Nachrichten - News - Noticias
 published: 2007-06-22

Un regalo para la MTA en su día de coronación

Consagración de miembros de la Juventud Femenina de Bellavista en Santiago, Chile

 

Nuevas “militantes” de la Juventud Femenina, Bellavista, Chile

New members of the Schoenstatt Girls’ youth, Bellavista, Chile

Neue Mitglieder der Mädchenjugend in Bellavista, Chile

 

Radiantes de felicidad

Radiant with joy

Sie strahlen um die Wette

 

En el Santuario de Bellavista

In the Shrine of Bellavista

Im Heiligtum von Bellavista

 

Celebración

Celebration

Feier

 

“Esta es la bandera que he elegido…”

This is the banner that I have chosen

Das ist die Fahne, die ich auserkoren…

Fotos: Ma. Jesús Badilla © 2007

 

 

 

CHILE, Ma. Jesús Badilla. El 5 de junio de 1949 el Padre José Kentenich coronaba a la Madre Tres veces Admirable como Reina del Cenáculo en el Santuario de Bellavista, en Chile, y desde allí le encomendó el escrito que el 31 de mayo había ofrecido a la Iglesia. Y en el año 2007 ocurrió algo grande en este mismo Santuario: un grupo de seis jóvenes de la Juventud Femenina de Bellavista se entregaba a Dios, a la Mater y a su juventud consagrándose como militantes del Cáliz Vivo.

Fueron ocho meses de preparación que se veían concretados en este día, pero ellas quisieron partir un poco antes y el 25 de mayo este grupo quiso sellar su Poder en Blanco en una liturgia preparada especialmente por ellas, en la intimidad del Cenáculo y con la compañía del Padre y Fundador, quien fue un invitado especial durante estos meses de preparación.

Dios no quería esa fecha

La fecha original de la consagración de estas jóvenes era el día 31 de mayo, luego de la Sta. Misa que se celebra en el Santuario Cenáculo para conmemorar este gran día, pero Dios no quería esta fecha para recibir esta consagración y les pidió que la entregaran con gran dolor, pero estas niñas no sabían que él les regalaría la gracia y la dicha de poder consagrarse el día en el que el Padre y Fundador haba coronado a la Mater como Reina del Cenáculo y Reina de la misión del 31 de mayo en el mismo Santuario. Dios les pedía que fueran misioneras de lo que el Padre José les había pedido hacía tantos años y debían comenzar el día de coronación, el 5 de junio.

Las conquistas de este tiempo

Durante los meses de preparación para esta consagración fueron conquistando varias actitudes, para aspirar a la santificación diaria. Compararon su propia vida con la del Padre Kentenich en los distintos hitos de la historia de Schoenstatt y los dolores del Padre los hacían de ellas. En los últimos meses querían algo más grande y fueron conquistando el recibir el cuerpo de Cristo cada día en la Sta. Misa para poder estar más cerca de Él y así dejarse convencer cada vez más por su palabra.

Y llego el gran día

Y llegó el 5 de junio, día tan esperado por todas. El ambiente era realmente de cielo, dentro del Santuario estaba la familia de cada una de las futuras consagradas, el circulo de militantes (es decir, de miembros de la Liga Apostólica), la Hna. Mariela y la Hna. Camila. Afuera la juventud bordeaba el camino por donde entrarían las jóvenes. Con gran emoción entraron luego, detrás de la corona de la Reina de la Juventud de Bellavista y de la Bandera a la que minutos más tarde ellas jurarían fidelidad. Detrás de ellas el Padre Juan Ignacio Pacheco, asesor de la Juventud Femenina, que celebraría la Eucaristía.

"En presencia de Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo, de la Sima. Virgen y unidas al Padre y Fundador, Romina Moya, Maria Jesús Badilla, Francisca Leiva, Constanza Bastias, Daniela Lara y Karla Flores, quieren ponerse nuevamente a disposición de Maria como sus instrumentos, renovando con mayor profundidad la Alianza de Amor con Ella, como miembros militantes de la Juventud Femenina de Schoenstatt"

Así comenzó la presentación del Padre Juan Ignacio, lo que daba pie al inicio del rito de consagración. Ya la Mater sabia quienes eran sus hijas predilectas a las que Ella y Dios habían elegido. La jefa del circulo de militantes (de miembros de la Liga Apostólica) leyó un trozo del "Cántico al Terruño" para así dar paso a que las jóvenes leyeran su oración de consagración. Terminado esto, la Hna. Mariela y la Hna. Camila pasaron adelante para comenzar el rito del juramento a la bandera. Así las consagradas fueron una a una pasando adelante para jurar fidelidad a la bandera. Algunas, muy emocionadas decían "Esta es la bandera que he elegido, juro a ti Maria que no la abandonare jamás", recibían su anillo de militantes con lágrimas en los ojos y besaban la bandera.

Con mucha emoción, cuando ya habían recibido su símbolo de incorporación, el Padre Juan Ignacio las invitó a las seis que se acercaran al altar para que vivieran de más cerca el momento de la consagración del pan y del vino. Todos los que la acompañaban en este día notaron la emoción de cada una de las nuevas consagradas. Sacando fotos querían plasmar este hermoso momento donde cada una pudo recibir el cuerpo de Cristo y beber del mismo cáliz que ellas habían conquistado junto a toda la juventud de Bellavista para los 75 años de la juventud femenina, en 2006.

Terminada la eucaristía las jóvenes agradecieron a la Reina, a Dios, y a todos los que las acompañaron durante estos meses, especialmente a las asesoras, a la juventud, al círculo de militantes y a las familias de cada una por dejar que sus hijas se convirtieran en estas "locas de amor" por Dios que estaban dispuestas a entregar todo por su voluntad.

La celebración

En la casa nacional de la juventud femenina, terminada la Sta. Misa y el rito de consagración, se celebró por esta entrega. El círculo de militantes tenía todo preparado para que todos pudieran dejar de lado el frío del clima y disfrutar de este gran momento con las nuevas militantes.

 

 

Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]

Last Update: 28.06.2007 Mail: Editor /Webmaster
© 2007 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, hbre, All rights reserved, Impressum