Nachrichten - News - Noticias
 published: 2004-08-13

Encuentro con Anderson. O la importancia de los vínculos

Los que alguna vez estuvieron en Ciudad del Este se hacen "nuestros" para siempre

Los vínculos son para siempre: Seminarista Anderson de Souza en el Santuario de Ciudad del Este

Attachements are forever: Seminarian Anderson de Souza at the Shrine in Ciudad del Este

Beziehungen bleiben für immer: Seminarist Anderson de Souza beim Heiligtum in Ciudad del Este

 
 

Estuvo en Ciudad del Este como novicio, en 2001

He was in Ciudad del Este during his novitiate in 2001

Er war 2001 als Novize in Ciudad del Este im Praktikum

 
 

Encuentro con la Juventud Masculina

Encounter with the Boys' Youth

Begegnung mit der Mannesjugend

Fotos: Cabral © 2004

 

 

 

PARAGUAY, Javier Cabral. Cuando leemos sobre la vinculación a lugares, a personas, etc., como teoría es muy interesante pero a veces suena algo lejana. Pero se hace muy real cuando lo experimentamos en forma concreta. Es lo que sucedió en el mes de julio.

Habíamos viajado a Tupãrenda para la toma de túnica de Sión de los novicios del curso iberoamericano de los Padres de Schoenstatt.

Al finalizar la ceremonia los abrazos y felicitaciones a los novicios duraron horas y horas. Los de Ciudad del Este fuimos a saludar a José Velázquez, "nuestro" novicio quien estaba en la explanada del Santuario. En medio del bullicio, he visto que la gente formaba fila para felicitar a alguien que vestía una túnica: "Felicidades, vamos a rezar por tu noviciado", "Te felicito por tu decisión de ingresar al Noviciado", le decían.

"Debe ser una vocación tardía", pensé pues lo vi algo "crecido". Y al darse vuelta me pareció conocido. Sí, era Anderson de Souza! Él actualmente es seminarista y está cursando sus estudios de teología en Chile. Siendo novicio realizó su práctica en Ciudad del Este, en el año 2001. Dicho de otra manera: también es de los "nuestros". Claro que como estaba vestido con la túnica lo confundían con un novicio más.

Luego de saludarnos le dije para estimularlo: "La verdad es que te vendría bien re ingresar al noviciado, pues subiste de peso". "Y sí", me contestó. "Lo que pasa en Chile es que hace mucho frío (es el norte de Brasil, tierra de sol todo el año) y hay que comer. Aparte todo es estudiar, comer y dormir".

A medida que la delegación de Ciudad del Este se iba acercando, se formó un círculo alrededor de Anderson, quien como tenía que viajar a Recife para su segunda práctica, la de un año, anunció que iría a visitarnos al otro día.

La alegría fue general, pues Anderson es una fiesta. Es alegre, dicharachero, muy activo y entusiasta. Lo recuerda mucha gente por una maratón que organizó con su cohermanos Facundo Bernabei y Enrique Grez, para recolectar medicamentos e insumos para el Hospital público donde realizaron su práctica.

El misterio de ciudad del Este

Cada dos años tres novicios llegan durante unos seis meses para realizar su práctica en un hospital público de la ciudad. Luego vuelven a Tupãrenda y al terminar su noviciado van a Chile. Y allí siguen compartiendo entre ellos sus experiencias.

Nos contó que hace poco tiempo, en Chile, para el cumpleaños del seminarista Luciano Gómez, se reunieron en un restaurante todos los que realizaron su práctica en Ciudad del Este. Le cantaron cumpleaños feliz en guaraní, ante las miradas de la gente.

También suelen preguntarles: "Qué tienen los de Ciudad del Este? Son los que más permanecen!" Se refieren al hecho que de los doce seminaristas que han hecho su práctica en muestra ciudad, diez continúan en la Comunidad de los Padres.

Es cierto que la ciencia y la religión históricamente no anduvieron de la mano, pero podríamos hablar de una permanencia del 83,33333%. Nada mal, para una ciudad que no se caracteriza por sus buenas noticias.

La verdad es que con esa estadísticas podríamos pedir cuatro novicios para los próximos cursos!

Como si nos hubiéramos visto ayer

Lo tuvimos de nuevo a Anderson en nuestra ciudad por poco tiempo. Visitó el Santuario del Terruño para saludar a la Mater, también visitó el Hospital donde trabajó con el Doctor Fanego, quien se encarga del apoyo en el aspecto laboral. La visita del "novicio más querido", como se define a sí mismo, al hospital fue una gran alegría para todos.

A la noche estuvo en un asado con integrantes de la Juventud Masculina. La gente le llenó de regalos en fin. Si luego pagó sobrepeso de equipaje, será consecuencia del cariño de la gente.

Como ven es ciento nomás todo lo que el Padre y Fundador nos dijo de los vínculos. Podemos estar alejados, no importa la distancia ni el tiempo, al tener los mismos ideales, los mismos sueños, al re encontrarnos continuamos conversando como si nos hubiéramos visto ayer.



Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]

Last Update: 13.08.2004 Mail: Editor /Webmaster
© 2004 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, hbre, All rights reserved, Impressum