Nachrichten - News - Noticias
 published: 2003-08-15

Vincular al clero diocesano con el lugar de gracias

Cena anual para los sacerdotes diocesanos en Puerto Montt

Cena anual para los sacerdotes diocesanos en Puerto Montt

Annual Dinner for the diocesan priests in Puerto Montt

Jährliches Festessen für die Diözesanpriester in Puerto Montt

 
 

Con la cena, la familia de Schoenstatt agradece a los sacerdotes para su servicio

With this dinner, the Schoenstatt family thanks the diocesan priests for their service

Mit diesem Essen dankt die Schönstattfamilie dem Diözesanklerus für seinen Dienst

Fotos: Mas © 2003

 

 

 

CHILE, Eduardo Más. "En el nombre del Padre, en el nombre del Hijo, en el nombre del Santo Espíritu estamos aquí"... entonaban los Madrugadores dando inicio a la cena anual que la Familia de Schoenstatt de Puerto Montt ofrece cada año a los sacerdotes diocesanos y regulares. Tal vez el Santuario de Puerto Montt sea el Santuario de Chile que cuenta con mayor cantidad de sacerdotes no schoenstattianos que participan en las celebraciones, despertándose así una vinculación muy fuerte entre Schoenstatt y la Iglesia local.

El 11 de julio en el Fogón de los Marinos, se realizó la cuarta cena anual para los sacerdotes de la diócesis, contando con la presencia de más de treinta y dos de ellos. A medida que cada uno llegaba, las personas o matrimonios que lo apadrinaban, lo recibían y llevándolo a su mesa, conversaban con él. Se procuró que cada sacerdote se sintiera bien recibido para un momento de esparcimiento alegre y distendido.

Una vez que llegó nuestro Arzobispo, Monseñor Cristian Caro, comenzaron los cantos de los Madrugadores y la bendición del propio Arzobispo.

El Obispo, Padre de la diócesis

Durante la cena, el P. Pancho Francisco García Huidobro nos habló sobre la incardinación del Padre Fundador en la diócesis de Münster, Alemania, a su regreso del exilio, señalando cómo el Padre Kentenich había destacado el papel del Obispo como Padre de toda la diócesis. Pero a la vez daba a entender la importancia de los sacerdotes diocesanos en la labor pastoral en las parroquias, donde realmente se desarrolla la vida.

El apoyo de los sacerdotes diocesanos

La cena anual nació como una forma de agradecer a los sacerdotes por la generosa entrega y cooperación con el Movimiento. Ya antes de la consagración del Santuario contábamos con el apoyo de ellos, principalmente para las Misas que se celebraban como aporte al Capital de Gracias, todos los sábados a las ocho de la mañana en el terreno donde se construía el Santuario, en la ermita al principio y en el subsuelo del Santuario cuando este último estuvo listo. Se turnaban para asistir con gran sacrificio a una Misa al aire libre que en muchas ocasiones, la mayoría de ellas, el viento y la lluvia no permitían celebrar en forma normal. Había que sujetar el mantel de la mesa que servía de altar, y durante las lecturas afirmar bien la página para que el lector no se perdiera. Muchos, en solidaridad con el sacerdote, no ponían las manos en los bolsillos y soportaban el frío igual que él. También los acompañaron en celebraciones de fechas importantes, como el 31 de mayo, los días 18 y otros acontecimientos en los que suplieron la falta de Padres de Schoenstatt.

Misa de fundadores

Desde la consagración del Santuario y hasta el día de hoy, se celebran dos Misas los días domingos y una Misa sábado por medio a las ocho de la mañana llamada Misa de fundadores como recuerdo de los aportes al Capital de Gracias ofrecidos como respaldo espiritual de nuestro Santuario.

Los días 18 no falta un sacerdote para la celebración, igual que para cualquier otra fecha importante. Seis sacerdotes diocesanos han sellado su Alianza de Amor con la Mater, tres de ellos en el Santuario de Puerto Montt y dos en Schoenstatt, Alemania.

La cena fue preparada y servida por integrantes de la propia Familia, que por turnos realizaban las distintas tareas de servir, retirar los platos, etc. En las mesas reinaba la alegría y el espíritu de familia, con chistes y risas, finalizando con cantos interpretados por todos.

Para nuestro Santuario y su obra apostólica el apoyo de los sacerdotes de la diócesis ha sido fundamental. Sin ellos el Santuario no tendría la vida que muestra.

Gratitud y desafío

La Familia de Schoenstatt de Puerto Montt agradece el interés y disposición de los sacerdotes para asistir al único acontecimiento donde pueden retribuir su generosa cooperación. Y da gracias a la Mater y a su Obispo y por medio de él a todos y cada uno de sus sacerdotes diocesanos por todo lo que nos han regalado. Y no sólo es por la ayuda en las celebraciones schoenstattianas; es por la posibilidad de vincular al clero diocesano con el lugar de gracias que es el Santuario, y trasmitir la espiritualidad de Schoenstatt a los sacerdotes diocesanos. "Nuestra realidad la Familia de Schoenstatt todavía es chica, nos faltan medios económicos, carecemos de sacerdotes schoenstattianos para nosotros no es un problema sino un desafío," y más aún nos hace valorar un regalo de Dios Padre que nos ayuda a ir 'más allá'."



Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]

Last Update: 15.08.2003 Mail: Editor /Webmaster
© 2003 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, hbre, All rights reserved