Nachrichten - News - Noticias
 published: 2008-05-16

Llenad las tinajas... pues de la nada no se saca nada

Como transportar el espíritu, no solamente la cerámica: Schoenstatt en Austria y la misión de la tinaja

 
Füllt die Krüge! Vom Heiligtum in Wien aus kam die Krug-Strömung in vielen Länder und Familien

¡Llenad als tinajas! – Desde el Santuario de Vienna, Austria, la „corriente de las tinajas“ llegó a muchos países, y a muchas famílias

“Fill the jars” – From the Shrine in Viena , Austria , the idea of the jars came to many shrines and famlies

Füllt die Krüge! Vom Heiligtum in Wien aus kam die Krug-Strömung in vielen Länder und Familien

 

Krug im Heiligtum von Wien

Tinaja del Santuario de Vienna

The jar in the Shrine in Vienna

Krug im Heiligtum von Wien

Fotos: Mitter © 2008

 
Die große Krugprozession in Belmonte am 8. September 2004  

La gran procesión de las tinajas en Belmonte, 8 de septiembre de 2004

The great jar procession in Belmonte, September 8, 2004

Die große Krugprozession in Belmonte am 8. September 2004

Foto: POS Fischer © 2008

 
   

AUSTRIA, Eva y Erich Berger / mkf. Los psicólogos dicen "soltar". El Padre Kentenich habla del Capital de Gracias. La tinaja es la relación que hay entre ambos. Y esto vale hoy en innumerables Santuarios de Schoenstatt. La tinaja original llegó de Austria y casi tiene exactamente la edad del hasta ahora primer y único Santuario de Schoenstatt: 25 años.

"De la nada no sale nada". Dios quiere al menos alguna pequeña colaboración de los hombres para hacer algo grande, tal como en las bodas de Caná. El vino no salió "de la nada", sino del agua que los servidores acercaron afanosamente. María le dijo a Jesús: "no tienen más vino". Y ella nos dijo: "Hagan lo que él les diga". Jesús nos dice: "llenen las tinajas con agua". Y de allí salió el mejor vino. Este es el misterio. Necesitamos a María para que el agua de nuestra vida se pueda transformar en vino. Ella necesita nuestra colaboración para poder actuar.

Así se lo puede leer en la nueva revista: "Con fuerza en medio de la vida. Llenad las tinajas, ¡ella obrará!" editada por el Movimiento de Schoenstatt en Austria con ocasión de la "Fiesta de la tinaja", el próximo 18 de mayo.

La gran procesión de tinajas en Roma

Mientras se redacta este artículo – el jueves 15 de mayo – llega un mensaje por correo electrónico: Graciela Piva, de Córdoba, Argentina, pide por "un enorme favor, en estas horas de angustia y necesidad en nuestra familia. Hoy le han diagnosticado a mi hermano un tumor cerebral. Por favor, escriba su nombre en una esquela y póngala en la tinaja del Santuario Original..."

Desde hace veinticinco años, muchas personas depositan en la tinaja del Santuario sus preocupaciones y temores, alegrías, renuncias y esfuerzos. Con ello muestran su convicción: "Debe ser así. Lo aguanto. Con esto voy a cambiar algo". Detrás de esto está la fe en que Dios puede transformar los aportes humanos en gracias especiales. Estas gracias las pueden recibir todas las personas vinculadas con la tinaja. Se ha creado una red de solidaridad. No estamos solos, podemos contar con los demás y "con fuerza en medio de la vida" encarar positivamente la propia situación.

La tinaja entró fuertemente en la conciencia de la Familia de Schoenstatt internacional en el año 2004. "Llenad la tinaja", llenad la tinaja con amor a la Iglesia: Con este lema la Familia de Schoenstatt internacional fue convocada a encauzar las corrientes de gracia de sus Santuarios hacia el nuevo Santuario en Roma, "el Santuario de todos nosotros". Y el símbolo fue la tinaja. Los que llevaron una tinaja desde su Santuario, podían participar en la gran procesión al Santuario con la imagen de la Mater, con cardenales y obispos... La variedad de tinajas y de muestras de amor que ellas expresaban, es algo imposible de olvidar. Y fue algo más que una hermosa procesión, mucho más... "Así me imagino el 18 de octubre de 2014", dijo hace unos días una joven que recuerda exactamente como fue cuando ella entregó la tinaja delante del Santuario. "Aquí está presente mi Santuario. Poco antes había puesto en la tinaja la pérdida de mi trabajo".

