Nachrichten - News - Noticias
 published: 2003-01-17

Aliados al Padre, con María, forjemos una patria nueva

Primer aniversario del nuevo arribo del Padre en el Jubileo de Oro del Santuario Nacional mirando al "Año de Gracias de nuestro Santuario del Padre"

 
Hacer filas para saludar al Padre - un "rito" que nació espontaneamente después del jubileo
Standing in line to greet the Father - a "rite" that started spontaneously after the jubilee
Schlange stehen, um den Vater zu begrüßen - ein "Ritus", der sich spontan nach dem Jubiläum entwickelt hat
 
 
   
 
20 de enero de 2002: Padre, tu herencia nuestro misión...
January 20, 2002: Father, your legacy our mission
20. Januar 2002: Vater, dein Erbe - unsere Sendung
 
 
   
 
Hna Ursula con el Padre
Sr. Ursula with the Father
Sr. Ursula mit dem Vater
 
 
20 de enero de 2002: Acto final
January 20, 2002: Final act
20. Januar 2002: Schlussakt
 
 
Misioneros de la Campaña del Rosario con las Auxiliares de las diocesis
Missionaries of the Schoenstatt Rosary Campaign with the Auxiliaries of their dioceses
Missionare der Pilgernden Gottesmutter mit Auxiliares der Diözesen
 
Fotos: Capezio, Lavini, Badano© 2003  

ARGENTINA, mb/mkf. Que el Padre viva por siglos en nuestro corazón, en nuestra patria, y en el brillo cálido de los ojos de quienes nos reconocemos sus hijos! es uno de los innumerables comentarios después del Jubileo de Oro del Santuario Nacional en Nuevo Schoenstatt, Argentina. Un año después, el 20 de enero de 2003, en el 51 aniversario de la bendición del Santuario y primer aniversario de la bendición de la estatua del Padre y de la alianza con él, los corazones de muchos se dirigen con gratitud al Padre y a María. Para el Movimiento de Schoenstatt en la Argentina, el año pasado, año que puso el país a la prueba, fue también un verdadero año de gracias. A través del lema Aliados al Padre, forjemos una patria nueva el Movimiento responde a las gracias del Jubileo.

El 20 de enero que viene, la Federación de Mujeres se reúne para un retiro y encuentro de formación con Matilde Thomé. Antes de partir para la Argentina, dijo ella: "El 20 de enero estaré en Nuevo Schoenstatt, voy a saludar el Padre... Dónde podría estar ese día si no junto al Santuario del Padre?".

Aunque el aniversario del jubileo, como lo llaman algunas profesionales de Alemania que ese día regalarán un ramo de rosas al Padre, sea silencioso en pleno verano y tiempo de vacaciones - , a través del recuerdo y las oraciones serán muchos los que harán fila para estar con el Padre.

"Unos meses después del jubileo, durante el 'Año de Gracias de nuestro Santuario del Padre', mientras estábamos con unas amigas en la fila para saludar al Padre, una señora desconocida le dijo a otra: "dejemos nuestro lugar, total, nosotras lo "vemos" todos los días!!! - lo cual indicaba que eran de Varela. Me pareció tan genial el comentario...", cuenta una misionera de la Campaña del Rosario. Ya es un rito hacer fila para saludar al Padre, darle la mano, experimentar su cercanía, renovar la alianza con él, personalmente o en grupo, en un momento de alguna jornada, en las grandes fiestas...

"Lo que cambió la vida de mi amigo"

Poco tiempo después del jubileo, llegó a Nuevo Schoenstatt un señor, preguntando por la estatua del "monje". Acto seguido, declarándose ateo, dijo que había viajado hasta allí para ver lo que había cambiado la vida de un amigo. Tras explicarle que no se trataba de un monje sino de un sacerdote, Padre de una gran Familia, lo guiaron hacia la estatua del Padre. El hombre se quedó contemplándolo en silencio durante largo rato, se tomó de sus manos y parecía estar conversando con él. Por último, al despedirse, prometió regresar a "verlo" al Padre. La Hermana que lo acompañaba ese día comentó poco después: "ojalá hubiese muchos ateos como este señor!".

