Nachrichten - News - Noticias
 published: 2006-01-24

Un festín de alegría por su vocación

Toma de túnica de Sión de cinco novicios de los Padres de Schoenstatt

Los novicios con la tunica de Sión

The novices with the Sion Tunic

Die Novizen im Sionsgewand

 

Predica: P. Franz Brügger, Superior Provincial

Sermon: Fr. Franz Brügger, Provincial

Predigt: Pater Franz Brügger, Provinzial

 

Aqui estamos…

Here we are…

Wir sind bereit…

 

Entrega de la tunica a Tobias Erdmann

Tobias Erdmann receives the tunic

Überreichung des Sionsgewandes an Tobias Erdmann

 

Un momento emotivo para los padres

A very emotional moment for the parents

Ein bewegender Augenblick für die Eltern

 

Consacración a la MTA

Consacration to the MTA

Weihe an die Gottesmutter von Schönstatt

 

 

Fotos: POS Fischer © 2006

 

 

 

SCHOENSTATT, mkf. El pasado 22 de enero cinco jóvenes de Alemania, Hungría, la República Checa y Filipinas celebraron "un festín de alegría" por su vocación al sacerdocio. Ese día fueron investidos con la túnica de Sión: Zaldy, David, Peter, Tobías y Jiri, que ingresaron al noviciado del Instituto de los Padres de Schoenstatt después de la Jornada Mundial de la Juventud. Comenzaron así su largo camino al sacerdocio.

La túnica de Sión es una prenda litúrgica (un alba especial) cuya imposición es el primer paso visible en el camino al sacerdocio dentro del Instituto de los Padres de Schoenstatt. Éste llegará a su culminación para los jóvenes dentro de unos diez años, con la ordenación sacerdotal a la que preceden los estudios de filosofía y teología, los intensos tiempos de formación y prácticas pastorales y sociales. La túnica blanca simboliza su entrega voluntaria y completa a Dios, y también se refiere a Maria, imagen y semejanza a Dios, y pináculo de la perfección humana. El cíngulo es un símbolo de su obediencia libremente entregada. Expresa el deseo de estar a disposición de Cristo. En forma muy simple, pero sin olvidar ningún detalle, el simbolismo esencial de la "toma de la túnica de Sión" estaba explicado en un folleto al principio de la liturgia. El folleto, compilado con amor y pericia, expresaba el genuino carácter internacional como carisma y como tarea. Contenía en tres idiomas – alemán, húngaro y checo – los textos litúrgicos y una corta presentación de los cinco novicios. Ellos conocieron Schoenstatt a través de sus padres, abuelos o amigos, y "encontraron un hogar" allí, como dijo Zaldy Antonio Abong (32), de llollo, Filipinas. Él, como Peter Czermak (20) de Hungría, es el primer representante de su país en dar este paso. "Después de leer la biografía de José Engling, seguí mi anhelo interior y llegué a Schoenstatt en septiembre de 2004", dijo Peter. David (22) esto sucedió un año y medio después de finalizar su bachillerato (colegio secundario), mientras trabajaba en una parroquia en el altiplano boliviano. Tobias Erdmann (22), mencionó la capilla de peregrinación en Maria Oberndorf, su familia, y experiencias positivas en la Juventud de Schoenstatt como su motivación para esta decisión de "consagrar su vida a Dios y a nuestra Señora". Jiri Landa (22), pasó un año en el seminario antes de decidirse a ingresar al Instituto de los Padres de Schoenstatt. Quiere confiarle su vocación a la Mater.

Han llegado a la ceremonia y esperan de pie, con sus trajes oscuros y sus caras iluminadas de felicidad.

"Para nosotros, los Padres de Schoenstatt, es un día muy especial"

Eran tantos los familiares y amigos, jóvenes y miembros de la Familia de Schoenstatt que querían tomar parte en la celebración, que ésta debió ser trasladada de la capilla de la Casa del Padre en el Monte Sión a la Iglesia de la Adoración. Los numerosos Padres de Schoenstatt y seminaristas, y entre ellos los grupos de Nigeria, India y Sudamérica que participan en períodos de formación en Schoenstatt, irradiaban su alegría. Casi 40 personas viajaron de Hungría. Es la primera vez que hay un novicio húngaro de los Padres de Schoenstatt. "¡Hemos rezado tanto tiempo por Padres y Hermanas húngaros!", dijo Rita Godany, quien con su marido Robert llevó Schoenstatt a Hungría. "Estamos sobrecogidos de emoción al ver que uno de nuestros jóvenes esté aquí y comenzando su camino". La delegación entró a la Iglesia de la Adoración precedida por una bandera húngara.

