Schönstatt - Begegnungen

El carisma de Schoenstatt da frutos en la Iglesia local

Los principales representantes de la Iglesia y la sociedad se unen a la recepción ofrecida al Cardenal Errázuriz en Schoenstatt

Festakt in der Aula der Anbetungskirche auf Berg Schönstatt

Laudatio: Mons. Peter Wolf, Schönstatt - Institut Diözesanpriester stellte in seiner Laudatio den Teilnehmern Kardinal Errázuriz vor.

Grußwort: Weihbischof Jacoby, Trier

Grußwort: Offizial Monsignore Martin Hülskamp als Vertreter von Bischof Reinhard Lettmann, Münster

Grußwort: Staatssekretär Hofmann-Götting in Vertretung von Ministerpräsident Kurt Beck, Rheinland-Pfalz

Chilenische Patres singen für ihren Kardinal

Pater Dr. M. Marmann überreicht Kardinal Errázuriz das Geschenk des Generalpräsidiums der internationalen Schönstatt-Bewegung, eine Monstranz.

Kardinal Errázuriz dankt allen Rednern des Festaktes.

Konzelebranten bei der Eucharistiefeier: Weihbischof Jacoby, Trier, Kardinal Errázuriz, Kardinal Sterzinsky, Berlin (v.l.n.r.)

Predigt: Kardinal Errázuriz

 
Fotos: POS, Brehm © 2001

(mkf) El carisma de Schoenstatt da frutos a la Iglesia local, así lo dijo el Prelado Hülskamp, de Münster, en la recepción del Cardenal Errázuriz en Schoenstatt. Aquello se vio reflejado en el gran número de representantes y dirigentes de la iglesia y la sociedad quienes, junto a los miembros del Movimiento de Schoenstatt, celebraron a "su" cardenal.

Todos lo saludaban como "su" Cardenal; y enfatizaban, con orgullo y convicción, que Schoenstatt estaba presente en "sus" propias áreas y lugares. El Dr. Joachim Hofmann-Götting, del Gobierno Regional, no era el único de los presentes que había venido a Schoenstatt por primera vez para esta ocasión. Cómo el, un gran número de representantes políticos de Chile, el Palatinado del Rin el estado donde Schoenstatt está localizado y de las áreas circundantes, junto a representantes de la Iglesia, vinieron a Schoenstatt la mañana del 18 de Marzo a compartir su alegría y orgullo con los representantes del Movimiento de Schoenstatt.

Honrando al Nuevo Cardenal - y a Schoenstatt, su Familia y su Hogar Espiritual

Svetlana Merman, una joven pianista abrió la recepción con una ejecución magistral en piano de una pieza musical, lo cual le dio a la recepción una nota festiva junto a otras piezas que tocó en el transcurso del programa. A las 10:00 AM, el Aula de la Iglesia de la Adoración estaba llena, incluso algunos visitantes tuvieron que permanecer de pie junto a las puertas y en los pasillos. El Padre Michael J. Marmann les dio a todos la bienvenida en nombre del Presidio General saludando en especial al Arzobispo Auxiliar Jacoby de Tréveris, al Obispo Claudio Jiménez de Caacupé, Paraguay (Padre de Schoenstatt), a Monseñor Hülzkamp de Münster (representando al Obispo Lettmann) y además dio los saludos de varios cardenales y obispos alemanes. Los párrocos y miembros de los consejos parroquiales de las parroquias del área también estaban presente y así mismo lo estaban una delegación de la comunidad luterana local. Entre los muchos representantes de órdenes religiosas e institutos seculares un reflejo del trabajo del Cardenal Errázuriz en Roma como Secretario del Instituto de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica- estaba el Secretario de la Conferencia de Superiores alemanes, el Padre Walter Schumacher. Se dio una especial bienvenida al Provincial de los Padres Pallottinos, el Padre Hannappel y muchos Padres Pallottinos, entre ellos el Director del Santuario Original, el Padre Rummel. Representantes del gobierno del Palatinado de la Región del Rin, miembro del parlamento, alcaldes y otros políticos del área estaban presente junto a representantes de la embajada de Chile, Mario Linzana y José Fernández. El Padre Marmann también dio la bienvenida a los miembros del Presidium General, entre ellos especialmente a quién daría la Charla principal, Mons. Wolf, Director General del Instituto de Sacerdotes Diocesanos y a la Hna. M. Jakoba Kesselheim como "dueña" de la Iglesia de la Adoración, quien había hecho posible que se realizara esta recepción.

