Nachrichten - News - Noticias
 published: 2008-02-19

Una caravana de triunfo

La Auxiliar internacional de la Campaña del Rosario, en peregrinación hacia el primer Santuario de Schoenstatt en Burundi

 
17. Februar: Pilgerweg der internationalen Auxiliar nach Mutumba

17 de febrero: Peregrinación de la Auxiliar internacional a Mutumba

February 17: pilgrimage of the International Auxiliary to Mutumba

17. Februar: Pilgerweg der internationalen Auxiliar nach Mutumba

 

Einzug der Auxiliar

Entrada de la Auxiliar

Entrance of the Auxiliary

Einzug der Auxiliar

 
Liturgischer Tanz  

Baile liturgico

Liturgic Dance

Liturgischer Tanz

 
Die Beiträge zum Gnadenkapital werden gebracht  

Quema del capital de gracias

Moment of the capital of grace

Die Beiträge zum Gnadenkapital werden gebracht

 
Für den Frieden...  

Por la paz...

For peace...

Für den Frieden...

 
So reist sie durchs Land

El “carro de triunfo” de la Reina

The Queen’s mobile throne

So reist sie durchs Land

 
Lobpreis  

Alabanza

Praise

Lobpreis

Fotos: P. Deogratias Marakuhiro © 2008

Álbum de fotos – photo album – Fotoalbum

 

 

 

BURUNDI, P. Deogratias Marakuhiro. Este domingo 17 de febrero ha sido un domingo especial para los fieles de la parroquia de Mutumba. Recibieron la visita de la Auxiliar internacional de la Campaña del Rosario de la Virgen Peregrina. Esta imagen llegó al país para acompañar a la familia de Schoenstatt en el proceso de coronación de la Santísima Virgen como Reina de la paz en Burundi. La peregrinación a Mutumba fue su primera salida, la primera de las muchas peregrinaciones que se harán en el país y países vecinos. Fue la gran apertura de la campaña de oración por la paz en Burundi y en los países de los Grandes Lagos.

Después del lanzamiento oficial de la misión de la Auxiliar en Burundi por parte del Nuncio Apostólico en el día de la Inmaculada (8 de diciembre de 2007) comenzó la preparación concreta de las diferentes campañas o misiones de evangelización. Fue creado un equipo para prepararlas. Mutumba fue elegido como primer lugar de peregrinación, como fuente de Schoenstatt en Burundi, donde nació todo. Quisieron llevar la Auxiliar a la fuente de gracias del Santuario de la confianza para comenzar la misión llenos de confianza y de esperanza.

Nadie quiso perderse el encuentro con la Virgen

El día anhelado finalmente llegó el domingo 17 de febrero de 2008, precisamente un día antes de la celebración de la renovación de la Alianza de Amor. ¡Qué coincidencia - o mejor dicho – qué providencia! Lo que impacta también es la cantidad de personas que respondieron a la invitación. Con sólo contar los coasters (colectivos) con 30 personas cada uno, ya que fue imposible contar los autos. Fue la primera vez que una cantidad tan grande de personas de Bujumbura participó de una peregrinación a Mutumba.

Otra cosa impresionante fue la atmósfera de oración; un grupo de jóvenes hizo una noche de adoración para rezar por la peregrinación, para que trajera muchos frutos. ¡Fue impresionante también la decoración de la imagen Auxiliar, que iba sobre un trono adornado con rosas amarillas y envuelta en telas muy finas que la hacían lucir aún más elegante!

Después de la bendición en torno de la imagen, todos comenzaron a peregrinar solemnemente rumbo a Mutumba. Una larga fila de autos y micros, guiada por el camión que llevaba a la Virgen, formó una caravana que impresionó a todos que la veían. Desde cada auto o mirco, se escuchaban canciones marianas. ¡Puede decirse que fue una caravana de triunfo!

En la ruta rumbo a Mutumba, se pudieron ver muchísimas personas con el pañuelo de Schoenstatt, que se dirigían rumbo a la parroquia. ¡Nadie quiso perderse el encuentro con la Virgen!

