Schönstatt - Begegnungen

"Fuego de su fuego, alma de su alma"

Éxito total - Una obra de teatro inédita sobre la vida del Fundador de Schoenstatt realizada por el Movimiento de Schoenstatt en Paraguay

Ovación de los espectadores - cierre de la funcion de "Kentenich: um hombre, una misión"
Ovation of the spectators - final of the presentation: "Kentenich, a man,a mission"
Beifall der Zuschauer in der Schluss-Szene der Aufführung von "Kentneich: ein Mensch, eine Sendung"
P. Kentenich recordando, Catalina Kentenich, José Kentenich: "Madre, tu sabes lo que estoy sufriendo..."
Fr. Kentenich remembering his mother leaving him in the orphanage, Catherina Kentenich, Joseph Kentenich: "Mother, you know how I am suffering..."
P. Kentenich erinnert sich an seinen Eintritt ins Waisenhaus; Katharina Kentenich, Josef Kentenich: "Mutter, du weißt, wie ich leide..."
P. Kolb y Padres debaten la ordinación de José Kentenich.
Fr. Kolb and Fathers discussing the ordination of Joseph Kentenich
P. Kolb und Patres diskutieren die Zulassung von Josef Kentenich zur Priesterweihe
El P. Kentenich anciano, narrador
The old Father Kentenich leads through the play with comments, and memories
Der alte Pater Kentenich führt als Moderator, mit Kommentaren und Erinnerungen, durch das Stück
Confrontación con el nacional socialismo
Confronting National Socialism
Auseinandersetzung mit dem Nationalsozialismus
Cárcel de Koblenza
Imprisoned in the jail in Koblenz
Gefangener der Gestapo im Gefängnis Koblenz
Presos del campo de concentración bajando de un camión militar
Prisoners of the Concentration camp, arriving on a military truck (video scene)
Gefangene des Konzentrationslagers Dachau (Videoszene)
En el campo de concentración
In the concentration camp
Im Konzentrationslager
Confrontación con el nacional socialismo
Confronting National Socialism
Auseinandersetzung mit dem Nationalsozialismus
La gente recibe al P. Kentenich con alegría
People welcoming Fr Kentenich with joy
Freudiges Willkommen nach der Rückkehr aus Dachau
Bellavista 1952, Chile - intercambio sobre el 31 de mayo
Bellavista 1952, Chile - questions about May 31 and the why of the exile
Bellavista 1952 - Gespräch über den 31. Mai und das Exil
"Fuego de su fuego..."
"Fire of his fire..."
"Feuer von seinem Feuer..."
Fotos: Rochester Lab. Color, Asunción © 2002
 

PARAGUAY, Ana Pangrazio, Teresita Cabral. "Fuego de su fuego, alma de su alma... eres grito y voz, en la tempestad. Eres fuego que nos lleva al sol" – Cuando al cierre de un debut emotivo, ante la ovación de los espectadores, más de 40 actores – todos schoenstattianos – entonaron este himno, quedó plasmado en unos minutos todo el amor y el entusiasmo no sólo por esta obra sino por el hombre y la misión: Padre José Kentenich. Su Padre, profeta de un mundo nuevo que ellos quieren construir con él en Paraguay y más allá. "Un hombre, una misión: Kentenich". - Calificación: * * * * Muy buena – así comienza un artículo titulado "Singular puesta sobre el legado de Kentenich" en el diario Ultima hora del 9 de mayo de 2002, uniéndose a los comentarios unánimes de los diarios de Paraguay sobre la obra de teatro basada en la vida del Padre Kentenich al cabo de las primeras funciones.

"Éxito total, nuestro P. Kentenich está moviendo muchos corazones!!!", dice Ana Pangrazio, coordinadora general del equipo de teatro y "alma de origen" de este proyecto. Con orgullo y asombro, escribe un miembro de la Rama de Matrimonios: "Los comentarios de los que conocen al Padre José Kentenich y de las personas que no saben nada de ello es igual, a todos les encanta". Este éxito "corona" el esfuerzo de más de 40 actores del Movimiento de Schoenstatt e innumerables personas que, desde un segundo plano, hicieron y hacen lo imposible para llevar a cabo esta obra, la primera en su género a nivel mundial.

