Nachrichten - News - Noticias
 published: 2007-05-02

Caminando por Vallendar, mochila al hombro y rosario en mano

Más de seiscientos peregrinos de la diócesis de Fulda abrieron la temporada 2007 de peregrinaciones diocesanas a Schoenstatt. "¡Vallendar, allá vamos!"

 

Peregrinación de Fulda: la columna de gente marcha por la Hellenstasse hacia la plaza de la Municipalidad en Vallendar

Pilgrimage from Fulda: the procession moves through Hellenstrasse to the Place of the Town Hall in Vallendar

Wallfahrt aus Fulda: durch die Hellenstraße Richtung Rathausplatz in Vallendar

 

Pasando por las casas lindas de Vallendar

Walking past the beautiful houses of Vallendar

Vorbei geht es an den schönen Fachwerkhäusern in Vallendar

 

Prédica: P. Gerhard Stanke, Fulda

Sermon: Fr. Gerhard Stanke, Fulda

Predigt: Domvikar Dr. Gerhard Stanke, Fulda

 

Bodas de Caná: María le habla a Jesús

Cana: Mary speaks to Jesus

Hochzeit zu Kana: Maria spricht mit Jesus

 

Envío en el Santuario Original

Covenant of Love at the Original Shrine

Liebesbündnis und Aussendung am Urheiligtum

 

La vie en rose: Banda de vientos de los bomberos voluntarios de Dirlos

La Vie en Rose: Brass band of the Volunteer Fire Fighters of Dirlos

La Vie en Rose: Blaskapelle der Freiwilligen Feuerwehr Dirlos

Fotos: POS Fischer © 2007

Albúm de fotos – photo album – Fotoalbum

 
   

SCHOENSTATT, mkf. Domingo 29 de abril, 9 de la mañana. Vallendar despierta. Del Café Kreyes sale un tentador aroma a pan recién horneado. Dos deportistas bajan por la Hellenstrasse, detrás los siguen una madre con su hijo. "¡Mira, mamá!". Y la mamá mira, también los deportistas, y ven avanzar unas seiscientas personas que llevan banderas, mochilas, rosarios e imágenes de la Madre tres Veces Admirable de Schoenstatt. Escuchan también los sones de la banda de vientos de los bomberos voluntarios de Dirlos. Han partido a la mañana temprano de la ciudad de Fulda y del Rhön, niños de primera comunión, familias, jóvenes y también adultos para iniciar su peregrinación anual a Schoenstatt, que comienza como cada año a orillas del Rin y atraviesa Vallendar rumbo al Santuario original.

"¡Vallendar, allá vamos!" parecen decir los rostros de algunos peregrinos de Fulda al bajar del ómnibus y subir por la escalera del puente peatonal de la carretera B 42 para cruzar del otro lado. Flamean las banderas, un joven lleva orgulloso una imagen peregrina, la banda de vientos se cuadra en el estacionamiento, mientras uno tras otro van llegando los ómnibus. ¡Y ahí se ponen en marcha! Vallendar se muestra radiante a plena luz del sol, mientras la columna de gente marcha por la Hellenstasse hacia la plaza de la Municipalidad, para pasar luego por la Casa Wildburg y después cruzar la ruta principal – provocando un corte de ruta de 15 minutos – enfilando por la calle Gilgenborn en dirección a Schoenstatt. Se oyen cantos, el rezo del rosario: son seiscientos testimonios de la alegría en Dios. Se abren las ventanas, niños y jóvenes miran con curiosidad esta larga columna de gente feliz que canta y reza. Un hombre mayor sigue con sus dedos el compás de la banda sobre el alféizar de la ventana. "¡Todas las peregrinaciones deberían pasar por Vallendar y obviamente con una banda como esta!", comenta entusiasmada una argentina que por poco se "fanatiza" con los videos de esta peregrinación por la ciudad. (VIDEO).

Un amor sin límites

Después de hacer una visita al Santuario original – el centro y fuente original de gracias de Schoenstatt – los peregrinos participaron en la Santa Misa celebrada por el vicario capitular P. Dr. Gerhard Stanke, que interpretó con gran profundidad bíblica el lema de la peregrinación "Volver a las fuentes".(Homilía en alemán).¿Por qué Jesús no bajó de la cruz si ya había sufrido tanto?, preguntó el P. Stanke. Porque de ser así Dios nos hubiera amado hasta cierto límite y nadie estaría totalmente convencido de ser amado realmente por Él. Pero Jesús nos amó hasta el extremo y cada uno de nosotros puede estar seguro de que nos ama siempre y en cada situación. El amor infinito de Jesús es la fuente de donde brota la corriente de vida y de redención para nosotros, sin límites e infinitamente segura.

