Nachrichten - News - Noticias
 published: 2008-03-04

"Te he llamado por tu nombre, eres Mío."

Siete jóvenes respondieron al llamado de Dios para ingresar en la comunidad de las Hermanas de María de Schoenstatt el 2 de marzo de 2008

 
Einkleidung von Novizinnen der Schönstätter Marienschwestern am 2. März 2008

Vestición de novicias de las Hermanas de María en Schoenstatt, 2 de marzo de 2008

Reception of novices of the Schoenstatt Sisters of Mary, March 2, 2008

Einkleidung von Novizinnen der Schönstätter Marienschwestern am 2. März 2008

 

Feierlicher Einzug

Procesión de entrada

Entrance procession

Feierlicher Einzug

 
Lesung  in Englisch; im Hintergrund sieht man Priester aus allen Erdteilen  

Lectura – en ingles; en el fondo sacerdotes de todos los continentes

Reading – in English; in the background priests from all continents

Lesung – in Englisch; im Hintergrund sieht man Priester aus allen Erdteilen

 
Künstler von den Philippinen; im Hintergrund der Chor der Mädchenjugend  

Artistas filipinas; en el fondo el coro de la Juventud Femenina

Artists from the Philippines; in the background the choir of the Girls’ Youth

Künstler von den Philippinen; im Hintergrund der Chor der Mädchenjugend

 
Novizinnen aus Kenia und Deutschland bei den Fürbitten  

Novicias de Kenia y Alemania: peticiones

Novices from Kenya and Germany during the petitions of the faithful

Novizinnen aus Kenia und Deutschland bei den Fürbitten

 
Überraschung der Jugendlichen: Luftballons mit Glückwünschen

Sopresa de la juventud: globos

Surprise – balloons with congratulations

Überraschung der Jugendlichen: Luftballons mit Glückwünschen

 
   

Fotos: POS Fischer © 2008

Álbum de fotos – photo album – Fotoalbum

 

 

 

SCHOENSTATT, Melissa Ann Schmid. Entre las paredes de la gran fortaleza de la Iglesia de la Adoración, cientos de personas esperaban, de pie, en completo silencio. De pronto, las majestuosas campanas de la iglesia repicaron con estruendo, anunciando claramente la llegada de siete hermosas novias de Cristo. Una larga procesión de familiares llevaban banderas; sacerdotes, novicias y oficiantes se acercaron con reverencia hacia el Altar a medida que eran anunciados por la música de cuatro coros celestiales. La Celebración Eucarística de la Solemne Vestición de Siete Hermanas de María de Schoenstatt en este día 2 de marzo de 2008 ¡había comenzado!

"Bienvenidos todos y cada uno, especialmente ¡bienvenidas las siete novicias! ¡Y regocijémonos en este Domingo de Alegría!" El oficiante principal, Mons. Hermann Zimmerer, Director General de las Hermanas de María de Schoenstatt, mostró su agradecimiento por el apoyo a las novicias. Todos habían venido a celebrar con las siete novicias que ingresaban en la comunidad de las Hermanas de María. Las novicias vestían elegantes túnicas blancas de pies a cabeza, con flores entrelazadas en sus cabellos. Irradiaban belleza, pero no sólo física. Cualquiera podía ver la luz de Cristo que brotaba de sus cuerpos.

"Es verdaderamente una hermosa boda," observó Edit Babik, una joven de Hungría. "La decisión que están tomando es tan importante, y es un signo para todos nosotros. Son testigos de la fe en su profunda relación con Dios." Cuando las novicias se comprometen con Dios a través de las Hermanas de María, responden al llamado de Dios. Él las llamó a cada una de ellas por su nombre, y como María, ellas dijeron "sí".

Un sincero mensaje de Mons. Hermann Zimmerer

Tal vez tenga que ver con el hecho de que Mons. Hermann Zimmerer haya sido el director de retiro de las novicias, o tal vez fuera el clima, o quizás porque se distribuyeron folletos del sermón en inglés y español a todos los visitantes que no hablaban alemán; cualquiera haya sido el motivo, toda la congregación quedó impresionada por su poderosa homilía. Durante este tiempo de Cuaresma, estamos comprometidos para prepararnos, lo que significa "seguir a Cristo siempre con una mirada en María y en unidad con ella." En la primera lectura, Dios proclamó a Isaías, "No temas porque estoy contigo. Te he llamado por tu nombre, eres Mío." Luego, la segunda lectura de la carta de San Pablo a los Efesios decía, "¡Vivan como hijos de la luz!" Aún en el Evangelio de Juan, el ciego que recobró su vista declaró a Jesús, "¡Creo, Señor!" Las novicias son testigos vivientes de estos tres pasajes de la Biblia.

