Schönstatt - Begegnungen

500 jóvenes de Schoenstatt se reúnen en Milwaukee de paso hacia Toronto

A pesar del escándalo sobre los casos de abuso de sacerdotes, traen esperanza a la Iglesia

Por Cindy Crebbin, ESPECIAL PARA EL CATHOLIC HERALD
Encuentro Internacional de la Juventud de Schoenstatt, Milwaukee02
International Schoenstatt Youth Meeting, Milwaukee02
Internationales Schönstatt-Jugend-Treffen Milwaukee 02
Foto: Catholic Herald, Milwaukee © 2002
Encuentro frente de la Capilla de Juana d'Arco, Milwaukee
Meeting by the St.Joan of Arc Chapel, Milwaukee
Treffen bei der Jeanne d'Arc-Kapelle, Milwaukee
Peregrinación al Santuario
Pilgrimage to the Shrine
Wallfahrt zum Heiligtum
Testigos...
Witnesses....
Zeugen...
Fotos: Garnham © 2002  

USA, CATHOLIC HERALD, Cindy Crebbin. Hablando en diferentes idiomas y representando a 16 países, incluyendo Chile y Bélgica, 500 jóvenes se reunieron en Milwaukee esta semana como parte del Movimiento de Schoenstatt 2002. En un tiempo en el cual la Iglesia Católica, especialmente la de Estados Unidos de América, está en problemas por los recientes casos de abuso sexual del clero, estos hombres y mujeres jóvenes con edades entre los 16 a los 27 años, esperan aportar con nueva vida a la Iglesia con su entusiasmo y esperanza por su fe.

Aproximadamente la mitad de los hombres están alojando en los dormitorios de la Universidad Marquette, mientras que las chicas se alojan en el Centro Internacional de Schoenstatt en Waukesha, o en hoteles cercanos. Como miembros del Movimiento Mariano Apostólico de Schoenstatt, los jóvenes participan en numerosas actividades desde el 17 de Julio hasta el Domingo 21 de Julio. Ellos continuarán luego su peregrinación a la Jornada Mundial de la Juventud en Toronto, Canadá.

Misa de Apertura en tres idiomas

Aunque algunos de los eventos para chicos y chicas son por separado, hoy se están juntando en una Misa internacional, al aire libre cerca del Santuario de Schoenstatt detrás de la Parroquia de San Vicente Pallotti. Además del inglés, la misa es celebrada en español y alemán.

Para tres chicos de Chile, el laboratorio de computadoras de la Universidad de Marquette se ha transformado en su "oficina no oficial" puesto que ellos han ayudado a organizar los eventos para este primer encuentro de jóvenes en Milwaukee.

Mientras muchos de los jóvenes llegaron en los últimos días, estos tres jóvenes chilenos han estado aquí desde Enero. Juan Pablo Garnham, 20 años, Carlos Conrady 24 y Gregorio Velasco, de 21 años, asistieron a la Universidad Marquette durante el pasado semestre, mientras organizaban partes del encuentro juvenil de cinco días. Garnham estudia periodismo, Velasco estudia administración de negocios, y Conrady, que tiene ya un título de ingeniero, está tomando clases de inglés.

El Fundador estuvo exiliado en Milwaukee

"Este año es el 50 aniversario de la llegada del Padre José Kentenich, quien fue el fundador del Movimiento de Schoenstatt," dice Velasco.

Kentenich quien falleció en 1968, notó que la pompa y circunstancias de la Iglesia (muy clerical en ese tiempo) no se estaba llevando a la vida diaria. En aquellos momentos, algunos obispos en la iglesia fueron muy críticos de los escritos de Kentenich y sus comentarios, y decidieron mirar más profundamente dentro del Movimiento de Schoenstatt. Kentenich fue exiliado en Milwaukee desde Junio de 1952 hasta Septiembre de 1965. Por ese tiempo, su trabajo con el Movimiento de Schoenstatt fue totalmente aprobado por la Iglesia y regresó a Schoenstatt en Alemania en Nochebuena de 1965. Falleció en 1968 y su canonización está en proceso. Según Garnham, la actitud de reflexión y apertura y de Kentenich, durante su tiempo en Milwaukee es el tema de este encuentro de juventudes. "Milwaukee tiene un significado especial para nosotros, puesto que él estuvo aquí durante 14 años," dijo Garnham. "El es el padre de su familia de Schoenstatt y por ello, queremos ser padres hoy para el mundo en el sentido de cuidar a los demás.."

"Creo que lo que tenemos que hacer es cuidar de otras personas, no serl indiferentes con los demás.. y así podemos rehumanizar a las personas," añadió Velasco. Ya que las clases terminaron en la primavera, los tres jóvenes han dedicado mucho tiempo en su trabajo, Garnham se ocupó de los detalles prácticos, incluyendo transporte desde el aeropuerto para los estudiantes, hasta preparar una obra de teatro sobre la vida de Kentenich.

Conrady está involucrado en cuatro talleres desde oraciones en los diferentes países hasta el proyecto de misión que tienen en Santiago de Chile, donde la juventud del Movimiento de Schoenstatt ayuda a jóvenes de la calle en el "Hogar Nazareth". Velasco está preparando una ceremonia mariana y organizando un festival internacional, donde los jóvenes de diferentes culturas compartirán música, danza y tradiciones. También está ayudando a planear las liturgias para cada uno de los cinco días.

