iglesia.

Una corona para la Auxiliar

El obispo recibió respetuosamente una hermosa corona de flores llevada por tres niñas vestidas como angelitos, y se la entregó a la Reina, a la Imagen Auxiliar. Fue un don de gratitud por todas las gracias que se recibieron abundantemente en los últimos meses, especialmente por el viaje de la Auxiliar por Burundi, el Congo y Tanzania. La coronación es también un pedido para que María se siga manifestando en Burundi como Reina de la paz, pues el camino hacia una paz duradera es aún muy largo. También llevaron al altar, como se lo hizo el año pasado, muchos alimentos y ropa para los presos. Ellos también tienen que experimentar que no se los olvidó en este día de fiesta de su Madre y Reina.

Oración por la paz y signos de paz

Toda la Misa fue una expresión de júbilo y de gratitud. A su término todos se dirigieron al Santuario al ritmo de los tambores, que resonaron por todo el barrio. En el Santuario los dos obispos y los sacerdotes rezaron la oración por la paz y todos los presentes se entregaron nuevamente a la Mater. Después de la bendición final delante del Santuario, muchos se apiñaron rápidamente para entrar al interior, totalmente repleto. La gratitud y la alegría que reinaron en esta fiesta resonaron por largo tiempo en los corazones de todos los que participaron y su eco llegó a las tres cárceles donde más tarde se repartieron los alimentos y la ropa que se había recolectado.

Video

 


 

Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]
Impressum © 2008 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, all rights reserved, Mail: Editor /Webmaster
Last Update: 23.09.2008