"Una gran obra sobre un grande"

Una gran obra sobre un grande – así tituló Clarita Santa Cruz una evaluación del teatro en la sección Testimonios de la revista "Tuparenda" de mayo 2002. Ya en la primera semana de mayo, después de las primeras funciones, el orgullo y entusiasmo del Movimiento de Schoenstatt fue inmenso. "La obra de teatro es un éxito total, las tres primeras funciones estaban llenas y ahora con los comentarios y las críticas favorables de los diarios vamos a tener problemas con las entradas. De los 40 actores ni uno es actor profesional, pero según los entendidos no se nota la diferencia", comenta Roberto Gebhardt. – "Nuevamente las salas del teatro se han llenado" – una frase repetida cada jueves, viernes y sábado del mes de mayo.

Un hombre, una misión

"Un hombre, una misión. Buena definición para Kentenich", escribe el Padre Antonio Cosp, Director Nacional del Movimiento en Paraguay, en su presentación del teatro. "En épocas difíciles como la nuestra Dios escoge, prepara e inspira a personas cuyas vidas puedan encarnar una respuesta a la época. Sin lugar a dudas, Kentenich es uno de ellos. Su cuna y su historia es similar a millares que nacen sin padre, sin familia y que, sin embargo, desde tal orfandad encuentran el camino hacia una plenitud de vida, de serenidad, armonía interior que los coloca en el inusual pedestal de los que pueden ser hombres verdaderamente plenos y con una misión de humanizar... La obra nos muestra a un hombre que encontró el picaporte de la puerta a la Vida, la supo abrir y tuvo el coraje de ponerse en camino. La obra nos invita a seguir su ejemplo". – El día antes de la primera función, el Padre Gerardo Cárcar celebró una Santa Misa en el teatro que contó con la presencia de los más de 40 actores y otros miembros del Movimiento. Para ellos, esta obra es una misión – realizada por amor al Padre Kentenich y "para promover su obra".- "Hay familias enteras que vienen trabajando desde noviembre con mucho entusiasmo. No son actores profesionales, pero cuando se pone pasión se logran cosas maravillosas", resalta Ani Pangrazio. Julio Saldaña, el director de la obra, Coordinador General de la Dirección de Cultura y Coordinador de Programas y Proyectos del Centro Cultural de Asunción, no schoenstattiano, dice: "Fue una gran experiencia trabajar con gente que recién empieza a hacer teatro, pero con gran amor hacia el protagonista y disciplina en el trabajo. Me gustó la historia porque Kentenich fue una personalidad destacable para todos, independientemente del Movimiento, porque él rompió con un pensamiento de su época e impuso sus ideas".

Una puesta teatral atrapante

"Es muy difícil que un grupo de novatos de la escena consiga tanta capacidad de convicción artística y argumental como la ofrecida en Un hombre, una misión. Confieso haber llegado con reservas a la sala", escribe Oscar Torrents en Ultima hora, "puesto que lo habitual es que los homenajes teatralizados generalmente carezcan de la verdadera dimensión humana que se espera de los protagonistas, quedando el gran esfuerzo en buenas intenciones.

Aquí hay depuración de texto, trabajo afinado de situaciones clave de José Kentenich, cuya vida no precisó ningún aditivo extra por haber sido protagonista, nada menos, que de dos guerras mundiales (la segunda lo tuvo en el campo de concentración cerca de 4 años) y un exilio tres veces más largo que el mencionado, a pedido del Santo Oficio de Roma, que le tuvo en observación hasta que llegó la rehabilitación del entonces Papa Pablo VI en tiempo del Concilio Vaticano Segundo.

Un hombre, una misión tiene varios méritos: su ritmo es ágil, sus actuaciones en general son convincentes, el vestuario respeta la época y las locaciones y, en general, el trabajo vocal está cuidado, posiblemente merced a la maestra de voz que obra de codirectora. Esta pieza resalta la misión humana y trascendente de José Kentenich, en la que se destacó su trabajo movimentista educativo por la construcción de un nuevo mundo, con la Virgen María como enseña trascendente, convertida en puesta teatral atrapante que trata de cautivar sin golpes bajos, con un desempeño escénico general de nivel poco común. Cabe felicitar a la gente de Schoenstatt porque su mística está rebosante en el desarrollo dramático, trabajo ahorrado, obviamente, a los directores".

"Tan revolucionario, tan moderno, tan humano, tan impresionante!"

Con el relato de un Padre Kentenich ya anciano entrelazando la mayoría de los pasajes, en una ligazón de momentos claves de su vida puestos en escena, con efectos de luz, video y secuencia de imágenes en pantalla, cambios de escenario, música y coro, efectos visuales excelentes y una escenografía magnífica, va desarrollándose la vida y la misión de José Kentenich desde su niñez en Gymnich, Alemania, hasta su muerte.