¿A quién le maravilla que después de esta vivencia las parroquias en Italia donde existe el Movimiento de Schoenstatt se puedan identificar por de la presencia de una tinaja en el templo parroquial?

Todo esto comenzó con la tinaja del Santuario de Viena, en la primera peregrinación de Pentecostés, el 23 de mayo de 1983.

¿Cómo se transporta el espíritu?

Sucedió el verano pasado: hubo una gran fiesta en Kahlenberg para celebrar los 25 años del Santuario. Una fiesta magnífica con muchos invitados del Movimiento de Schoenstatt, de otros Movimientos y de gente en general. "Con fuerza en medio de la vida" estaba el presidente de la Presidencia general de Schoenstatt, con muy buen humor, con ojos benevolentes y críticos... La mirada crítica la dirigió a la tinaja. La mirada benevolente también cayó sobre la tinaja y se alegró porque ella partió de Kahlenberg. La mirada crítica se refirió a la necesitad de hacer algo: "¿No podrían transportar el espíritu de la tinaja a todo el mundo?"

El Movimiento de Schoenstatt en Austria pasó por momentos muy difíciles. Los nuevos jefes del Movimiento, el matrimonio Berger, formularon el lema: "Transportemos el espíritu, no solamente la cerámica". ¿Cómo se transporta el espíritu?. La pregunta quema. Ellos lo solucionaron a su manera y organizaron una fiesta, la fiesta de la tinaja, que se hará el 18 de mayo de este año en todas las diócesis para agradecer por los 25 años de la tinaja.

Y para resolver el problema mencionado más arriba, un grupo elabora un folleto que tendrá una tirada de 3000 ejemplares. El folleto explica lo que es la tinaja y motiva a usarla. Es un aporte para cumplir con la tarea (solicitada), de llevar a todo el mundo la misión de la tinaja. Será traducido a varios idiomas.

"Cuántas veces en la historia del mundo, lo pequeño e insignificante fue el origen de lo grande y de lo más grande"

El 23 de mayo de 1983 se hizo la primera peregrinación de Pentecostés hacia el Santuario de Schoenstatt en Kahlenberg, que había sido inaugurado el mes de octubre del año anterior. Participaron unos 500 peregrinos, y los celebrantes fueron el P. Beller, el P. Krammer, Mons. Zimmerl (de St. Pölten). Fue la hora del nacimiento de la tinaja, que en ese momento era un jarrón con un papel azul, pegado con cinta adhesiva, que lucía esta frase manuscrita con una hermosa caligrafía: "No tienen más vino". Y como llovía continuamente – ese domingo de Pentecostés cayeron sobre Viena grandes tormentas – la escritura se borró... Sí, tal "como sucedió tantas veces en la historia del mundo, lo pequeño e insignificante fue el origen de lo grande y de lo más grande". (Acta de fundación, 18-10-1914)

Nueve meses más tarde, en la jornada comunitaria de la Familia de Schoenstatt en Strebersdorf , se repartieron pequeñas tinajas. El tema de la jornada era: "Nuestro Santuario, fuente y tarea de vida". En la crónica se puede leer: "... En el curso de la conferencia entendieron mejor lo que significa: ‘no tienen más vino’. Esto encierra un doble significado: la Mater nos dice en el Santuario ‘no tienen más vino’... Ella nos lo dice pues nos necesita para ayudar a los demás... Y viceversa, también con frecuencia sucede que le decimos a la Mater: no tenemos más vino. Te necesitamos, no sabemos cómo continuar, por favor, ayúdanos. (...) Después el asunto de la tinaja resultó muy sencillo, fue muy grande la afluencia de gente en el reparto que se hizo después de la Sta. Misa..."