En su corta introducción, dijo el Padre Strecker: "es un día muy especial para los Padres de Schoenstatt". Durante la casi interminable procesión de sacerdotes y seminaristas que entraba en la Iglesia, una joven susurró "nunca en mi vida había vistos tantos sacerdotes juntos" "Es una experiencia maravillosa para nosotros", dijo Facundo Bernabei, un seminarista argentino, "porque somos usualmente tan pocos. ¡Es bueno experimentar que estás entre tantos!".

Si, Señor, hemos salido para encontrarte

Jóvenes de Hungría y de Alemania, estudiantes y Padres, tomaron guitarras, teclados y tambores para llenar la Iglesia de la Adoración con los sonidos de la Jornada Mundial de la Juventud. Jesus Christ, you are my life (Cristo, eres mi vida) Unser Weg bewegt, wir brechen auf zu dir (Canción del festival de la Juventud). Incluso los mismos novicios cantaron su alegría en la colmada Iglesia. Renace una vez más la gran experiencia de la Jornada Mundial de la Juventud, donde una generación de jóvenes cristianos se puso en marcha para "a adorarlo a Él", decía el Padre Franz Bruegger en la homilía. Ser admitido para pertenecer a Jesucristo en la forma que los Padres de Schoenstatt viven en su comunidad, toca un anhelo muy profundo. Es la profunda alegría de saber a quien pertenecemos, de cooperar en construir su Reino, y como Él, estar al servicio de los demás. El anhelo que mueve a estos jóvenes recibe hoy una forma y una característica definitiva: las de su Fundador, el Fundador de la Obra de Schoenstatt. La decisión de seguir a Jesús toma forma definitiva en la Familia de los Padres de Schoenstatt. El ideal de Sión representa la forma única, fuerte y fecunda de seguir a Cristo de un modo especial en la comunidad de los Padres de Schoenstatt, en la cual, Dios mediante, Dios quiere entregar a estos jóvenes la gracia del sacerdocio. Que Dios les regale la gloria de la Inmaculada a cada uno de ellos, que ha decidido iniciar el camino al sacerdocio.

Seriedad, alegría, preparación sin reservas, posiblemente también rodillas trémulas, y para algunos de los presentes en la Iglesia, dificultad para controlar sus emociones, al ver a estos jóvenes responder a sus nombres con "Sí, estoy dispuesto", y después avanzar a recibir la túnica de Sión y el cíngulo de las manos del Padre Bruegger, mientras sus padres y amigos los ayudaban a revestirse. "Cuando un joven pone su vida completa y radicalmente en las manos de Dios, poniéndose él mismo a disposición de Dios, algo toca el corazón, y simplemente te sientes arrastrado" dijo un Padre de Schoenstatt. "Te sientes diciendo con ellos: ¡Sí Señor, salgo a encontrarte!"

Un momento emocionante para los padres y amigos cercanos fue ayudar a "sus" novicios a revestirse. Después, los novicios se acercaron a la imagen de la Mater y le confiaron a ella el resto del camino de su vocación.

Luego de la Sta. Misa, que terminó con un entusiasta aplauso, la gente se reunió afuera a pesar del frío para saludar y felicitar a los novicios, hasta que los Padres y novicios invitaron a todos a partir al Monte Sión donde la fiesta continuó durante el almuerzo.

Los cinco jóvenes que recibieron la túnica de Sión el 22 de enero en Schoenstatt, son parte de un gran número de jóvenes que están comenzando el camino del sacerdocio en la comunidad de los Padres de Schoenstatt. Antes de Navidad nueve jóvenes comenzaron su noviciado en Burundi, África Central, también en la India y en Nigeria hay jóvenes en camino, y en Sudamérica son cerca de 30 los jóvenes que comenzaran su noviciado en las próximas semanas.

Traducción: Sebastián Barrientos, Brighton, Inglaterra (Chile)


Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]

Last Update: 02.07.2013 Mail: Editor /Webmaster
© 2006 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, hbre, All rights reserved, Impressum