Nachrichten - News - Noticias
 published: 2007-09-21

Seguid a Cristo sin miedo...

Atibaia, Brasil, Mons. José María Pinheiro presidió la ceremonia de la vestición de nueve novicias de las Hermanas de María

 

2. September: Einkleidung von neun Novizinnen in Atibaia, Brasilien

2 de septiembre: Vestición en Atiabaia, Brasil

September 2: Reception in Atibaia, Brazil

2. September: Einkleidung von neun Novizinnen in Atibaia, Brasilien

 

Neun junge Frauen sagen Ja zu ihrer Berufung

Nueve mujeres jovenes dicen si a su vocación

Nine young women say yes to their vocation

Neun junge Frauen sagen Ja zu ihrer Berufung

 
Bischof Dom José Maria Pinheiro  

Dom José Maria Pinheiro

Bishop Dom José Maria Pinheiro

Bischof Dom José Maria Pinheiro

 
Eine der “neuen Schwestern” im Kreis ihrer Freunde  

Una de las „nuevas hermanas“ con sus amigos

One of the “new sisters” with her friends

Eine der “neuen Schwestern” im Kreis ihrer Freunde

 
Schwester Camila mit ihrer Gruppe aus der Mädchenjugend  

Hna Camila con su grupo de la Juventud Femenina

Sister Camila with her group of the Girls’ Youth

Schwester Camila mit ihrer Gruppe aus der Mädchenjugend

 
Festlicher Einzug

Procesión solemne

Solemn procession

Festlicher Einzug

Fotos: Ir. M. Nilza © 2007

Álbum de fotos – photo album – Fotoalbum

 
   

BRASIL, Hna. Adriana María Barbosa. "No basta el aquí y el ahora... nuestra vida está en nuestras manos y depende, de algún modo, de nuestra decisión... Jesús es el único capaz de darnos una respuesta" Nueve jóvenes respondieron a este desafío del Santo Padre, el Papa Benedicto XVI en su visita al Brasil.

La alegría de la respuesta está en el semblante de estas novicias del Instituto de las Hermanas de María de Schoenstatt en Atibaia (San Pablo). Irradian pureza y felicidad, confirmando a los jóvenes que "la felicidad que buscamos, la felicidad que tenemos derecho de saborear, tiene un nombre, un rostro: el de Jesús de Nazaret, oculto en la Eucaristía... Alguien que no engaña y que no puede engañar, y que por eso es capaz de ofrecer una certidumbre tan firme, que permite vivir por ella y también morir por ella"

Un signo de la presencia de María

Primer día de septiembre. Un bello día soleado, en el que el repicar de las campanas se une al alegre canto de los pájaros que parecen saludar a las nueve jóvenes que se regalan a Dios para siempre. Trece sacerdotes, diáconos, seminaristas y monaguillos acompañan al obispo diocesano de Bragança Paulista, Mons. José María Pinheiro, acompañan el descenso solemne de las novicias rumbo al Santuario. La mayoría de los sacerdotes son los párrocos de las novicias, que participan con alegría en esta ceremonia.

Las banderas de los estados a los que pertenecen las novicias encabezan y solemnizan el cortejo. Al son festivo del "Aleluya jubilar" y del "Cantemos al Señor" las novicias entran en la Tienda bellamente adornada. El coral Belcanto embellece la solemnidad con sus hermosas canciones.

La liturgia estimula la gratitud y la alegría por la entrega generosa de las novicias. "Por su ingreso en la vida consagrada, ellas celebran un nuevo nacimiento: nacen para el mundo como signo de la presencia de María, como testimonio de la alegría que brota del Evangelio" (Juan Pablo II, 2-2-2000)

Comenzando con el rito de la vestición, la Hna. M. Ane Gonçalves, superiora provincial de las Hermanas de María, presenta a las nuevas Hermanas y después de la bendición de los vestidos, Mons. José María se los entrega a cada una con estas palabras: "Acepte el vestido de María como señal de su elección y misión". Luego ellas se retiran para revestirse con el vestido de María. Mientras tanto los participantes reviven el mensaje del Papa Benedicto XVI a los jóvenes en su visita al Brasil Grande es la emoción al oír nuevamente su voz.

Las nuevas Hermanas de María

Con el bello himno "Veni, Sponsa" (Ven, esposa de Cristo) son recibidas las nuevas Hermanas de María. Irradian felicidad, alegrando a sus padres, parientes y muchos jóvenes presentes. La ceremonia puede ser caracterizada tal como lo expresó Suely, de la Federación de madres de Schoenstatt: "Sentimos como si el cielo tocara la tierra en aquel momento. Los cantos nos elevaban por su armonía, las sonrisas de aquellos rostros angelicales mostraban la misma emoción de un día de casamiento, pero de un casamiento especial, único, con Jesús. El momento en el que retornaron vestidas de Hermanas de María fue muy emocionante. Ahora ellas pertenecen a la Familia de Schoenstatt".

