Schönstatt - Begegnungen

Encuentro con una Familia Internacional

Peregrinación de miembros de Schoenstatt de Sudáfrica y Zimbabwe

Meeting with professional women from Germany - sharing experiences
Treffen mit Berufstätigen Frauen aus Deutschland - Erfahrungsaustausch
July 9, 2000 - Five languages, 10 countries, one Covenant
9.Juli 2000 - fünf Sprachen, 10 Ländern, ein Liebesbündnis
A song from Ecuador shared Ein Lied aus Ecuador für alle
Highlight of the day - Holy Mass in the Shrine, with Covenant of Love
Höhepunkt - Heilige Messe mit Liebesbündnis
Jhilma Toledo, Bolivia -
Covenant of Love in Schoenstatt - Liebesbündnis in Schönstatt

(mkf) Parte del programa se compartió con un grupo de peregrinos de Nueva York. "El idioma no fue una barrera", dijo una de ellas. "Somos una familia, y realmente lo experimenté, jóvenes y mayores, todos nos pertenecemos mutuamente en un espíritu de generosidad."

"La internacionalidad en Schoenstatt es impresionante", dice su amiga. "Pudimos aprender mucho de los peregrinos de Nueva York. Lo que realmente me llamó la atención fue que tenemos diferencias, pero el espíritu es el mismo. Nadie sacrifica su individualidad, y de todas maneras nos sentimos unidos".

Una pareja de México se unió a los grupos de Nueva York y Sudáfrica en el viaje a Gymnich y Colonia. "El esposo trabaja en Alemania, ella está en Mexico, vino para celebrar su vigésimo quinto aniversario de bodas. Renovaron sus votos y promesas y nos sentimos como si fuéramos sus padrinos".

En su primer día completo en Schoenstatt los miembros de la Federación de Madres de Sudáfrica y Zimbabwe se juntaron con Madres de la Federación de Alemania. Algunas de ellas ya se habían conocido hace dos años, otras eran "compañeras de oración" (prayer partners). "Conocer a las señoras con las que rezamos conjuntamente de la Federación de Alemania fue algo muy importante para mí", dijo una peregrina. "Mi "socia" tiene 91 años y vino junto a su hija. Ella me saludó como si yo fuera su hermana o su hija y creo que no había ojos secos en ese lugar. Su testimonio acerca de su experiencia junto al Padre Kentenich nos tocó mucho y nos ayudó a profundizar nuestra espiritualidad."

El 9 de Julio, las madres de Sudáfrica y Zimbabwe se encontraron con algunas mujeres Profesionales que habían conocido hace dos años en una peregrinación a Dachau. Encontrarnos con esas jóvenes mujeres fue realmente emocionante. Es como si no hubieramos estado separadas y tomar parte de la Alianza de Jhilma fue realmente especial". Jhilma, de Bolivia había tomado parte de la peregrinación a Dachau con profesionales un mes antes. Junto a ella y otras jóvenes que habían ido a Dachau en ese grupo, habían miembros de Schoenstatt de tres continentes y diez países, que se juntaron a celebrar, cantar, compartir un refrigerio, recuerdos, experiencias y alegría. En la cafetería se escuchaba hablar cuatro idiomas, pero todas nos entendíamos perfectamente!".

El climax del día fue una misa en Inglés el Santuario de la Casa de Marienland , celebrada por el Padre Davakumar SAC de India – con un sermón en Alemán e Inglés, cantos en tres lenguas, y la Alianza de Amor en Español. Una participante de Alemania dijo: "Cuando todos estábamos rezando la Pequeña Consagración acompañando a Jhilma, realmente caí en cuenta: Somos uno en la Alianza de Amor. Rezamos el mismo texto simultáneamente en Alemán, Inglés, Español, Portugués y Croata. Nunca lo voy a olvidar."

Encender el mundo

¿Cuál es el resultado de estos días en Schoenstatt? "Antes de venir, conocía algo sobre Schoenstatt – pero no había experimentado el lugar de fundación. Estoy agradecida, pues significa mucho para mí. Ahora me siento mucho más cercana a nuestro Fundador." "Siento un gran amor por el Padre Kentenich," nos dijo Barbara Kern de Johannesburgo. "Este se profundizó y amplió gracias a las charlas de la Hna. Petra, los sermones del Padre Vega, las enseñanzas de la Hna. Romelia y la Hna. Thomasine. Puedo seguir y seguir. "¡Simplemente voy a sentirme agradecida y privilegiada de pertenecer a mi Familia Internacional de Schoenstatt!"

Sheila Coleman de Harare pidió por un Santuario en Zimbabwe en cada Santuario que visitó. Su resumen del tiempo que pasó en Schoenstatt: "Schoenstatt es de verdad un lugar hermoso, un hogar lejos del hogar. Pude experimentar hermosos momentos de encuentro con la querida Madre en estos días. Fue una renovación de mi compromiso y amor a la MTA. Que Dios bendiga a todos los que han mantenido el fuego encendido".

Traducción: Angela Santos, Guayaquil, Ecuador



Zurück: [Seitenanfang] [letzte Seite] [Homepage]

Letzte Aktualisierung: 25.07.2000 18:16 Mail: Redaktion / Webmaster
© 2000 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, hbre, All rights reserved