Nachrichten - News - Noticias
 published: 2007-11-02

Don Joao siempre presente en nuestro caminar

Peregrinación a Santa María, Brasil

 

Pilger aus der Diözese Condordia, Argentinien, am Heiligtum in Santa Maria, Brasilien

Peregrinos de la diocesis de Concordia, Argentina, en Santa Maria, Brasil

Pilgrims from the diocese of Concordia, Argentina, at the Shrine in Santa Maria, Brazil

Pilger aus der Diözese Condordia, Argentinien, am Heiligtum in Santa Maria, Brasilien

 

Teilnehmer mit Pater Argemiro

Participantes con  el Padre Argemiro

Participants with Fr. Argemiro

Teilnehmer mit Pater Argemiro

 
Teilnehmer mit Schwester Rosequiel  

Participantes con la Hna. Rosequiel

Participants with Sister Rosequiel

Teilnehmer mit Schwester Rosequiel

 
Der Enkel von Joao Pozzobon  

El nieto de Don Joao...

The grandson of John Pozzobon

Der Enkel von Joao Pozzobon

Fotos: Maria Emilia Campo de Alonso © 2007

 
   
ARGENTINA, Maria Emilia Campo de Alonso. Como estaba previsto desde hace algún tiempo, el 12, 13 y 14 de octubre un grupo de fieles de la diócesis de Concordia, conformado por gente de Chajari, Federación, San Salvador, Federal, Concordia y Villa Elisa fueron en peregrinación al Santuario Tabor de Santa María, Brasil, allí donde está la tierra santa que pisó Don Joao Pozzobon, iniciador de la Campaña del Rosario, y el fundador de Schoenstatt, Padre Kentenich. Fueron 2 días de oración intensa, casi un retiro espiritual.

La Hermana Rosequiel los recibió, con el cariño al que ella nos tiene acostumbrados, en la Casa de Retiro, después de haber vivido las penurias de la lluvia torrencial que se desató poco antes de partir, nuestro paso por la aduana Paso de los Libres-Uruguayana (4 horas y 1/2). Contentos y felices al llegar vimos a nuestra izquierda una imagen peregrina enorme y a nuestra derecha el "Santuario Tabor"; era como que esa imagen nos estaba mostrando el camino hacia el Santuario. Allí nos alojamos y luego fuimos a cenar y más tarde a Misa, presidida por el Padre Hugo, sacerdote que nos acompañó, y por último fuimos a visitar la habitación del Padre Kentenich. Cuando entramos en esa habitación fue como si la paz que irradiaba el Padre Fundador penetrara en nuestro corazón, y así, llenos de paz y con una enorme alegría, fuimos a descansar.

Encuentro con la familia de Don Joao

Al día siguiente nos despertaron con una música suave, que se asemejaba a un coro de ángeles que había bajado del cielo únicamente para despertarnos. ˇY comenzó la tarea del día!.... Luego de las oraciones de la mañana y del desayuno preparado con mucho amor por las Hermanitas, participamos de una charla preparada por el P. Argemiro, postulador de la causa de canonización de Don Joao Pozzobon.

Por la tarde partimos hacia la casa recién restaurada de Don Joao, estuvimos con sus hijas e hijo, Humberto, su nieto, que descubrimos también se llama Joao Luiz Pozzobon, y por si esto fuera poco, cumple los años el mismo día que su abuelo, Don Joao, el 12 de diciembre. Cuando nos despedimos e íbamos a subir al micro ocurrió algo hermoso: Humberto cargó la auxiliar al hombro tal cual lo hacía su padre, con lo que nos hizo recordar que Don Joao no murió espiritualmente, sino que está siempre presente en nuestro peregrinar.

De allí fuimos al cementerio donde están sepultadas en la misma tumba las dos esposas, Teresa y Victoria, junto a Don Joao. Este fue un momento muy conmovedor para todos los peregrinos.

En el pueblo natal de Don Joao

Nuevamente emprendimos viaje esta vez hacia un oratorio de la Mater en Faxinal do Soturno, muy bonito por cierto. Más tarde fuimos a la casa natal de Don Joao, donde nos esperada la hermana menor de Don Joao, Sofía, y demás gente. Por último fuimos a Ribeirao, donde celebramos la eucaristía, hicimos la renovación de las promesas bautismales y los cinco matrimonios peregrinos hicieron su confirmación matrimonial. Después de la Santa Misa, la gente del lugar nos agasajó con un rico asado regado con un poquito de vino, cerveza y gaseosas, y de postre una rica torta para homenajear a un cumpleañeros, peregrino de Concordia. A continuación hubo canciones brasileras y argentinas para despedirnos alegres, reconfortados de haber pasado un día maravilloso junto a gente sencilla y humilde que nos atendió con tanta amabilidad.

Último día de peregrinación

El domingo nuevamente nos levantamos con "el coro celestial de ángeles", oraciones, desayuno y dispuestos a hacer el Vía Crucis que nos lleva hasta la "Vila Nobre da Caridade" para luego allí participar de la Eucaristía concelebrada por el P. Argemiro y el P. Hugo. Terminamos la Misa y fuimos a visitar la "capelina azul", pequeña capillita construida por Don Joao que hoy se conserva intacta, hasta con las mismas cortinas que él le puso. Emprendimos el retorno rezando un rosario y cantando entre misterio y misterio. Llegamos a la casa de Retiro, almorzamos y luego, a manera de despedida, fuimos al santuario, donde algunos peregrinos asumieron la misión, y el Padre Hugo nos dio su bendición. Saludamos con mucho cariño a la Hermana Rosequiel, quien se ocupo de nosotros desde el mismo momento que llegamos hasta que nos fuimos, y emprendimos el regreso a casa reconfortados por las vivencias recibidas y proponiéndonos trabajar fuerte durante todo el año para que nuestra Madre nos dé la gracia de retornar a Santa María nuevamente.

 

 

 

Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]
Impressum © 2007 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, all rights reserved, Mail: Editor /Webmaster
Last Update: 02.11.2007