Schönstatt - Begegnungen

Un sacerdocio comprometido que pide cambiar puntos de vista

El Taller del Futuro de la Iniciativa Comunión en la diócesis Paderborn, Alemania, con Andrea Riccardi, de San Egidio, y Peter Wolf, de Schoenstatt

Breaking new ground in pastoral care - priests in discussion during the 5th "Workshop Future" in Paderborn, sponsored by priests from the Focolar Movement
"Neuland betreten" in der Seelsorge - Priester im Gespräch bei der 5. Zukunftswerkstatt in Paderborn, einer von der Fokolarbewegung getragenen Initiative.
"Workshop Future" in Paderborn: "We constantly do holy things and often loose God while doing so!"
Paderborner Zukunftswerkstatt: "Wir tun ständig Heiliges und verlieren dabei oft Gott."
Peter Wolf, Director General of the Schoenstatt Institute of Diocesan Priests, called on the priest to radically break new ground in thinking and acting.
Peter Wolf, Generaldirektor des Schönstatt-Instituts Diözesanpriester, lud zum radikalen Umdenken ein
The founder of Sant'Egidio, Andrea Riccardi (l), in conversation with Peter Klasvogt, one of the initiators of the workshop.
Sant'Egidio-Gründer Andrea Riccardi (L) im Gespräch mit Peter Kalsvogt, einem der Mitinitiatoren der Zukunftswerkstatt
Andrea Riccardi in the cathedral of Paderborn: "We never made the things, we experienced them."
Andrea Riccardi im Paderborner Dom: "Wir haben die Dinge nie gemacht, wir haben sie erlebt."
Fotos: © Neue Stadt, Fokolarbewegung

ALEMANIA, Ernst Ulz / Ciudad Nueva: Deberían ser formados especialistas en liturgia, teólogos competentes, trabajadores sociales sensibles y consejeros terapeutas. Las expectativas hacia los directores espirituales crecen, y con ellas el trabajo. Pero el éxito deseado a menudo no se ve. Dónde está la falla, se preguntaron los participantes del Taller del Futuro en Paderborn, Alemania.

¿Todavía tiene vigencia la parábola del sembrador, cuya siembra da fruto en un treinta, sesenta o cien por ciento? Ninguno de los cien participantes del "Taller del Futuro" habría dejado lugar a esa duda el 3 y 4 de febrero en el Liborianum en Paderborn. En última instancia se trata de una parábola de Jesús, cuyo mensaje es también el fundamento de su existencia profesional. La pregunta fue hecha en la jornada a sacerdotes, diáconos y colaboradores en el ámbito de la Iglesia. Incluso las imágenes del título tratan el tema: "Tierra virgen bajo el arado." Se presentaron las palabras de los profetas Oseas e Isaías para motivar su confrontación con la dirección espiritual, para hacerla más fructífera. Es posible que el tema sea trillado para algunos. Quizás no haya universidad, consejo parroquial o conferencia episcopal en los que el tema no se haya profundizado muchas veces. Seguramente sería aburrido, si no fuera porque para muchos el darlo todo para anunciar el Evangelio y construir la Iglesia se transformó en el sentido de sus vidas.

Impulsos provenientes no de los teólogos de Pastoral sino de las comunidades espirituales

Este encuentro no resultó aburrido, ya por la forma en que fue presentado el tema. Los impulsos no provinieron de los teólogos de Pastoral, proponiendo nuevos conceptos de dirección espiritual, sino de representantes de comunidades espirituales: del fundador de la comunidad San Egidio y de laicos convencidos, Andrea Riccardi y de Peter Wolf, responsable de los sacerdotes de Schoenstatt a nivel mundial. Por quinta vez la Iniciativa Comunión organizó el Taller del Futuro, una encuentro libre de sacerdotes de la diócesis Paderborn cercanos a la espiritualidad del Movimiento Focolar, junto con la academia católica Schwerte. Es llamativo el eco de este evento que interesa a personas que no pertenecen al grupo de simpatizantes del movimiento, como por ejemplo algunos obispos que participaron como oyentes sin que mediara invitación especial: el futuro obispo de Tréveris Reinhard Marx, el obispo auxiliar de Paderborn Hans-Josef Becker y el luterano de la Iglesia de Lippe, Gerrit Noltensmeier.