En el ofertorio, los peregrinos llevaron al altar las tinajas que habían traído, para que -como en las bodas de Caná- el agua de la vida diaria se transforme en vino de gracia y fuente de vida.

Al finalizar la misa, resonó con fuerza la banda de vientos de Dirlos que acompañó magistralmente la celebración de la Eucaristía, entonando el himno a San Bonifacio: "Mensajero enviado por Dios para anunciar la salvación a nuestra patria. Padre de la fe, Buen Pastor, testigo fiel y constante. Acompáñanos con tu ayuda y haznos fieles en la fe, oh San Bonifacio".

Concierto primaveral, casamiento, vino y rosas

En las primeras horas de la tarde, la banda de vientos de los bomberos voluntarios de Dirlos transformó la plaza de los peregrinos en Schoenstatt en un auditorio, al ofrecer un concierto de primavera que atrajo, además de los peregrinos de Fulda, a algunos vecinos de Vallendar y a muchos otros visitantes. "Un conocido buscó por mí en Internet cómo llegar a Schoenstatt, y me dijo: Eladia, ¡este domingo hay una gran fiesta!", comentó Eladia Gutiérrez, de la República Dominicana, que vive en Italia desde hace 15 años y se unió con alegría a esta peregrinación de Fulda junto con su hermana llegada de Santo Domingo. "Y realmente es una verdadera fiesta. Valdría la pena quedarse aquí un día más". Al son de "La vie en rose"... ambas irradian alegría.

Por la tarde hubo numerosas ofertas para los peregrinos: encuentros con la Hermana M. Emilie y Mario Hiriart, visita a la tumba del Padre Kentenich, oración en el Santuario Original, visita guiada por el valle, visita a la Casa Padre Kentenich... o simplemente sentarse al sol, escuchar música, tomar café... Distribuidos en grupos, los niños corrían detrás de cada Hermana de María para pedirle su firma, aprovechando que varios peregrinos de Brasil y de Chile anduvieran por allí ya que cada equipo debía reunir – además de las de tres Hermanas - tres firmas de gente que no fuera de Alemania.

Más tarde, durante la alabanza a María, nuevamente fueron el centro los niños que tomaron su primera comunión, quienes representaron la escena bíblica de las bodas de Caná, cuando se acabó el vino y el agua se transformó en un vino mejor. "De la misma manera a veces se nos acaba también la felicidad", dijo el P. Schäfer retomando el tema. Entonces es bueno saber que María le dirá a su Hijo: Jesús, a Maximiliano, a Vanesa, no les va nada bien. Y podemos estar seguros de que Jesús va a hacer algo.

Como cierre de la peregrinación, una vez más se dirigieron todos en procesión al Santuario original, donde cada niño de primera comunión le regaló una rosa a Jesús y a María como signo de gratitud por haber recibido a Jesús Eucaristía por primera vez. A continuación todos renovaron su Alianza de Amor con la Mater y recibieron la bendición. El Padre Schäfer, director diocesano del Movimiento, invitó a todos a peregrinar de nuevo en poco tiempo más con amigos y familiares al Santuario de Schoenstatt en Dietershausen, su Santuario diocesano, que el 17 de junio celebra sus bodas de oro.

Y llegó el momento de partir. Al son de "Oh celestial Señora" todos rodearon la pira donde fueron quemadas las esquelas que contenía la tinaja. Luego tomaron los ómnibus.

Las Hermanas del Centro de peregrinos y el P. Bodo Erhard saludaron el paso de los peregrinos al partir, agitando sus brazos.

Con la peregrinación de Fulda dio comienzo la época de las grandes peregrinaciones diocesanas del año 2007. Fue un acontecimiento hermoso, pleno de sol, alegre. ¡Una fiesta colosal!

Videos
 

Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]

Last Update: 02.05.2007 Mail: Editor /Webmaster
© 2007 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, hbre, All rights reserved, Impressum