Nachrichten - News - Noticias
 published: 2008-08-08

¡Qué todos tengan sed de Dios!

Jornada familiar de Inglaterra en Schoenstatt, del 28 de julio al 3 de agosto de 2008

 

Abschlussmesse der Familienwoche der englischen Schönstattfamilie in der Hauskapelle der Marienau

Misa final de la Jornada de la Familia de Schoenstatt de Inglaterra, en la capilla de Marienau

Closing Mass of the England Family Week in the House Chapel of the Marienau

Abschlussmesse der Familienwoche der englischen Schönstattfamilie in der Hauskapelle der Marienau

 

P. Duncan McVicar

P.Duncan McVicar

Fr. Duncan McVicar

P. Duncan McVicar

 
Die Konzelebranten kamen aus England, Indien und den USA  

Concelebrantes de Inglaterra, India y Estados Unidos

Concelebrants from England, India and USA

Die Konzelebranten kamen aus England, Indien und den USA

 
Einzelsegen  

Bendición personal

Personal blessing

Einzelsegen

 
Nigeria bringt sie zum Klatschen…  

Nigeria les hacen tocar palmas...

Nigeria makes them clan hands...

Nigeria bringt sie zum Klatschen…

 
Und am Schluss tanzten alle…  

Al final todos bailaron…

At end all were dancing

Und am Schluss tanzten alle…

Fotos: POS Fischer © 2008

 
 

SCHOENSTATT, Patty Ganley / mkf. Fue un maravilloso concierto familiar para redondear la parte social de la Semana Familiar en Schoenstatt. Tanto talento, tantas risas, emoción, música y también momentos conmovedores. Y luego la Sta. Misa final de la Semana Familiar anual que el Movimiento de Schoenstatt de Inglaterra celebra cada año en Schoenstatt, con una síntesis de todos los regalos y gracias recibidos que se convierten en canción y danza junto con los seminaristas nigerianos de los Padres de Schoenstatt que, con contagioso entusiasmo, no pudieron evitar ser parte …

Ellen y Mike Pastore prepararon esta Sta. Misa tan especial con la presencia de algunos diáconos indios y el curso de seminaristas nigerianos que se preparan para su ordenación diaconal este 31 de agosto. Al principio, Mike Pastore recibió a las familias con adolescentes y niños pequeños y recordó los hechos más importantes de cada día de la Semana Familiar. Acompañaron sus palabras risas, sonrisas, una gran alegría.

No fue el mejor inicio, pero…

Su comentario acerca del lunes, el día de la llegada, provocó un gran suspiro.

Patty Ganley recuerda:

"¡Para ser honesta, la peregrinación no tuvo el mejor inicio! Llegamos a la terminal uno del aeropuerto de Manchester en una hora poco propicia ¡demasiado temprano como para haber podido desayunar antes de salir! La fila para el vuelo TUIFLY hacia Colonia era muy larga, y lógicamente la espera fue de pie, sin señales de que la agencia abriera pronto. ¡Esperamos muchísimo tiempo, el mismo que podríamos haber utilizado para comprar un necesario café y medialunas! Cuando pudimos hacer el check in, la mayoría de la gente parecía tener por lo menos una maleta que era o demasiado pequeña, o muy grande, o peligrosamente suave o con alguna forma extraña... lo que significó pasar a otra larga fila para una segunda ‘inspección de equipaje’. ¡Fue un inicio del viaje verdaderamente estresante! Cuando llegamos a Colonia, después de tomar el peor café conocido y de que algunas personas ingirieran un desventurado sándwich de salame, las cosas empeoraron. El ómnibus Lauterberg estaba listo para nosotros, pero Judy Netto perdió a Mary algunas horas antes en la terminal, después de ir al tocador. Margaret Tite hizo todo lo posible para encontrarla. John Higgins perdió su teléfono celular y Damián dejó su mochila en Reclamos de Equipaje. Pasó casi una hora antes de tomar la decisión de partir sin Judy, ni Mary, ni Margaret, ni John, así por lo menos los demás podrían llegar a Schoenstatt a tiempo para el almuerzo, tal como estaba programado. Después de poco tiempo encontraron a Mary y Konrad se apresuró desde Marienau para recoger a la gente, ya que estábamos en camino. Habiendo gastado ya toda la cuota de mala suerte, la semana, desde entonces tomó un buen rumbo. Cuando llegamos, Marienau se veía maravilloso. ¡El almuerzo sabía a néctar de los dioses, pues todos ya estábamos hambrientos!"