No sólo nuevos conceptos pastorales sino una nueva relación con Dios

"Corremos el peligro de estar haciendo constantemente algo santo, y al mismo tiempo estar perdiendo a Dios." Esta es la opinión del párroco de Arnsberg, Hubertus Boettcher, de la Iniciativa Comunión. Por eso los sacerdotes necesitarían no sólo nuevos conceptos pastorales sino una nueva relación con Dios, una espiritualidad sólida. Allí se abriría un campo para nuevos frutos.

Para hacerlo más claro, el Taller del Futuro comenzó con un gran encuentro en la catedral de Paderborn. Los participantes colmaron el templo para la oración de la noche, organizada por la comunidad San Egidio. Entre cantos, silencio, lectura de la Biblia y oraciones, Andrea Riccardi informó sobre los 34 años de experiencia de su movimiento, su compromiso con los pobres, el tratado de paz para Mozambique, las oraciones interreligiosas al estilo de Asís, el compromiso contra el sida. La obra de San Egidio está basada en dos pilares: la oración, especialmente el escuchar la palabra de Dios, y el compromiso con los pobres. Ambos forman la estructura básica de la comunidad. "Nunca hemos ‘hecho’ las cosas", subraya Riccardi, "siempre las hemos ‘vivido’."

Andrea Riccardi: el sacerdote tiene que ser "antes que nada discípulo de Jesús"

A la noche, en un pequeño círculo de directores espirituales, Riccardi amplió el concepto. "Especialmente la debilidad y la humildad son los que nos permiten dirigirnos a Dios en la oración. Y de allí viene la fuerza." La muchedumbre buscaba la cercanía de Jesús, "pues de El provenía una fuerza que curaba a todos."

En el centro de las preguntas al fundador, estaba la imagen del sacerdote en la espiritualidad de San Egidio, una comunidad de laicos. "Si alguno de nosotros es ordenado sacerdote, o si un sacerdote desea participar de nuestra vida", afirma Riccardi, "le recuerdo que por sobre todo, tiene que ser un discípulo de Jesús." Para esto se necesita una vida espiritual. Según Riccardi, los nuevos movimientos de Iglesia tienen algo para ofrecer a los sacerdotes. Su espiritualidad les puede ayudar a ser "más sacerdotes de la Iglesia, y menos sacerdotes para sí mismos."

Padre Peter Wolf: "Dirección espiritual y directores espirituales"

Las ideas del primer día fueron complementadas por el P. Peter Wolff, charlista principal del segundo día del Taller del Futuro. El sacerdote de Schoenstatt ofreció también motivaciones personales para facilitar el llevar los conceptos a la vida diaria del director espiritual. El P. Wolf concitó la atención de sus oyentes con una escena clerical típica. Hay gente que espera del sacerdote una liturgia solemne, mientras que una señora está necesitada de ayuda social. El sacerdote recibe llamados de personas postradas, que necesitan un consejo que él no puede dar, y mientras tanto debe estar preparado para dar respuestas a la complicadas inquietudes de los intelectuales. "Pero", preguntaba el P. Wolf a sus oyentes, "alguna de estas acciones tocan la médula de mi sacerdocio?" El mismo dio la respuesta: No. Lo trascendental es aquello que mueve al sacerdote y le da sentido, y esto es la dimensión espiritual. "Espíritu" en la Biblia está representado por el aliento de Dios, por fuerza y envío. Por eso es que la dirección espiritual puede ser más fructífera.

Así el P. Wolf invitaba a sus oyentes a hacer un cambio en la dirección espiritual, como está expresado también en la frase: "Tierra nueva bajo el arado." Esta es una invitación del profeta a un nuevo comienzo radical con Dios.

"La dirección espiritual necesia de directores espirituales", era la tesis fundamental del P. Wolf. Como un medio para llegar a serlo, P. Wolf dio un ejemplo de los sacerdotes en su comunidad: tener tiempo para Dios, por ejemplo diariamente media hora y mensualmente medio día; buscar la compañía de sacerdotes y la comunidad de grupos y centros que sean "un oasis de la vida espiritual."