Se vivió fuertemente la presencia viva del Padre en el cierre del jubileo, el 13 de octubre, no sólo en los misioneros sino en muchísimos misionados que acudieron desde muy diversas diócesis, entre ellos, los ciegos de un Hogar de Morón. Una jovencita se abrazó al Padre, a quien conocía por primera vez ya que no sabía nada sobre Schoenstatt, y le pidió la luz de los ojos! Este gesto emocionó muchísimo a Rosita Ciola, que había organizado la peregrinación de las señoras del hogar de ciegos en Morón.

"Nos llevará mucho tiempo postgustar cada minuto cargado de gracias ..."

"El Jubileo desborda cualquier descripción. Nos llevará mucho tiempo postgustar cada minuto cargado de gracias, y dejar que nos arrolle el alma y nos permita renacer para esta nueva etapa de la misión", escribió María Martino poco después de aquel 20 de enero de 2002.

En la Campaña del Rosario, el jubileo se vivió con mucho entusiasmo, mucha fuerza y participación pese a que la situación económica perjudicó a muchas personas y comunidades que querían sumarse. Varias de ellas lo celebraron localmente. Hay un mayor conocimiento de la persona del Padre, traducido en la inquietud de sellar la Alianza con él, también un nuevo despertar hacia Nuevo Schoenstatt, como repercusión del jubileo

"La mañana del domingo 20 de enero, el Santuario - en su cumpleaños N 50 - y la Iglesia de Dios Padre - en su 10 aniversario - nos "regalaron" a nosotros abundantes gracias y vivencias muy profundas, como el testimonio de la Hermana Ursula, quien nos transmitió a un Padre tan cercano y real que no dudamos ni un instante de su presencia entre nosotros en ese momento. Lloramos todos de la emoción, desde el último peregrino hasta los máximos dirigentes.

Y así, con el corazón encendido, sellamos nuestra Alianza con el Padre Fundador ante su estatua y junto a "su Santuario", escribieron Mariela y Héctor Passi, del Curso 22 de la Federación de matrimonios, de Paraná - La Loma

"Es el Padre, vino el Padre!"

María Teresa Martino cuenta una experiencia del jubileo: "La Hna Tiatild trabajaba en la cocina de Solaz en los años 60 y 70. Era la cocinera aclamada en todas las Jornadas de aquella época, por sus comidas, pero también por su calidez y cariño personal. Para los jóvenes de aquel momento era una especie de institución. Después de más de 30 años en este trabajo fue enviada a Nueva Helvecia, y hace menos de un año regresó a pasar sus últimos años junto al Santuario del Padre (tiene 86 años).

Yo estaba acercándome al Padre, en su estatua, y había mucha gente sacando fotos. Advertí entonces que una Hermana joven traía hacia el Padre a una Hermana viejita en su silla de ruedas.

No puedo olvidarme de sus lágrimas y su alegría. Ella decía con ternura: es el Padre, vino el Padre! Primero bajaba la mirada, como si le causara cierto pudor mirar de frente al Padre. Luego se tomó de sus manos y parecía una niña llegando al cielo, tomando las manos que le extendía su Padre. Permaneció un largo rato con su mirada en los ojos del Padre, tomada de sus manos, sonriendo.... y seguramente dialogando... La gente comenzó a sacarle fotos a ambos. Si alguien quisiera luego poner nombre a esa foto, sin duda sería: "Alianza filial".

