Schönstatt - Begegnungen

 

ÜbersichtsseiteTable of ContentContenido

Mi experiencia personal

con el Padre José Kentenich

Maria Oliveras, New York, E.E.U.U.

Buenos Días, pertenezco a la juventud femenina de Schönstatt. He tenido el honor de ser invitada a compartir con ustedes, como la vida del Padre Kentenich ha tenido un impacto positivo en mi vida. Antes de compartir con ustedes quién es el Padre Kentenich para mí, me voy a presentar.

Mi nombre es María Oliveras y vivo en la ciudad de Nueva York donde trabajo como asistente de enseñanza en la universidad de Nueva York. Yo soy miembro de la Juventud en Estados Unidos y yo quiero continuar mi crecimiento espiritual en una rama adulta en la familia de Schönstatt. Mi primer contacto con el movimiento de Schönstatt ocurrió cuando yo tenía 13 años de edad. Mi madre me invitó a irme con ella a una peregrinación de Schönstatt que iba a Alemania y a Suiza. Yo no sabía que significaba viajar en una peregrinación pero yo quería visitar un nuevo país y celebrar mi graduación de octavo grado.

Durante estas tres semanas de peregrinación a la tierra del Santuario Original, yo aprendí mucho sobre un sacerdote alemán llamado José Kentenich. Aprendí sobre su humilde comienzo, sobre su difícil juventud y sobre los desafíos que tuvo que enfrentar como sacerdote durante el régimen Nazi, incluyendo sus tres años en el campo de concentración en Dachau.

En mi primer encuentro con la historia y espiritualidad de Schoesntatt, lo que más me impresionó acerca del Padre kentenich fué su amor a María, la Madre de nuestro Señor Jesucristo.

La paz y cobijamiento que sentí en todos los Santuarios de Schönstatt que visité, fueron un testimonio para entender al Padre Kentenich, del rol de la Santísima Madre como nuestra educadora y guía a Cristo.

Yo supe durante esta primera peregrinación que yo había estado en un lugar santo, yo estaba demasiado joven para entender la importancia del trabajo del Padre Kentenich. Como yo participé en peregrinaciones a los Santuarios de Schönstatt en Wiscounsin, en una región conocida como la tierra del Exilio, yo poco a poco comencé a tener una idea clara de la extraordinaria visión con la que Dios bendijo al Padre Kentenich.

Mi encanto por el concepto de "La Santidad Diaria" empezó a ser más significativa para mi cuando empecé a trabajar en mi horario espiritual y ví los desafíos de manejarlo. A través de mis experiencias de trabajar con estudiantes de universidad y con mis compañeros de trabajo, empecé a admirar la abilidad del Padre Kentenich en ser un reflejo del amor de Dios a cada persona que conocía.

Consejero cercana

Yo creo que podemos comparar la apertura del Padre Kentenich hacia la voluntad de Dios y su calidad de Padre a la relación entre San José y Jesús. Como Dios escogió a San José para ser padre protector y no como su padre biológico, San José fué de muchas maneras el instrumento por medio del cual Jesús pudo experimentar el amor de su Padre del cielo. Como San José, el Padre Kentencih empezó a convertirse en una figura de Padre para la comunidad que él lideraba; su sí a la divina providencia hizo de él un instrumento de Dios. El recibió la gracia de predecir una sociedad moderna que niega el poder de Dios y piensa que el hombre es su único Dios.

Afortunadamente algunos de nosotros quienes hemos sido llamados por la espiritualidad de Schönstatt, y todos quienes tratamos de ser católicos fieles, sabemos que nuestras vidas eventualmente serían un desastre sin Dios.

Quién es el Padre Kentenich para mi? Para mi él es un consejero cercano quien nunca me ha fallado para inteceder por mi y ser un modelo de paz en las dificultades. En particular yo he experimentado la paternidad del Padre Kentenich mediante mis visitas regulares al cuartito del Padre en el Santuario de Candelaria en Staten Island. Cada vez que yo entro a este cuarto, yo le pido al Padre Kentenich que regrese a casa con una inspiración o si no le cuento alguna preocupación en particular. De ahí yo abro una página del libro que contiene las conferencias que él dió a los matrimonios en Wiscounsin. Hasta cuando estas conferencias no tienen que ver con mi pregunta, yo siempre trato de aprender algo nuevo. La vida del Padre Kentenich me ha enseñado que es posible en este mundo moderno ser un buen cristiano activo. Yo estoy muy agradecida que Dios escogió al Padre Kentenich para dar vida al movimiento de Schönstatt. Casi no puedo creer cuanto he crecido desde el día que visité el santuario original hace tanto tiempo. Aún así yo siento que me falta mucho por aprender sobre la vida del Padre Kentenich, me gustaría tener la visión del Padre y empezar a tener una fuerte, libre, y santa personalidad bajo la protección de nuestra Santísima Madre.

 



Zurück: [Seitenanfang] [letzte Seite] [Homepage]

Letzte Aktualisierung: 17.08.2000 14:02 Mail: Redaktion / Webmaster
© 2000 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, hbre, All rights reserved