La idea de la tinaja partió de Viena y llegó a Hungría, la República Checa, Lituania, y Alemania. El P. Heinrich Walter escribió en el saludo para la fiesta de la tinaja: "Sé que los austriacos son buenos, también sé que pueden andar por la vida. Que son creativamente independientes; esto ya se ha divulgado casi por todo el mundo: la tinaja y la Academia para la familia, de Viena, también caminan por sí mismas. Lo nuevo es que ellas ahora han pasado el Danubio y emprenden la conquista del mundo. Los felicito por la fiesta de la tinaja y por la iniciativa de llamar la atención sobre este proceso de vida con la edición de un folleto en varios idiomas. (...)

Hace tres años notamos que nuestro Santuario del Monte Sión, en Schoenstatt, no tenía ninguna tinaja. Algunos co-hermanos se reunieron para iniciar una corriente. Entonces la intención era que "para que viva Sión". Lo escribimos en la parte de atrás de la tinaja. Entretanto, la tinaja no tiene vigencia solamente entre nosotros, en la comunidad: continuamente se ve que los visitantes, incluso excursionistas, escriben una esquela y la depositan allí. Fue una hermosa experiencia cuando nosotros, durante unas semanas, cada noche en la bendición comunitaria al mundo y a la Iglesia, tuvimos un tiempo de calma para que cada uno pudiera poner algo en la tinaja. Es algo que hace muy bien: escribir algo del día transcurrido y dejarlo allí a la noche. Y fue una buena tarea para nosotros, los Padres, que cuidáramos este hecho que impulsamos dentro de la Familia de Schoenstatt en muchos lugares.

El 18 de mayo estaremos aquí especialmente vinculados con todos ustedes, que se pueden considerar los pioneros de la tinaja. Tenemos hondamente arraigada en nuestros corazones la certeza: Ella obra".

¿Tiene un jefe que los ha hecho estallar?

Actualmente las tinajas no están solamente en los Santuarios, sino también en muchos Santuarios del Hogar. Y María obra.

Bohumila Sladká, del Instituto de las Familias en la República Checa, escribe: nuestro pequeño hijo de siete años quiso había hecho algo mal. No tuvo mala voluntad, y por esto tanto más le hizo daño. Lloraba y se notaba que ya no sabía qué hacer con su sentimiento de culpa.

Lo llevé conmigo a nuestro Santuario del Hogar y allí le confiamos a la Mater este problema concreto. Pero el niño seguía triste, se notaba que esto era muy difícil para él.

En ese momento se me ocurrió algo que también a mí me ayudó: formular por escrito lo sucedido y depositar la esquela en la tinaja.

Me conmoví cuando leí las sinceras líneas con el pedido de perdón... La esquelita cayó en la tinaja y el niño comenzó de nuevo a sonreír...

Una familia húngara escribe: Esto sucedió en los primeros años. Habíamos puesto en la tinaja muchos pedidos importantes. Pasó rápidamente el tiempo y casi lo habíamos olvidado, cuando una vez quisimos releer todo lo que le habíamos pedido a la Mater. Volcamos el contenido de la tinaja sobre la mesa y leímos de nuevo aquella esquela. Nos sorprendió constatar que la Mater ya había cumplido todos nuestros pedidos. Entonces se lo agradecimos a posteriori. Es bueno revisar el contenido de la tinaja para promover la gratitud y la confianza, porque puede suceder que se olvide todo.

¿Qué se dice al final del folleto?

"¿Tiene un jefe que lo ha hecho estallar?"

"¿Tiene un amigo al que momentáneamente lo abruma una gran preocupación?"

"¿Tiene un sueño que persigue desde hace mucho tiempo?"

Llenen las tinajas. Ella obrará.

  • El texto fue parcialmente tomado del nuevo folleto: "Con fuerza en medio de la vida. Llenad las tinajas, ¡ella obrará!".

Traducción: aat, Argentina

 


 

Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]
Impressum © 2008 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, all rights reserved, Mail: Editor /Webmaster
Last Update: 16.05.2008