Contiene actos muy intensos como los del campo de concentración en Dachau, de una emoción fuerte, también partes realmente cómicas que provocan risas. El hombre nuevo que intentó formar el Padre Kentenich es un hombre de alegría. Pocas pero sobresalientes palabras autobiográficas del Padre Kentenich son incluidas en los diálogos. La sinceridad y autenticidad del guión hace que los espectadores vivan con los actores las experiencias de dolor y la entrega con que el Padre Kentenich llevó a cabo la misión que Dios le encomendara. Lo que impresiona es la dimensión humana en la luz de una misión, es "la ternura inmensa de un Kentenich viejo, el sufrimiento de un Padre en Dachau, el idealismo de un revolucionario joven, el amor y la pureza de un niño José", como dice Clarita Santa Cruz.

"Una amiga mía vino conmigo a una de las funciones, más o menos por amistad, sabiendo que yo estaba a cargo del vestuario", contó Teresita Cabral. "Después de la presentación quedó totalmente entusiasmada y agradecida! Me comentó que se había predispuesto de antemano a pasar unas horas viendo la vida de una persona santa, algo aburrido y lejano a la vida para ella. 'No imaginaba que el Padre Kentenich fue tan revolucionario, tan moderno, tan humano, tan impresionante!'". El día 18, víspera de Pentecostés, Teresita Cabral - encargada de vestuario de la obra de teatro - y su hija, Teresita Bittnar, llegaron a Schoenstatt con las últimas noticias sobre el evento, artículos y fotos de los periódicos locales, y todo el entusiasmo, la alegría y el orgullo del Movimiento en Paraguay.

"¡Por fin le conocimos a tu famoso P. Kentenich!"

"¡Por fin le conocimos a tu famoso P. Kentenich!, me decían mis hermanos (que no son del Movimiento). Qué persona tan interesante; con razón lo perseguían tanto, era demasiado moderno para esa época; qué valor tenía; qué buena está la obra; qué buenos actores, sinceramente no parecen amateurs... fueron sus comentarios al terminar", resaltó Ani Pangrazio, explicando: "Nos preocupaba lo que opinaban las personas que no son schoenstattianas, si entendían la obra o si era demasiado complicado para ellos. Ya no hay de qué preocuparse, según los testimonios que escuchamos, están todos fascinados. Es que la suma de la personalidad de nuestro Padre Kentenich y la puesta en escena y actuación de nuestros actores que con tanto amor entregaron este trabajo a la familia, ¡qué se puede esperar! Hay personas que se han enamorado tanto del Padre Kentenich por medio de la obra, que han decidido entrar al Movimiento en la Rama de Matrimonios. Estarán en la jornada de iniciación en junio.  

Una pareja decía: "A nosotros nos llamaron la atención las propuestas del P. Kentenich.  Nos gustó mucho el planteamiento que le hizo a los jóvenes - "quiero educar hombres libres" - primera vez que escuchamos una propuesta semejante en un movimiento religioso... y nos gusta, por eso vamos a entrar a su movimiento".

Marcelo y Carola Luzardi invitaron a una pareja de argentinos a ver la obra. Les encantó. Cuando regresaban en el auto, conversando sobre la situación de Argentina, Carola comentó "quién podrá ser un buen Presidente y sacar adelante a Argentina"... y la pareja al unísono respondió "alguien como este señor". Entonces Carola les preguntó: "¿como qué señor?" y ellos le contestaron: "como Kentenich, ése es el perfil de persona ideal para sacar adelante nuestro país". Carola y Marcelo se quedaron muy emocionados con el comentario, y no es para menos, ya que la pareja no es tan devotamente católica.

"Asumamos nuestro rol como hijos del Padre Kentenich"

No es algo evidente que una obra de teatro sobre la vida del Padre Kentenich que deja fascinados a los que no tienen nada que ver con Schoenstatt guste también a los schoenstattianos – pero en este caso la fascinación es idéntica en todos.

El jueves 17 de mayo estuvo presente Monseñor Claudio Giménez, Padre de Schoenstatt y Obispo de Caacupé, quien se emocionó mucho al ver la obra, tanto que ante el público presente agradeció por tan hermosa puesta en escena al director Julio Saldaña, a quien dio un caluroso abrazo. "Prometió volver a verla de nuevo, ya que con una vez no basta. Los músicos tocaron como música de fondo el Himno de la Virgencita de Caacupé", contó Ani Pangrazio, "Monseñor nos pidió que además del video de la obra, lancemos pronto el CD con las hermosas músicas de la obra".

