Nachrichten - News - Noticias
 published: 2007-06-05

En el barro, con resbalones y caídas incluidas

Tercer retiro impacto de la Juventud Masculina en Ciudad del Este, Paraguay

 

Vor der Abfahrt zum Intensiv-Wochenende: Abschied am Heiligtum von Ciudad del Este

Antes de salir al “Retiro Impacto”: despedida en el Santuario de Ciudad del Este

Before leaving to the “Impact Retreat”: farewell at the Shrine in Ciudad del Este

Vor der Abfahrt zum Intensiv-Wochenende: Abschied am Heiligtum von Ciudad del Este

 

 

Bajo la lluvia, con cantos

Singing in the rain

Im Regen, aber guter Stimmung

 
 

El Padre Tommy antes de salir

Fr. Tommy before leaving

P. Tommy vor der Abfahrt

 
 

El retorno

Coming back

Die Rückkehr

 
 

Encuentro con los Padres

Encounter with the parents

Treffen mit den Eltern

Fotos: Cabral © 2007

 
   

PARAGUAY, Javier Cabral. Se llevó a cabo en Ciudad del Este el tercer retiro impacto o de testimonios, como se lo llama también. Lo acompañaron el Padre Tommy Nin Mitchel y el seminarista Juan Viñas.

¡Qué rápido pasó el retiro...! Dijo uno de los organizadores. Es que realmente, de un viernes a la noche hasta el domingo al caer la tarde, el tiempo pasó rápido. Pero, en realidad fueron más que esos días.

En realidad para los organizadores, el retiro duró unos cuatro meses, desde que empezaron a reunirse, a programar las actividades, visitar los colegios de la región, reunirse con los padres, hacer vigilias, etc...

Hubo mucho de esfuerzo, de oración, y tratándose de la JM quizás, muchos más de sándwichs, panchos, leche chocolatada, galletitas....

Sobrevivieron a la Madre Superiora

En las visitas a los distintos colegios de la región, llegaron a uno en que fueron recibidos por la Superiora quien con mirada firme les preguntó. "¿Vienen a dar una charla sobre ‘piercing’ o a hablar de Jesús?", y a continuación, sin esperar respuesta señaló: "Usted, y usted, sáquense esos aritos y esas cosas horribles de la cara".

Ellos, con admirable actitud filial, obedecieron.

"Y esos lentes también", dijo la Hermana a otro. "Son de receta", dijo en voz baja. Sin escucharlo, la Hermana siguió. "¡Y esos cabellos!". Claro que con eso ya no había solución inmediata. "Y bueno, pasen..." dijo resignada al final la Hermana y los muchachos fueron hasta las aulas a realizar las invitaciones para el retiro.

Etapa final

Luego de la recorrida, como es ya tradicional, las inscripciones pagadas eran pocas. Pero no había preocupación pues se sabe que el último día aparecen todos.

Los jóvenes convocaron a los padres de los interesados y explicaron los detalles de la organización. A los padres se los veía con rostros dubitativos, más de uno habrá pensado: "¡En qué se meterá mi hijo!".

La partida

Llegó el viernes 1º de junio... y amaneció muy nublado, luego comenzó a llover suavemente durante todo el día, a la tarde se intensificó la lluvia. Y hubiera sido algo anecdótico solamente sino fuera porque el lugar del retiro era una granja con un camino de tierra de difícil acceso.

Se reunieron en el Santuario y luego de las oraciones, salieron con el aplauso de los padres reunidos.

En total fueron unos treinta y cinco jóvenes. La crónica extraoficial relata que tuvieron que caminar el último tramo hasta la granja, de uno o dos kilómetros, en el barro, con resbalones y caídas incluidas, pues el ómnibus no pudo pasar. La primera tarea al llegar fue la de quitarse los zapatos para entrar a la casa. Y la primera tarea del día siguiente fue la de limpiar sus zapatos. Pero el sábado y el domingo el clima estuvo muy frío y bastante soleado, lo cual tranquilizó el ambiente.

El retiro. Los mejores momentos

Como uno de los elementos más importantes es la sorpresa, la JM no ha dado el "nihil obstat" a esta parte del relato. Lo siento, pero si quieren saber más detalles tendrán que hacer el retiro.

Vigilia de apoyo.

El sábado a las 10 de la noche los padres se congregaron en el Santuario para rezar por los frutos del retiro. A esa misma hora en la granja los muchachos también estaban en oración.

Vimos a muchos padres, amigos, novias que además de participar preparaban sobres para enviar.

El retorno

La llegada estuvo llena de entusiasmo. Luego el Padre Tommy celebró la Eucaristía de cierre del retiro con todos los familiares. Abundaron los aplausos, los testimonios, las risas, los agradecimientos a la J.F, a los que prepararon la comida, etc, etc.

Luego se compartió una mesa abundante y por al forma en que comían los muchachos, más de uno pensó "¿Habrán comido algo en el retiro?".

Según una versión no confirmada por medios independientes, el equipo de sandwichs de chorizo, se encargó de repartir según este esquema: uno para vos, uno para mí, uno para vos, uno para mí. Ese equipo de apoyo no reclamó por la escasez de la comida.

El pasaje del Padre

Lo normal es que los muchachos se olviden de las necesidades económicas de los Padres que vienen a apoyar todos estos eventos. El año pasado, luego del retiro anterior, en medio de la emoción al borde del llanto, había escuchado que el Padre le decía a uno de los organizadores. "El pasaje de ida, me costó tanto y el de vuelta otro tanto", los jóvenes hicieron una pausa en su emoción y le dijeron: "Cómo ¿no compró los pasajes ida y vuelta juntos que sale más barato, por qué Padre?". "Y... no sabía...", fue la respuesta.

Bueno, este año no se llegó a tanto, con la ofrenda de la Sta. Misa, se logró, sumando las moneditas, solventar los pasajes.

 

Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]

Last Update: 28.06.2007 Mail: Editor /Webmaster
© 2007 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, hbre, All rights reserved, Impressum