Padre Peter Wolf: Estoy feliz y profundamente impresionado por esta presencia del Padre en su Familia

En su sermón en la Misa de las Hermanas el 21 de enero de 2002, el Padre Peter Wolf, Director General del Instituto de Sacerdotes Diocesanos, expresó: "Había vivenciado su Santuario como uno entre muchos, que uno siendo schoenstattiano no deja de visitar una vez. No tenía la más remota idea cuán vivo está el Padre en este Santuario y en esta Familia. Estoy feliz y profundamente impresionado por esta presencia del Padre en su Familia. En todas las conferencias se sentía cuán fuertemente la Familia gira en torno al Padre, a su paternidad y su misión. En el testimonio de la Hna. Ursula se manifestó con qué vitalidad el Padre mismo se insertó, se enraizó con toda su vida y toda su existencia. Aquí se manifestó cuán fuertemente toda la Familia de las Hermanas está compenetrada con nuestro Padre en esta historia. No puedo olvidarme la experiencia compartida con toda la gente aquí, ante esta gran y santa historia, debemos ponernos de pie e inclinarnos con respeto. Esto no fue preparado, no se puede planificar, es algo que sentían todos; y esta riqueza, así lo creo, queremos mantenerla viva.

A la noche hablamos largamente todavía con mis cohermanos sobre este tesoro. Siempre será la riqueza de este Santuario y ahora está también visible exteriormente en la estatua el Padre. El día en que se desveló la estatua y también en los días consecutivos pude observar cómo la gente expresaba su relación íntima y afectuosa, su emoción para con el Padre. Es evidente que aquí nació algo y creció lo que sin duda quiere expandirse hacia toda la Familia.

Esta ha sido para mí una experiencia muy valiosa, que llevaré a Alemania. Fue como un nuevo descubrimiento de toda la historia en torno al Jardín de María de nuestro Padre. Todo el misterio del Jardín de María se realizó aquí nuevamente, en el mismo espacio de tiempo, el cual es un hecho muy, muy grande. Es su riqueza, su tesoro, que junto con el Santuario deberán custodiar para siempre".

Aliados al Padre

Un misionero de San Pedro (cerca de San Nicolás), un "don Joao" - que cuando se estaba preparando para sellar la Aliaza de Amor le preguntó a una Hermana, con una inocencia tan filial, si estaba mal que estuviese enamorado de la MTA! - tuvo una experiencia profunda en el cierre del jubileo experiencia de que la MTA se alía también con sus hijos, que el Padre está aliado con cada uno que vive en Alianza de Amor.

Al renovar su compromiso misionero el año pasado en el Santuario de San Nicolás, en presencia del Obispo, colocó su peregrina en el altar, junto a todas las otras, y cuando fue a buscarla, no estaba. El pobre estaba  desesperado, incluso pensaba que era un mensaje de la MTA de que estaba haciendo algo mal. Junto con otros, fue el 13 de octubre a Varela por primera vez. Ese día, una señora se acerca al stand de San Pedro y pregunta por él. Cuando se presentó, la señora le entregó la peregrina!!! Había aparecido en el Santuario de Rosario y como ella vio que pasaban los días y nadie la retiraba, se fijó en el nombre que estaba detrás y llevó la peregrina a Varela, decidida a devolverla a su misionero, como si fuese lo más natural del mundo encontrarlo ahí! Pueden imaginarse la emoción de este señor, lloraba por la fidelidad de la MTA, que le entregaba la imagen nada menos que en su Santuario Nacional...

"Aliados al Padre, con María, forjemos la patria nueva!", expresa el lema de año de la Familia argentina. Aliados, en referencia al Jubileo, la estatua, la Alianza, es el compromiso y la gracia del jubileo que no termina, sino que sigue en la entrega mutua de los aliados. Después de formular el lema en la jornada de delegados, los participantes renovaron la Alianza Filial con el Padre en nombre de toda la Familia nacional.

"Padre, desde tu Santuario esperanza para la iglesia y el mundo, aquí estamos, vamos contigo... Hoy vuelves, Padre, a tu terruño que nació con la fuerza de aquel 20 de enero, tu presencia es como el sol de un tiempo nuevo que dijiste "brillaría en el reencuentro..."

Jubileo de oro:
Cierre del Jubileo:


Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]

Last Update: 17.01.2003 Mail: Editor /Webmaster
© 2003 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, hbre, All rights reserved