Los habitantes de Mutumba los recibieron con cánticos de alegría, pero aún les esperaba una bienvenida más calurosa. Todo el mundo se apretujó en torno del camión que llevaba a la Auxiliar. Cantos de alegría y de alabanza se elevaron al cielo. Reinó un clima de enorme felicidad.

Semilleros de paz y reconciliación

La Misa comenzó con una oración de alabanza a cargo de los peregrinos que llegaron de Bujumbura. Se pudo notar que la gente de Mutumba fue muy bien preparada a la celebración. Bien preparados para recibir a la Reina, para recibir su mensaje. Todos alababan a Dios porque la Reina había llegado para darles un mensaje de paz: La Reina de la paz quiere que todos nosotros colaboremos con ella para construir el reino de su Hijo, que es un reino de paz, de alegría y de amor. El mensaje de la prédica se centró justamente en torno a esta invitación: dejarla a María entrar a las casas de las familias para que ella pueda trasformarlas; ofrecerle su presencia a nuestras familias como una corona para que estas sean semilleros de paz. María quiere ser la Reina de la paz en cada familia, ella quiere sembrar la paz en cada familia que la abre la puerta. No es posible tener paz en el país si no se cultiva en las familias. Familias transformadas y sanadas por la presencia de María, familias que sean semilleros de paz y de reconciliación: es todo lo que hace falta para que Burundi destierre el odio y entierre el hacha de guerra. Es todo lo que hace falta para que Burundi reconquiste la paz.

Transformar a las familias por la presencia de María, rezar por la paz en las familias ofreciéndole a Maria a cada familia son nuestras herramientas en la campaña de oración por la paz.

Cada familia debe rezar junta, cada día, una decena del rosario. Una familia que reza unida permanece unida, y puede, apoyada por María, ganar cada lucha. Queremos ofrecerle esta decena del rosario como contribución al capital de gracias, como el agua que hizo falta para que Jesús pudiera obrar en Caná el milagro que llenó de alegría a toda la familia. Jesús le ofrece la paz y la reconciliación a cada familia, Jesús bendecirá a cada familia y a todo Burundi.

Paz y reconciliación en las familias y en todo el país

La Misa culminó con una bella liturgia de procesión hacia el Santuario de la confianza. Miles de personas se dirigieron al pequeño Santuario para renovar una vez más la Alianza de Amor. Toda la explanada del Santuario estaba llena de peregrinos. Celebraron con un día de anticipación el 18, día de alianza, y esta peregrinación fue una buena ocasión para hacerlo juntos.

Podía verse la alegría en los rostros de todos ; fue una celebración como nunca antes en Mutumba, y todos alabaron al Señor por este gran regalo.

La celebración finalizó con una bendición solemne, que al mismo tiempo fue un envío a la misión en las familias. Cada familia fue invitada nuevamente a rezar cada día las 10 Avemarías por la paz y la reconciliación en las familias y en todo el país.

En un ambiente de alegría y de fiesta los peregrinos de Bujumbura se despidieron de la gente de Mutumba. Fue realmente un día de gracias, de fiesta, de alegría, y todos estaban llenos de agradecimiento al Señor. En el camino de retorno, hicieron una parada en Kabezi para bendecir el terreno donde se construirá el Centro Reina de la Paz, de la fundación María Arafasha (María Ayuda).

Momento de gratitud

No se puede terminar este relato sin dar las gracias a todas las personas que han participado de esta peregrinación, y especialmente al equipo que se brindó de cuerpo y alma para prepararla. Se agradece también a todas las personas que rezaron y siguen rezando. Un recuerdo agradecido para toda la gente que desde Argentina, Paraguay, Chile, Brasil, Alemania, Schoenstatt, Suiza, Austria y otros países de Europa han acrecentado sus oraciones para que Burundi sea, por intercesión de María, un país de paz, un país donde se pueda vivir bien.

La próxima peregrinación con la Auxiliar tendrá lugar el 2 de marzo, al interior del país, a Muramvya, antigua sede del reino.

Que la Virgen María se manifieste siempre como la triunfadora en las batallas, y construya un reino de paz en Burundi.

Traducción: mkf/mca, Argentina

 

 

Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]
Impressum © 2008 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, all rights reserved, Mail: Editor /Webmaster
Last Update: 19.02.2008