"Deseo transmitirte a ti y a todos los miembros del elenco mi gratitud por habernos hecho partícipes de esta maravillosa experiencia. Experiencia que nos recuerda que somos parte de una historia, de una obra de amor, confianza y perdón", escribió Juan José Gonzales Cruz. "Aún aquellos que por vicisitudes e imponderables han perdido esa cercanía con la Familia de Schoenstatt, imagino encontrarán en esta representación la calidez, la ingenuidad y la voluntad que inspiró nuestra Alianza de Amor. En estos momentos de incertidumbre nacional, de desconfianza generalizada y cotidianeidad sin horizontes, la vida del Padre Kentenich nos recuerda el extraordinario efecto reconstructor de la Fe y la alegría de la entrega total por el ideal de amor".

Kentenich – un hombre, una misión. Una misión que se trasladó a la Familia de Schoenstatt. "A esta obra sigue que nosotros subamos al escenario, asumamos nuestro rol y, como hijos del Padre Kentenich, podamos proyectar este mundo más hermoso, este espíritu de familia a nuestro Paraguay", dice el Padre Antonio Cosp.

Detrás de bambalinas: "Me ayuda a sentirlo al Padre Kentenich muy, muy cerca del corazón"

"Julio y Liber, los directores, no sabían cuánto trabajo iban a tener ya que coordinar a 45 actores amateurs es bastante complicado", comenta Ani Pangrazio. Teresita Cabral tiene mucho por compartir sobre ropas perdidas y mezcladas, o algunos que no saben vestirse rápido y salen a escena "a medio vestir". La filmación de los presos del campo de concentración bajando de un camión militar tuvo lugar bajo una lluvia torrencial: "No se necesitó mucha actuación para las caras que tenían todos! Y los 'Nazis' con sus uniformes y rifles, todos baja la lluvia!". "Las 'Hermanas' un día salieron a caminar por la calle para ver cómo se sentía ser monja...", son algunos de los "secretos" que revela la revista Tuparendá.

Según Teresita Cabral: "Los hábitos de las Hermanas fueron un desafío! Y justamente cuando estaba abocada de lleno a mis obras de arte, llegó desde Florencio Varela la Hermana que confecciona los hábitos de las Hermanas 'reales'; tuvimos un lindo encuentro como colegas modistas!".

Pero es más que sólo una linda aventura detrás de bambalinas. Personificar la vida del Padre Kentenich es conocerlo más, experimentarlo, tiene un momento de compromiso y de responsabilidad que no termina con las funciones, como testimonia Federico Cosp, el 'Kentenich anciano': "Sentí una responsabilidad muy importante porque tenía que transmitir la imagen del Padre Fundador y su misión. El momento de actuar llegó, después de tantos ensayos, y realmente quisimos hacer lo mejor. – "Siento tristeza por el hecho de no haberle conocido personalmente al Padre Kentenich", dice José Felix Cacavelos. "Fue un privilegio representarlo, me llegó y me emocionó profundamente su figura" - "Fue importante para conocerlo, quererlo más al Padre Kentenich, admirarlo", afirma Ignacio Santviago - Padre Kolb, Nazi, Obispo y algo más en la representación teatral. "La obra fue llevada de la mano del Padre Kentenich y de la Mater".

"Tome el avión y venga a ver al Padre, vale la pena hacer el viaje", escribe Roberto Gebhardt, con un entusiasmo desbordante. "En la obra de la Mater se abren nuevos brotes maravillosos", comentó Lena, de la Rama de Profesionales de Alemania, ni bien leyó la noticia sobre la obra de teatro en la web de Schoenstatt. "No me importa que esté en español y que no voy a entender nada, quiero ver un video sobre esto!".

Tal vez Rodolfo Melgarejo, un niño, nos revele el secreto: "Me divierte el teatro porque es de la Mater".

"Profeta en la más oscura noche
profeta en el cruce de caminos
eres luz, reflejo del sol...
Fuego de su fuego
Alma de su alma
Eres grito y voz en la tempestad
Eres fuego que nos lleva al sol..."
(P. Joaquín Alliende)



Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]

Last Update: 06.06.2002 13:07 Mail: Editor /Webmaster
© 2001 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, hbre, All rights reserved