Nachrichten - News - Noticias
 published: 2008-09-19

"¡Quien va a Milwaukee, regresa transformado!"

Peregrinación de la Rama de Madres de Alemania a Milwaukee

 

Peregrinación de la Rama de Madres a Milwaukee: estatua del Padre Kentenich en Waukesha

Peregrinación de la Rama de Madres a Milwaukee: estatua del Padre Kentenich en Waukesha

Milwaukee pilgrimage of the Mothers’ League: by the Father Statue in Waukesha

Bei der Statue von Pater Kentenich auf dem Gelände des Schönstatt-Centers, Waukesha

 

Vor dem "Exil-Heiligtum"

En el Santuario de Exilio

At the Exile Shrine

Vor dem "Exil-Heiligtum"

 
Auf dem Friedhof, auf dem Pater Kentenich oft weilte  

En el cementerio donde el Padre Kentenich estuvo a menudo, paseando y rezando

At the cemetery where Father Kentenich often walked and prayed

Auf dem Friedhof, auf dem Pater Kentenich oft weilte

 
Ehepaar Gmeinder, Madison. Sie berichten, wie Pater Kentenich ihnen half, ihre Eheprobleme zu lösen  

El matrimonio Gmeinder, Madison

The Gmeinder’s, in Madison

Ehepaar Gmeinder, Madison. Sie berichten, wie Pater Kentenich ihnen half, ihre Eheprobleme zu lösen

 
Ehepaar Horn, Milwaukee. Sie erzählen, wie sie Pater Kentenich als Seelsorger der deutschen Gemeinde erlebten  

El matrimonio Horn

The Horn’s, in their home shrine

Ehepaar Horn, Milwaukee. Sie erzählen, wie sie Pater Kentenich als Seelsorger der deutschen Gemeinde erlebten

 
Verweilen am Michigansee  

Lago Michigan

At Lake Michigan

Verweilen am Michigansee

Fotos: Sr. M. Caja Bernhard © 2008

 
 

ALEMANIA/USA Hna. M. Caja Bernhard "Como participante de una peregrinación, no puedo estar suficientemente agradecida por el enorme regalo de haber encontrado a nuestro Padre y Fundador en los lugares de exilio y haber llegado a aprender más profundamente sobre su ser y su misión de padre… Sí, para mi personalmente fue una genuina ´experiencia del Padre´" (Maria P.) "Desde hace tiempo he anhelado nuestra peregrinación a Milwaukee, y trataba de imaginar como sería. Mis expectativas fueron largamente superadas…" (Angela F.) Dos reacciones – escogidas de entre muchas – que fueron expresadas durante el viaje y recibidas por correo algunos días después de nuestro regreso.

Del 28 de agosto al 7 de septiembre de 2008 caminamos en las huellas del Padre Kentenich en su tierra del exilio. Nuestro grupo de peregrinos alemanes estaba compuesto por miembros de la Liga de Madres, formado por 12 señoras, 10 matrimonios, un Padre de Schoenstatt, P. Theo Breitinger y la Hna. M. Caja Bernhard. La guía de nuestra peregrinación a Milwaukee fue la Hna. M. Carol Winkler, quien experimentó a la persona del Padre durante sus primeros años como Hermana de María. Ella compartió con nosotros su tan vívido testimonio.

El gran anhelo de llegar a conocer al Fundador del Movimiento de Schoenstatt durante esta fase de su vida y de encontrarlo en el lugar donde vivió durante 14 años de exilio, habían sido considerados por largo tiempo. Pero igual de significante – después de haber empezado este camino por fin – fue la apertura y la alegría de aquellos que pudieron participar.

Fue un programa intense y multifacético, el que los peregrinos que viajaron a los Estados Unidos anticiparon:

Descansar un momento en los lugares que el Padre Kentenich consideró suyos

Descansar un momento en el "Santuario del Exilio" – la Capilla de Schoenstatt – que fue construida poco tiempo después de que el Padre Kentenich llegara a Milwaukee y en el cual él celebrara casi a diario el sacrificio de la Misa. Descansar un momento en el inmenso cementerio – a solo dos minutos de su residencia – el cual el Padre visitaba casi todos los días, para caminar y conversar con sus visitas. Descansar un momento en la Casa del Movimiento, el lugar donde se llevaron a cabo las famosas charlas de los "Lunes por la Tarde." Descansar un momento en el Santuario Fundador en Madison, el cual fue visitado por el Padre frecuentemente durante la primera etapa de su tiempo en los Estados Unidos. Descansar un momento a orillas del Lago Michigan y pararse en el lugar aproximado en el que el Padre Kentenich se paró cuando fue allá de vez en cuando para disfrutar la belleza de la naturaleza y para relajarse con sus visitas.