El parque Grant, tiene un significado especial

Uno de los días ha sido separado como día de recreación para los jóvenes en Grant Park, al sur de Milwaukee. "El parque Grant es especial para nosotros porque hay una foto del Padre Kentenich que hemos visto, en el cual él está paseando y reflexionando cerca del Lago Michigan," dijo Conrady. Algunas camisetas con esa foto en su parte de atrás, serán vendidas, mientras que al frente tendrán una imagen de los Santuarios de Schoenstatt.

Mientras los tres jóvenes están conociendo a nuevos amigos, a lo que más se han tenido que ajustar es a vivir lejos de sus familias. En Santiago, ellos ya sea estudien o trabajen como Conrady, viven con sus familias. Y por ello lavar su ropa, cocinar y hacer las compras son un gran desafío para ellos que para otros estudiantes universitarios.

Al haber sido expuestos a la vida y valores en los Estados Unidos, Velasco dijo que "es importante que defendamos los valores que se han perdido hoy". El contó que en Chile se ha propuesto una ley que permite el divorcio. "El divorcio y el aborto no son legales en Chile. Tratamos de animar a las parejas a que sigan casadas y cuiden de sus familias," anotó.

Garnham dice que él piensa que es difícil nadar contra la corriente en los Estados Unidos. Como católicos queremos vivir en forma diferente. Queremos que los valores morales y familiares sean fuertes. Aquí vemos que eso no es tan normal como en Chile. Pensamos que es un desafío esparcir la fe desde los pequeños detalles de la vida diaria hasta los asuntos gubernamentales".

Mujeres de Schoenstatt comparten su amor por la Iglesia.

Cuatro jóvenes mujeres que llegaron hace algunos días al Santuario de Schoenstatt en Waukesha, también conversaron con el Catholic Herald sobre su fe y este encuentro. Ella son dos mellizas: Astrid y Justine Comijn, ambas de 17 años, de Bélgica, Catherine Ditto, de St. Paul Minnesota y Kate Gustin, 15 de Brown Deer. "Cuando algo como esto sucede, uno puede ver por qué católico significa universal," dice Ditto. "Hemos hablado en diferentes idiomas, pero tenemos la misma fe. Estoy muy feliz y emocionada con esta atmósfera."

Gustin, un miembro de la parroquia de St. James, Mequon, dijo, "Esto es particularmente emocionante porque la juventud de Schoenstatt ha venido. Nunca había estado en algo así, donde tantos jóvenes se han juntado para compartir su cultura, su amor por Schoenstatt y la Iglesia." Justine Comijn de Liege al sureste de Bélgica, dice que ella y su hermana melliza estaban ansiosas de visitar los Santuarios de Schoenstatt porque no tienen uno en Bélgica. Además hay tan solo unas 50 o 60 personas de Schoenstatt en su país.

Las jóvenes también conversaron sobre los desafíos de la fe hoy en día. "Es difícil vivir tu fe en relaciones y amistades con personas que no tienen tu misma fe. El desafío es vivir tu fe, sin distanciarlos."

Desafío a permanecer humildes y puras

"Un gran desafío es permanecer humildes y puras," dijo Ditto. Hace un tiempo al ir de compras con sus amigas en Minnesota, dijo, "todo lo que enconttramos fue pijamas. Todos los estándares de la gente son diferentes, pero los nuestros son realmente muy altos."

En sus comunidades, las chicas han sido muy activas en vivir su fe. Ditto, que asistió la Escuela Secundaria de St. Agnes en St. Paul, estaba en el club Pro-Vida, quienes generalmente rezaban en frente de las clínicas de aborto.

"En nuestro país no hacemos cosas en grupos" dijo Justine. Pero ella y Astrid se han convertido en voluntarias para asistir a doctores y enfermeras en hospitales de Bélgica. Ditto y Austin también hablaron sobre el escándalo de abuso de los sacerdotes.

"Definitivamente esto no ha mermado mi fe personal. Lamento ver como por causa de pecados y caídas de individuos, toda la iglesia está bajo un ataque", dijo Austin. "Es triste escuchar que algunos abandonan seminarios y parroquias. Me causa dolor. Espero que aquellos que permanezcan en la Iglesia verán que no nos damos por vencido. Algo fundado sin Dios no vive, pero si está fundado por Dios nunca morirá," añadió.

De acuerdo a Ditto, con los escándalos del clero, "mucha gente anda diciendo que es la regla del celibato del clero la que ha causado el escándalo. Pero no es esop, sino que hay hombres que no obedecen la regla de la Iglesia." Sobretodo, está feliz de que la juventud se pueda reunir en Schoenstatt "para apoyarse mutuamente y nuestra Iglesia y mostrar que nuestra Iglesia es fuerte.

Original en inglés, cortesío: Milwaukee Catholic Herald; Traducción: Angie Santos, Guayaquil, Ecuador

 



Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]

Last Update: 20.08.2002 14:02 Mail: Editor /Webmaster
© 2001 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, hbre, All rights reserved