Conducir la mirada de los hombres al actuar de Dios

A través de las actividades rutinarias del sacerdote, como ser bautismo, casamiento, funeral, homilía del domingo, es posible detectar cómo se vive la dirección espiritual. No se trata de hacer cosas nuevas, sino de abrir la mirada de los hombres al actuar de Dios en sus vidas, en las actividades que uno de todas maneras debe realizar. "Tengo que ser capaz de decirle a los padres en el bautismo más que el funcionario civil", decía el P. Wolf. "Esta nueva vida, este niño que ahora presentan aquí, es un regalo de Dios, y Dios quiso crearlo, y lo ama mucho." Lo mismo vale para otros campos, como ser excursiones o campamentos.

Tener esta visión implica cambiar la acentuación de los valores en la dirección espiritual. Eso es fundamental para el P. Wolf. Muchas tareas de administración se pueden y se deben delegar, como ser la confección de la hoja parroquial o la administración de los edificios que posee la parroquia.

"La charla del P. Peter Wolf inyectó mucha esperanza", según el párroco Stefan Wigger, de Paderborn, dado que explicó con ejemplos concretos cómo se puede enriquecer el sacerdocio, y eso tuvo muy buena acogida."

Talleres: liturgia para jóvenes, dirección espiritual por internet, sacerdotes en comunidad, proyecto joven

Luego se pasó a la acción. Se ofrecieron talleres de una hora y media. El grupo más numeroso trabajó con la liturgia para jóvenes. Los otros grupos trabajaron en base a experiencias de grupos de proyectos que ya habían comenzado el año pasado en el Taller del Futuro: "espiritualidad en internet" fue uno de ellos. Se analizó el trabajo hecho y se planeó el futuro del proyecto www.ich-wer.de que se lanzó en adviento. En el taller "Sacerdotes en comunidad – vida comunitaria" se produjo un vivo intercambio. Allí se repartió un folleto en el que sacerdotes expresan sus vivencias en la vida comunitaria. En el cuarto grupo dieron un informe Meinolf Wacker y su colega en el Proyecto joven "Tomándole la palabra a Jesús" (cfr. Ciudad Nueva sept/01).

Al igual que el año anterior, estos proyectos seguirán activos, ofreciendo tanto a sacerdotes como a sus colaboradores la posibilidad de avanzar juntos, complementarse y ayudarse en medio de las dificultades propias del diario queacer sacerdotal.

El Taller del Futuro: ejemplo de trabajo conjunto de los movimientos

"Estos días fueron como una cura de rejuvenecimiento" resumía el sacerdote focolar Stefan Wigger. "A la despedida noté también en mis hermanos una alegría auténtica." Hubertus Böttcher comparte esta impresión y a la vez reconoce: "Lo que se nos exigió es: ¡conviértete! Y para muchos esto no es tan simple. Tienen el anhelo de un cambio, pero les falta fuerza para lograrlo." Cuando regresen los sacerdotes a sus lugares de trabajo, "es muy fácil dejar que toda esta experiencia pase a segundo plano" en medio de montañas de conferencia y citas.

Para los sacerdotes del Movimiento Focolar que han dado tanto para organizar el quinto Taller del Futuro, este año ha sido el más maduro y espiritual, como lo formulaba el P. Peter Klasvogt, regente del seminario de Paderborn. Según el P. Klasvogt, se trata de un excelente ejemplo de trabajo conjunto entre los movimientos. Este año se ha evidenciado más que en otros los excepcionales frutos que pueden surgir de este trabajo conjunto para la dirección espiritual y para la Iglesia.

El cierre fue sin querer simbólico. Los sacerdotes prefirieron hacer la oración del almuerzo no en la forma clásica con el Breviario, sino en el estilo de la comunidad San Egidio. Las melodías eran nuevas y no fue fácil seguirlas, pero todo lo nuevo necesita su tiempo para ser asimilado.

Más información sobre la Iniciativa Comunión en www.communio-initiative.de

© Tomado de CIUDAD NUEVA, revista mensual del Movimiento Focolar, Alemania/Suiza/Austria marzo 2002.

Traducción: Enrique Soros, Washington, Estados Unidos/Argentina



Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]

Last Update: 25.03.2002 12:14 Mail: Editor /Webmaster
© 2001 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, hbre, All rights reserved