Historias compartidas por Testigos Oculares

Otra parte importante de nuestro programa fueron los encuentros que tuvimos con personas que experimentaron la presencia del Padre Kentenich en Milwaukee. Sus relatos descriptivos aun hoy – cuarenta años después de los hechos – nos indican cuan profunda fue la huella que él dejó en sus corazones. "Cada testigo ocular que escuchamos y vimos reportaba lo mismo: El Padre Kentenich era un hombre incomparablemente bondadoso quien escuchaba atento a cada persona, sin importar quién era. Se regocijaba con cada individuo como un regalo único de Dios. Cada persona se despedía de él sintiendo que era especial y ciertamente la persona más importante para el Padre. Con gran empatía y habilidad, y si, algunas veces en son de broma, él sabía como despertar lo positivo en cada persona y reforzarlo." (Monika W.)

También tuvimos encuentros con parejas de matrimonies que conocieron al Padre y fueron guiados por él. Compartieron historias de su relación con él: ya sea de las veces en que ellos lo visitaron o cuando el Padre los visitó a ellos, en sus conversaciones, el Padre les dio pasos para llevar un matrimonio exitoso y una buena vida familiar, así como sugerencias para vivir en formas concretas la Alianza de Amor que sellaron con la MTA. Una y otra vez nos explicaban cómo nació el Santuario Hogar y del desarrollo del Santuario Viviente, en el cual cada miembro de la familia escoge un símbolo específico del santuario y trata de hacerlo vida en el día a día.

"Las visitas a los hogares de testigos fueron muy impresionantes. Éramos recibidos cálidamente y con una hospitalidad sobreentendida, de la cual nosotros mismos aprendimos mucho. Durante estas visitas, escuchamos una y otra vez sobre un verdadero padre. Si, y luego también comprendimos por qué en los Estados Unidos, al Padre Kentenich se lo llama simplemente ´Padre´…" (Maria P.)

El regreso fue difícil

Hubo otros elementos en nuestra "aventura en Milwaukee" que complementaron la experiencia de los participantes: los amplios paisajes del Centro Internacional con una estatua del Padre con vida propia de pie a una corta distancia del Santuario Internacional del Reino del Padre. La siempre abierta "Casa del Padre" donde fotos y documentos sobre la vida del Padre Kentenich podían ser vistos. El comienzo en común de cada día con la oración de la mañana. La celebración diaria de la Santa Misa con valiosos comentarios que nos ayudaban a procesar lo que escuchábamos durante el día. Los muchos momentos que pasamos juntos en la ruta como "grupo de carro", compartiendo a veces una atmósfera jovial y otras veces conversaciones profundas. Una visita al Museo Público de Milwaukee y al Museo de la Harley Davidson y un paseo por el día a Chicago. Y por último el buen espíritu comunitario que disfrutamos y que se volvía mas perceptible día a día. Esto fue personificado en el teatro improvisado "Proyecto Cocina" en el cual, para la alegría de todos, uno de los hombres asaba pedazos de carne gigantes hechos para llevar.

Al final, fue difícil volver… difícil separarse de los lugares y las personas que nos fueron permitidos conocer, así como separarnos de nuestro grupo de peregrinos, que con la persona del Padre como centro, se había vuelto tan familiar y afectuosamente unido. Pero todos y cada uno de los peregrinos del grupo, volvió con un propósito personal en su corazón. Un propósito como fuerza vital de realización. Un ejemplo: "debemos asegurarnos de que nuestro Padre y Fundador esté siempre con nosotros. Y porque ha puesto su misión para la Iglesia de hoy, con gran confianza en nuestras pequeñas y débiles manos, nuestra tarea es la de ser instrumentos." (Maria P.).

"¡Quien va a Milwaukee, regresa transformado! Esta afirmación es también válida para mi" concluyó Angela Fischer. Tambien es cierta – aunque resaltada de manera personal – por todos los que participaron de esta peregrinación.

Traducción: mev, Ecuador

 


 

Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]
Impressum © 2008 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, all rights reserved, Mail: Editor /Webmaster
Last Update: 30.09.2008