Nachrichten - News - Noticias
 published: 2007-09-11

Aquello que permanecía oculto se transforma en un mensaje

Presentación de los proyectos para transformar la casa natal del P. José Kentenich en un lugar de encuentro con él

 

Expo en Gymnich:  la diputada Rita Klöpper, examina de cerca la maqueta hecho por Klaus Mikus. Representantes de la vida publica estan presentes.

Expo in Gymnich. Rita Klöpper, member of parliament, accompanied by representatives of public life, studies the model made by Klaus Mikus

Ausstellung von Diplamarbeiten in Gymnich: Rita Klöpper MdL betrachtet zusammen mit Vertretern des öffentlichen Lebens das von Klaus Mikus geschaffene Modell

 

La maqueta premiada

The best model

Das Modell von Klaus Mikus

 
 

P. Heinrich Walter, Superior General de los Padres de Schoenstatt

Fr. Heinrich Walter, Superior General of the Schoenstatt Fathers

P. Heinrich Walter, Generaloberer der Schönstattpatres

 

Prof. Dr. Norbert Schöndeling, Universidad de Colonia

Prof. Dr. Norbert Schöndeling, University of Cologne

Professor Dr. Norbert Schöndeling. Direktor des Instituts für Baugeschichte und Denkmalpflege der Fakultät für Architektur an der Fachhochschule Köln

 
 

Klaus Mikus presenta su visión

Klaus Mikus presenting his vision

Klaus Mikus stellt seine Vision vor

 

Annegret Winter mit Pater Bodo Erhard

Annegret Winter with Fr. Bodo Erhard

Annegret Winter, Stellvertretende Vorsitzende des Denkmalvereins, mit Pater Bodo Erhard

Fotos: POS Fischer © 2007

 
   

ALEMANIA, mkf. Seis estudiantes de la facultad de arquitectura de la Universidad Politécnica de Colonia se propusieron un proyecto audaz en el marco de su trabajo de titulación bajo el acompañamiento de su profesor, el Dr. Norbert Schöndeling: el de transformar la casa natal del P. José Kentenich y sus alrededores de tal manera que puedan llenar las expectativas funcionales y espirituales de acuerdo al significado que encierra este lugar para el movimiento de Schoenstatt, para Gymnich y quizás más allá.

Realmente este proyecto va mucho más allá que un "transformar una casa natal, una pocilga y una letrina en un memorial digno" – como se leía hace exactamente un año en un diario local de Colonia (Kölner Stadt-Anzeiger). Aunque el día planeado para la presentación de los proyectos ante los representantes políticos, eclesiásticos y de la sociedad de la localidad Erftstadt-Gymnich había sido originalmente el 9 de Septiembre, en realidad se llevó a cabo el día anterior, en la fiesta del nacimiento de María, inaugurando así la exposición de los proyectos dentro de la misma casa natal del P. Kentenich. Por cierto, de los proyectos presentados, el que mejor se ha perfilado y creó una relación sorpresiva con la festividad mariana de ese día fue el de Klaus Mikus: en el centro de su proyecto se encuentra una figura de María. "El significado de este lugar del nacimiento del P. Kentenich es muy grande -dijo él- y habría muchas cosas posibles que mostrar, pero faltaría un gesto, un signo mayor que enmarcara todo. Este ha de ser la figura de María. La estatua de María no ha de ser solo un elemento decorativo sino que ha de estar en un total contexto con la estatua del P. Kentenich en Schoenstatt". "El P. Kentenich es la figura central de la obra de Schoenstatt" – continúa el joven arquitecto – "pero la figura central de su vida es María. Ella es quien aparece de manera central en toda su vida, desde su nacimiento, a través de su infancia, convirtiéndose en su ideal e inspiración; fue la gran mujer que siempre estuvo a su lado…"

La casa natal – una pequeña joya

Por invitación y bajo el cuidado y conducción de la asociación en favor del proyecto "casa natal P. Kentenich" se reunieron aquella tarde fresca y sin lluvia de sábado personalidades de la vida pública y del movimiento de Schoenstatt en el jardín de la casa misma para recorrer la exhibición preparada de los tres proyectos de tesis: Rita Klöpper (miembro del parlamento local), el Sr. Albert Granrath, representante del alcalde de Erftstadt, Kurt Kukla (representante del partido SPD), Irene Fritz (FDP), presidenta suplente de la sociedad de monumentos, Annegret Winter, el párroco Pikos y diversos representantes de la prensa.

"Esta casa es para Schoenstatt y para Gymnich una pequeña joya. Muchas escuelas, proyectos de labor social, organizaciones e instituciones de carácter formativo en todo el mundo llevan el nombre "Kentenich" – explicó el P. Heinrich Walter, Superior general de los padres de Schoenstatt – y esto es debido a este ciudadano distinguido de Gymnich que nació el 16 de Noviembre de 1885 en esta casa, de la cual no queda mucho de su estructura original, salvo el piso del ático y algunos muros".

La casa natal en Gymnich ha sido para Schoenstatt por muchos años "piedra de tropiezo y roca de escándalo". El mismo P. Kentenich no habló mucho sobre su procedencia y Schoenstatt mantuvo este tema por mucho tiempo oculto en el silencio – que él creció sin padre, que venía de condiciones sumamente sencillas. Sin embargo, esto que por mucho tiempo se acalló se ha venido reconociendo más y más como un mensaje de gran significado para nuestro tiempo en que muchos viven sin un terruño, sin vínculos personales y con un sentimiento de orfandad por la falta de padres auténticos.