Los tiempos han cambiado. Cada vez hay menos gente hoy en día que elige a Cristo por encima de sí mismo. Es una tragedia, y uno a veces se pregunta, "¿De dónde deberían provenir las posibles vocaciones por una vida pura, casta y virginal? Pero Dios ¡es un Dios que obra milagros! Y María también busca jóvenes hoy en día que se adapten a este estilo de vida y las encuentra … Prueba viviente de ello son nuestras novicias," sonrió Mons. Zimmerer al dirigir su viva mirada a las siete jóvenes. Finalizó con un grito de guerra que afirmó cada una de las novicias, "es una prueba de que María, como Madre Tres Veces Admirable, Reina y Victoriosa de Schoenstatt, no para de buscar gente para ser formada" en santidad, y desafió a todos los presentes a contemplar con seriedad el "sí" de las novicias.

"Sí, estamos listas."

Luego de una hermosa Letanía a María, las siete novicias se presentaron para pedir el vestido de las Hermanas de María de Schoenstatt. Respondieron a la pregunta de Mons. Zimmerer "Queremos llevar el vestido de las Hermanas de María de Schoenstatt como un signo de la entrega de nuestro ser íntegro a Cristo y de nuestro amor por la Madre Tres Veces Admirable. Siempre deberá recordarnos de nuestra misión cooperar en la formación Mariana del mundo en Cristo para mayor gloria del Padre." Luego, Mons. Zimmerer continuó preguntando, "¿Están listas para llevar una vida austera de sacrificio como Hermana de María, por amor a Jesús y a Su madre, de manera que muchos puedan encontrar su camino a la casa del Padre?" Sin dudarlo, contestaron "Sí, estamos listas." Procedieron a recibir solemnemente sus nuevos nombres, sus nuevos vestidos, cintas, velos, medallas, velas – sus nuevas vidas.

La música creó un clima inspirador

Muchos contribuyeron con sus talentos musicales para la Vestición como para hacer del evento un acontecimiento especial para las novicias. El coro de niñas y jóvenes de Schoenstatt, el coro de las Hermanas de María, el coro juvenil Jezimus, un grupo de cantantes de países de habla Hispana, un cantante y un guitarrista de las Filipinas, todos interpretaron varias piezas en sus lenguas maternas. Cánticos de júbilo hicieron que la celebración fuera aún más espectacular. La música creó el clima de oración y se intercaló bien a lo largo de la Misa. Todos agradecieron a los músicos que habían dedicado su tiempo y esfuerzo en preparar esos significativos himnos.

"La Misa ha terminado. ¡Pueden ir en paz!" – Y todos se dirigieron en paz hacia el Santuario de Mt. Schoenstatt

La Misa de dos horas de duración finalmente concluyó, pero nadie pareció notar que había durado tanto. Toda la familia de Schoenstatt presente acompañó a las nuevas Hermanas de María fuera del templo y hasta el cercano Santuario en Mt. Schoenstatt para rendir tributo a Nuestra Madre Tres Veces Admirable. A pesar de la baja temperatura y del cielo nublado, todos sentían calor. "¡Estamos tan entusiasmados y felices de que todos sean tan amables en Schoenstatt! Es como una gran familia, y eso nos llena de calor en el interior", comentaron unas jóvenes de un escuadrón Scout (procedente de la Selva Negra en Alemania) mientras pasaban.

"Por supuesto nosotros también queríamos estar presentes y acompañar a las novicias con nuestras oraciones", comentaron los seminaristas de los Padres de Schoenstatt de América Latina que están en su tertia probatio en Monte Sión. "Alemania es la tierra de donde proviene Schoenstatt, y queríamos saber cómo se celebra este acontecimiento aquí. Fue realmente bello."

En el Santuario, un colorido ramo de globos con plegarias adentro para las novicias que habían escrito familiares y amigos en la vigilia del sábado por la noche, flotaban suavemente en la brisa. Los cánticos y las danzas animaron a la multitud, y cálidos abrazos encendían los corazones. Familiares y amigos de la Hna. Lydia, la primera Hermana de Schoenstatt de Kenia, que había hecho tantos esfuerzos por venir como grupo colectivo a Schoenstatt, literalmente "conquistó" el Santuario y lo colmó de alegría, cánticos y danzas africanas de alabanza. Todos sabían que Dios y María estaban presentes en medio de ellos, y alababan una y otra vez al Señor en acción de gracias por las siete valientes jóvenes que, como María, dijeron "sí" cuando Dios las llamó para que sean Suyas.

Traducción: Cecilia Mata, Buenos Aires, Argentina

 

Afrikanische Freude erfüllt das Heiligtum

Alegría y alabanza africana en el Santuario

African joy and praise in the Shrine

Afrikanische Freude erfüllt das Heiligtum

Fotos: POS Fischer © 2008

 

 

Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]
Impressum © 2008 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, all rights reserved, Mail: Editor /Webmaster
Last Update: 14.03.2008