Llevando el Carisma del Padre Kentenich y su visión profética a la Iglesia

En su charla la cual fue frecuentemente interrumpida por los aplausos Mons. Wolf no ocultó su "alegría genuina de pertenecer a la Familia de un Cardenal". En su charla, describió las etapas principales de la vida del Cardenal Errázuriz su niñez y juventud, sus estudios que indirectamente lo llevaron a ponerse en contacto con Schoenstatt y el sacerdocio, su compromiso con Schoenstatt en su trabajo con la Juventud Femenina de Schoenstatt en Chile y por su propia comunidad, llegando muy pronto a una posición dirigente. Aquí, Mons. Wolf enfatizó la marca que dejó el Cardenal Errázriz en el Centenario de 1985. Refiriéndose a su "llamado a Roma" el Dr. Wolf mencionó el "estilo de Schoenstatt de escuchar, dar libertad y tomar en serio cada vocación y carisma", lo que marcó sus años de trabajo. Como Obispo de Chile, el Arzobispo Errázuriz trabajó por el diálogo y la reconciliación. Para toda la Familia de Schoenstatt, concluyó, esta nominación como Cardenal es una razón de alegría,, pues el Padre Errázuriz no ha ambicionado subir peldaños sino llevar el Carisma del Padre Kentenich y su visión profética a la iglesia. El Padre Kentenich, dijo el Dr. Wolf, seguramente animaría a todos los miembros de Schoenstatt a vivir y trabajar con cada vez más dedicación a llevar la misión de Schoenstatt a la Iglesia, para que Schoenstatt pueda dar frutos para la Iglesia local y universal. La celebración de hoy exactamente 50 años después del comienzo de la Visitación Apostólica de Schoenstatt, que causó tanto dolor y reveses es un fuerte llamado a salir de las catacumbas y trabajar en el sentido de un "Nuevo Pentecostés para la Iglesia", y, en el espíritu del Jubileo de Oro del 31 de Mayo en Bellavista, ser enviados a llevar a Schoenstatt a la Iglesia y el Mundo: "Unámonos y compartamos Schoenstatt con la Iglesia!"

Interés por conocer más de Schoenstatt y del Padre Kentenich

Las intervenciones de los representantes de la Iglesia y la política tenían algo en común: El reconocimiento de Schoenstatt como parte de la Iglesia y de la vida social, y la conciencia del significado de Schoenstatt para la Iglesia y la Sociedad. El Obispo Auxiliar Jacoby urgió al Movimiento de Schoenstatt a unir fuerzas y renovar la Iglesia "en Alemania y en todos los países donde está presente". Mons. Hülskamp subrayó que él había experimentado como una de las fortalezas de Schoenstatt la habilidad y disponibilidad de llegar a la gente, y a la iglesia local; la actividad apostólica y misionera de Schoenstatt siempre estaría enraizada en la Iglesia Local, y por tanto, el carisma de Schoenstatt da frutos para la Iglesia local. "El es uno de los nuestros," dijo el Padre Wolfgang Schumacher, Secretario General de la Conferencia alemana de Superiores, todos estaban de acuerdo, refiriéndose a la región del Rin o a los pueblos y condados relacionados al lugar donde Schoenstatt comenzó. "Estamos orgullosos de nuestro Cardenal", dijo uno de los políticos, mientras que el representante del gobierno, Hofmann-Götting, declaró que quería conocer más sobre Schoenstatt y el Padre Kentenich.

Una custodia y una hora de Adoración en el Santuario Original, regalos para el Cardenal.

Los miembros del Presidium General tenían para el Cardenal un regalo especial: una hora de adoración en el Santuario Original, y como un símbolo de este regalo, una pequeña Custodia con el diseño del logo de Schoenstatt del Centenario la Ciudad Santa, con las puertas abiertas, dirigiendo las corrientes de gracia desde el Santuario a todos e invitando a venir a esta fuente de gracias que viene de la Alianza de Amor.

El Cardenal Errázuriz dio las gracias a todos e invitó a dar gracias en la Santa Misa. Una simple y festiva celbración eucarística siguió, comenzando un poco después de las 12:00 AM. El coro de las Hermanas de María, y el coro de los estudiantes de los Padres de Schoenstatt, contribuyeron con cantos en Alemán, español, y tamil. Era impresionante ver la gran cantidad de sacerdotes que concelebraron con el Cardenal Errázuriz y el Cardenal Sterzinsky, de Berlin, el Obispo Auxiliar Jacoby y el Obispo Giménez, lo cual mostraba la imagen de una Iglesia local y universal.

Encuentros decisivos para toda la vida

Refiriéndose al Evangelio del encuentro de Jesús con la mujer en el pozo, el Cardenal Errázuriz compartió su propio "encuentro en el pozo", su encuentro con el Padre Kentnenich, un encuentro que estaba enraizado en el encuentro del Padre Kentenich con Jesús y María el 18 de Octubre de 1914 "el encuentro que todos vivimos". Cada uno, continuó, puede ser testigo de encuentros que fueron decisivos para toda la vida, encuentros con personas que dan un nuevo sentido a la propia historia. La Iglesia, dijo, debe estar presente donde la gente está buscando el pozo, donde puedan encontrar sentido y plenitud. Donde cada uno pueda estar en su mundo, cada uno sea llamado por sus propios talentos y carisma para acercarse a Jesús y a la gente y compartir su vida con todos.

En este 18, como cada 18 de mes, la familia de Schoenstatt en todo el mundo celebró y renovó la Alianza de Amor. En una forma muy genuina y sencilla, el Cardenal Errázuriz invitó a todos a rezar la Pequeña Consagración, y así a ir al pozo que nos provee la vida y la fecundidad en Schoenstatt.

El día terminó con un almuerzo festivo y café en la Casa del Padre en el Monte Sión, donde pudieron encontrarse y conversar con el Cardenal Errázuriz, y mutuamente en una atmósfera familiar.

Traducción: Angie Santos, Guayaquil, Ecuador

 



Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]

Last Update: 28.04.2001 0:25 Mail: Editor /Webmaster
© 2001 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, hbre, All rights reserved