No se trata entonces solamente de hacer de este lugar algo funcional, con las instalaciones necesarias – guardarropa, WC, sala de conferencias, etc.- sino que se pueda irradiar con fuerza y claridad el misterio de la vida del P. Kentenich para muchas personas.

La autenticidad del lugar

¿Qué hace que esta casa que ha sido modificada en varias ocasiones en el encanto de los años sesenta sea ahora un monumento?- preguntó el Prof. Dr. Norbert Schöndeling, Director del Instituto de historia de la construcción y cuidado de monumentos de la facultad de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Colonia. "Por supuesto hay un aspecto más que hay que considerar de un edificio y que no se percibe a primera vista: la dimensión de la persona que lo ha habitado, esta dimensión es capaz de dar a un edificio banal un toque de nobleza suficiente para considerarlo un verdadero monumento aunque su calidad arquitectónica no lo merezca. Ahora, habría que plantearse naturalmente la pregunta, por ejemplo viendo el "hermoso museo que existe en Schoenstatt", si no sería suficiente con fotografiar en detalle esta casa y sus alrededores, presentarla hermosamente de manera virtual en el museo y mandar derribar todo esto de aquí. "No, necesitamos del espíritu que aquí se respira, necesitamos lo auténtico de este lugar. Esta es, en realidad, la función que tiene el Instituto de protección y cuidado de monumentos." Aunque actualmente ya no queda nada del mobiliario y aunque queden ahí muy pocos elementos del tiempo del nacimiento del P. Kentenich, necesitamos de este lugar para entender a José Kentenich. La pregunta ahora es: ¿Cómo hacer brotar la chispa? No solo es necesaria una infraestructura básica, también hay que adaptarla de tal manera que pueda aprovecharse todo el potencial del lugar para un encuentro con la persona del P. Kentenich. ¡Qué fascinante desafío el de estos jóvenes arquitectos, de plasmar una visión del lugar en este sentido sin dejarse limitar por los costos que pudiera significar! La tarea consiste, según el Prof. Schändeling, en sacar el mejor partido posible de aquello que pueda parecer lo más insignificante, en este caso lo más importante es sin duda la casa al frente del terreno. "Cuando uno descubre en el gran museo en Schoenstatt -que el profesor visitó previamente con los jóvenes candidatos- cómo un simple bolígrafo, que el P. Kentenich utilizó en alguna ocasión, es presentado como un tesoro tras una cubierta transparente, cuánto mayor valor tendrá entonces esta casa en la que vio la luz por primera vez una personalidad de tal envergadura." Todos los planes han de estar por eso enfocados a la casa natal, a resaltar su significado histórico y su encanto.

Los espacios deben de ser adaptados de tal manera que sean capaces de recibir grupos numerosos de personas que llegarán en autobuses, que tengan dónde colocar sus abrigos, donde puedan sentarse y tener una experiencia primera del lugar; por lo que adicionalmente es necesario desarrollar un concepto museo-pedagógico, en el amplio sentido de la palabra, con el fin de mostrar la riqueza de este lugar natal del padre. Uno de los requisitos que se establecieron desde el principio para los proyectos fue que la casa natal y los edificios históricos aledaños fueran conservados e integrados en la planeación.

En la presentación de los proyectos se dieron discusiones muy ricas y entusiastas por los conceptos que cada uno traía. Klaus Mikos se basaba en construcción subterránea, en el acento de ejes visuales y en la estatua de María, los otros dos candidatos Willms y Moss, presentaban por un lado la idea de un pasillo con ventanales que conducía a la casa y por el otro, un paso elevado a manera de puente que conservaba el jardín y deslindaba con el muro anti-incendio de la casa vecina, así como la creación de espacios en sótano.

¿Conservar o transformar...?

El P. Bodo Erhard, quien se ha ocupado intensamente en conocer la historia de la casa natal, señaló la importancia que el jardín de la casa ha ido ganando para muchos visitantes. Una y otra vez se había ya discutido sobre la posibilidad de devolver a la casa su forma original, pero la estática total del edificio ha sido modificada ya tanto a lo largo de los años que esto parece ser una tarea casi imposible. El cuarto que realmente es más valioso de toda la casa está en el piso superior, si bien este ya está completamente cambiado de su forma original, pero para muchas personas es este cuarto, después de subir con dificultad por la estrecha escalera, un lugar propicio para un encuentro muy personal con el fundador…

Petra Stegemann, miembro de la asociación en favor del proyecto "casa natal P. Kentenich" señaló la necesidad, ya desde ahora, de una visión fundamental para que las reparaciones necesarias que se hagan a la casa se adapten lo más posible al concepto general del lugar. Y, mientras en una de las mesas se sostenía una acalorada discusión entre "conservar" y "transformar", en otra de las mesas estudiaba detalladamente una pariente lejana del P. Kentenich los trazos de un árbol genealógico que encontró en las páginas finales del libro "Los años ocultos" donde se narra la infancia del P. Kentenich. "Ahora descubro lentamente cómo estoy emparentado con él…"

¿Se habría imaginado alguna vez José Kentenich que los habitantes de su pueblo pudieran llegar a participar comprometidamente en conservar su casa natal y abrirla para todo el mundo al descubrir a "su" padre Kentenich?

Este mes llegará la presentación de los proyectos a Schoenstatt. De acuerdo a lo planeado, podrán verse a partir del 17 de Septiembre en la casa de los Padres de Schoenstatt, la Vaterhaus, sobre el monte Sión.

Traducción: Carlos Infante, México

 


Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]

Last Update: 26.09.2007 Mail: Editor /Webmaster
© 2007 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, hbre, All rights reserved, Impressum