Sí, como dice el Papa Benedicto XVI, "el amor es la gran fuerza que impulsó a tantas vidas a dejarlo todo para seguir a Cristo. Un todo que es nada, para abrazar al verdadero Todo que es Dios". Por eso el encuentro con Cristo en la procesión del ofertorio, las novicias representaron con símbolos su entrega y en la oración abrazaron a todo el mundo por medio de súplicas confiadas a Dios. Así, el momento de la Eucaristía fue el encuentro profundo con Jesús, el momento en el que en ellas, el mundo se consagra nuevamente.

La mayor felicidad del mundo

También ellos participaron de su "sí". Los padres estaban junto al Santuario desde el día anterior, y en una ceremonia especial también dieron su sí, consagrando a sus hijas a Jesús por medio de María. Uno de los padres expresó su alegría comentando que ahora tiene el "mejor yerno".

En el almuerzo, reinó una gran alegría en la reunión de las familias. A la tarde, las novicias recibieron el homenaje de sus padres y amigos, de la gente de sus parroquias y especialmente de la Juventud femenina de Schoenstatt que está presente para dar prestigio a las "azucenas" de sus grupos, que fueron trasplantadas al jardín del Instituto de las Hermanas de María.

Los padres de la Hna. Alexandra María explicaban lo que sentían: "La mayor felicidad del mundo es tener una hija tan especial, que nos dio tanta alegría cuando estaba con nosotros y ahora nos da la alegría de tenerla aquí. Hasta ahora era nuestra única hija, pero hoy ganamos otras 8 hijas. Nos consideramos padres de todas ellas".

Seguir a Cristo sin miedo

Cada novicia tiene su historia de luchas y conquistas hasta llegar a este día. La Hna. Camila, de San José de los Campos (San Pablo) tiene el apoyo de sus padres, pues ellos coordinaron por algunos años la Campaña de la Mater Peregrina infanto – juvenil. La Mater les retribuyó eligiendo a Camila para la consagración total. Los padres de la Hna. Carolina María afirmaron que recibieron un gran regalo: "no somos nosotros los que le hacemos un regalo a Dios, al contrario, es Dios quien nos lo da, y le agradecemos por este presente, divino y único. La vocación es una gracia, un don, que solamente Dios puede explicar". Y al hablar sobre la vocación, dice el padre: "la familia necesita que se la cultive para que de ella surjan vocaciones que tanto necesita la Iglesia y el mundo". La Hna. Carolina María les dice a los jóvenes, sus amigos. "Vale la pena seguir a Cristo sin miedo. La alegría que Él nos da, no la cambiamos por nada que el mundo nos pueda ofrecer. Diría aún más: que todo es una conquista, y esta conquista se hace junto con la Mater".

La Hna. Camila María descubrió su vocación por medio de su grupo de la Juventud femenina de Schoenstatt. Natalia Ferreira Ronieri, que fuera jefa de su grupo, afirma sobre la Hna. Camila: "Es un ejemplo de una gran entrega, que solamente se explica desde lo sobrenatural. Hoy, en el mundo en que vivimos, una cosa así es de hecho oír el llamado de Dios. Y seguir el llamado es como firmar una hoja en blanco. Lo que más nos admira es la decisión libre de Camila. Podemos decirlo porque ella pertenecía a nuestro grupo de la juventud femenina de Ibiporã, y sabemos como esta decisión es libre. La sonrisa de ella nos revela su felicidad, y esa felicidad solo la puede tener quien es libre".

La Iglesia los necesita

En estos días en que se recuerda el 60º aniversario de la primera visita del Padre Kentenich, el Fundador de Schoenstatt, al Brasil, esas jóvenes se donaron íntegramente a Cristo, a la Ora de Schoenstatt, al servicio de la Iglesia. Por su entrega ellas confirman las palabras del Papa a los jóvenes, aquí, en el Brasil.

"Ustedes son el presente joven de la Iglesia y de la humanidad. ¡Son su rostro joven! La Iglesia necesita de ustedes, como jóvenes, para manifestar al mundo el rostro de Jesucristo, que se forma en la comunidad cristiana".

Traducción: aat, Argentina

 


Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]

Last Update: 21.09.2007 Mail: Editor /Webmaster
© 2007 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, hbre, All rights reserved, Impressum