Viajes en barco, helados, charlas…

Somos uno en el Señor cuando creemos y agradecemos está escrito en antipendio del altar donde se celebró la Sta. Misa final en la capilla de la casa Marienau. La síntesis de los días pasados, hecha por Mike Pastore, revela mucha gratitud: "Hubo muchos paseos, talleres motivadores, liturgias profundamente emocionantes, comida deliciosa, entretenidas conversaciones, y mucho café (¡y a veces algo más fuerte!), y aún tuvimos tiempo para relajarnos. Cada día tuvimos un ‘Tiempo de encuentro’. Éstos, generalmente incluían oraciones, canciones, juegos, y a veces una lección de historia y ejercicios aeróbicos sentados (cortesía de Margaret McAuley). Las noches eran oportunidades maravillosas para hablar, compartir historias, conocerse y a veces descubrir conexiones. Había algunas actividades sociales magníficamente organizadas, tales como el concurso preparado por Marie Fenton y John Higgins y la cata de vino. Tuvimos súper paseos a Bad Ems, (donde se tomaron muchos helados), a Coblenza, un día glorioso culminado con una cena junto al Rin después de un viaje en barco, junto a la visita a un nuevo lugar que nunca antes visitamos: Ahrweiler, un pueblo de casas pintorescas al que llegamos luego de un breve viaje en ómnibus".

Viviendo la Alianza

Los talleres y las liturgias fueron los momentos más importantes de la semana. El P. Duncan McVicar se concentró en los aspectos de nuestra vida de cada día, del reto que presentan desde el punto de vista de vivir nuestra Alianza: "generalmente el desgaste de la vida cotidiana causa una pérdida de coraje y confianza. ¡Algunos peregrinos confesaron tener fastidio por el viaje! Jim Kelly dijo que se había desanimado por los mensajes de los medios así que tuvo que cancelar todos sus periódicos. Al finalizar el taller el P. Duncan nos dio algunas ideas prácticas para vencer estos obstáculos. Nos animó a concentrarnos, no en intentar ser más amables, sino en entrenarse para serlo". Eso también trajo alivio a muchos al ver que hay diferentes estilos de estar en contacto con Dios a través del día: "¡Mientras el P. Duncan nos advertía de posibles piedras en el equilibrio entre nuestros caminos personales, quitó los sentimientos de culpa y aseguró nuestra propia capacidad de conexión!" El último día, antes de subir al ómnibus, fui con mucho interés al Santuario Original para una última oración, esperando entrar y salir en pocos minutos. Como lo quiso la Providencia, había adoración al Santísimo y me encontré realmente disfrutando de esa paz. Fui capaz de rezar con un profundo sentido de contemplación por primera vez en largo tiempo. ¡Sentí una gran paz interior cuando me reencontré con mi madre, que casi no tenía esperanzas de que salga!"

El sábado renovaron o sellaron la Alianza de Amor, de una manera muy significativa y profunda.

Sal de la tierra, luz del mundo

"¿Qué nos llevamos a casa?" preguntó el P. Duncan en la Sta. Misa final del domingo. A partir del evangelio del día, animó a todos a convertirse en "sal de la tierra y luz del mundo".

La sal, dijo, provoca sed, da sabor, y detiene el deterioro. Así, estamos llamados a hacer que la gente tenga sed de Dios, a dar sabor a la vida religiosa con creatividad, y a detener el deterioro que generalmente parece desanimarnos, haciendo que nuestras vidas estén centradas en Cristo.

La luz hace que las cosas sean visibles: debemos hacer "visible" lo que Dios hizo con nosotros y así intentar compartir claramente lo que nos tocó. Debemos no solamente hablar de ideas o sentimientos, sino compartir y transmitir nuestra experiencia.

Al final los seminaristas de Nigeria hicieron que todos canten, aplaudan y bailen con alegría. Como Patty lo resume: "Todos estuvimos de acuerdo, mientras abordábamos con melancolía el ómnibus hacia el aeropuerto, en que fue una semana fantástica. Se forjaron nuevas amistades, algunas se fortalecieron y profundizaron. Muchos peregrinos encontraron respuestas a problemas a través de la intercesión de la MTA y el trabajo que realizamos juntos. Tuvimos mucha diversión, pero sobre todo una fortalecedora experiencia espiritual."

Traducción: José Barriga, Bolivia/aat, Argentina

 


 

Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]
Impressum © 2008 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, all rights reserved, Mail: Editor /Webmaster
Last Update: 19.08.2008