Nachrichten - News - Noticias
 published: 2006-03-01

La madre afirma que su niño es un milagro de la Virgen de Schoenstatt

Una historia de fe y de confianza relatada por un diario de Paraguay

Mi hijo, un milagro de la Virgen, dice Teresita

My boy, a miracle of the Blessed Mother, says Teresita

Teresita ist berzeugt: Mein Junge ist ein Wunder der Gottesmutter

 

El Santuario Jubilar en Tuparenda

The Shrine in Tuparenda

Das Heiligtum in Tuparenda

 
 

Miles de paraguayos peregrinan ao por ao al Santuario

Tens of thousands of Paraguayans come the Shrine each year

Zehntausende kommen Jahr fr Jahr zum Heiligtum

Fotos: Archiv 2006

 

 

 

 

PARAGUAY. "El médico que trató al niño es mi hermano pediatra", cuenta Mirian Mateo de Zucolillo, de la Federación de Familias de Asunción, Paraguay. "La historia toca profundamente el corazón de la gente". "Es la historia de un niño de tres años que contra todo pronóstico de los doctores venció la malformación cardiaca que sufría. Salió adelante peleándole palmo a palmo a la muerte con la estrecha ayuda de sus padres", escribe la periodista Elvira Olmedo Zorrilla en un artículo del diario ABC. La madre del pequeño, Teresita Martinez de Hansen, de Ciudad del Este, tiene una devoción profunda a la Mater, a la Virgen de Schoenstatt. Afirma que su niño es un milagro de Ella.

"Ha sonado la campana jubilosa que anuncia un año santo para esta gran familia compuesta de dirigentes y de un gran pueblo que peregrina y se deja educar en nuestros santuarios. Hace 25 años cantábamos: Queremos erigirte una morada, un lugar donde habites para siempre", transmite el Padre Antonio Cosp, Director del Movimiento de Schoenstatt de Paraguay, en uno de los primeros boletines del Movimiento del año 2006, año que se verá coronado con el jubileo de plata del Santuario Nacional en Tupârenda. "Hoy miramos al futuro llenos de sueños. Sabemos que a la sombra de este santuario se ayudan a decidir de un modo fundamental los destinos de la Iglesia y de la Patria. A la siembra le sigue la cosecha. Será una refundación del Schoenstatt paraguayo a fin de que nuestra Familia se mantenga siempre joven. Que Paraguay se asemeje cada vez más al cielo y se convierta en un Tupârenda dependerá de este nuevo impulso que parte de la acción misteriosa de la MTA desde sus santuarios y de nuestros nada sin nosotros".

Nuestro amor, nuestra fe y las constantes oraciones obraron el milagro

Parte de ese gran pueblo que peregrina y se deja educar en los Santuarios es Teresita, la mamá del pequeño Ejnar Jesús. "Muchas madres quieren a sus hijos porque son rubios de ojos azules o porque tienen un cuerpo completo y robusto, y les rechazan si no es así. Nosotros, con mi esposo, queremos a nuestro hijo porque es la extensión de nuestro amor y damos gracias a Dios, a los médicos, enfermeras y tanta gente que nos ayudó económicamente, porque Jesús está vivo y comparte con nosotros su alegría", cita la periodista a Teresita en su articulo. La entrevistó en casa de su suegra, en Asunción.

La joven pareja que vive en Ciudad del Este, ambos bancarios, pasaron con su pequeño de tres años cinco operaciones muy delicadas tres de ellas del corazón - con mucho éxito, desafiando de esa manera a la ciencia ya que algunos médicos le daban poca esperanza de vida al niño. "Nuestro amor, nuestra fe y las constantes oraciones que realizamos por nuestro hijo obraron el milagro de Dios cuando en tres ocasiones casi se nos fue para siempre. Fue entre noviembre y diciembre del año pasado y también en enero cuando sus signos vitales ya caían en terapia intensiva porque el pequeño corazoncito de mi bebé ya no daba más", recuerda la emocionada madre, muy devota de la Virgen de Schoenstatt. Teresita contó que cuando su hijo estuvo entre la vida y la muerte rezaba con mayor fervor. Cuando estaba muy mal en terapia intensiva llevaba los videos de su pequeño donde estaba jugando, corría y se reía, para darle fuerzas a los médicos y enfermeras del Sanatorio La Costa de Asunción. Teresita confidenció que en ningún momento perdió la fe en Dios y cuando estaba en terapia intensiva su hijo y veía caer los signos vitales de su bebé por los monitores, se acercó a su niño y le dijo de corazón. "Si querés ire, hijito, con Dios, te vas a ir, pero mamá se va a quedar muy triste sin vos, y le di un beso en la cabecita y le entregué mi hijo a Dios. No pasó mucho tiempo para que empezara a latir con fuerza nuevamente el corazón de mi bebé", manifestó.

Agregó que así fue como los médicos y enfermeras corrieron de un lugar a otro para reforzar todos los equipamientos e instrumentales necesarios para ayudarle al pequeño Ejnar a mantenerse con vida.

Jubileo de Plata del Santuario más popular del mundo

"Nuestro pequeño Jesús es un milagro de vida de la ciencia y de Dios.", resaltó Teresita, que tenía en brazos a su pequeño y a cada instante besaba la cabecita de su niño. Ejnar nació el 4 de octubre de 2003 95 aniversario de la muerte de José Engling, sello divino de la Alianza de Amor - con una cardiopatía congénita ventrílocuo uno y entró a cirugía desde los 4 días de vida. A los tres días de la primera cirugía se le tuvo que volver a intervenir quirúrgicamente del corazón. La primera vez estuvo 45 días en terapia intensiva del Migone con el equipo del Dr. Jorge Jarolín y "fue el primer milagro de la Virgen de Schoenstatt y de Dios" que sobrevivió el pequeño, comenta su madre. A los 4 meses se le reintervino por tercera vez del corazón, pero felizmente estuvo internado sólo 20 días.

El año santo schoenstattiano, que la familia de Paraguay proclamó, año del 25 aniversario de uno de los Santuarios de Schoenstatt más populares del mundo (si no el más popular), traerá consigo seguramente muchos más "milagros de la Virgen de Schoenstatt".


Zurück/Back: [Seitenanfang / Top] [letzte Seite / last page] [Homepage]

Last Update: 01.03.2006 Mail: Editor /Webmaster
© 2006 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, hbre, All rights reserved, Impressum